Visión po­si­tiva para bancos e in­mo­bi­lia­rias, pero por de­bajo del año pa­sado

Las condiciones del crédito en Europa se mantendrán con los resultados en Francia

Columbia Threadneedle Investment apuesta por las te­lecos y el sector sa­ni­tario

Macron.
Macron.

El re­sul­tado de las elec­ciones en Francia ha co­gido con el pie cam­biado a mu­chos ana­lis­tas. Casi nadie es­pe­raba el triunfo del Frente Popular, un giro hacia la ex­trema iz­quierda que no pa­rece haber dis­gus­tado en ex­ceso al mer­cado fran­cés. Su prin­cipal in­di­ca­dor, el CAC 40, ha ex­pe­ri­men­tado re­puntes del 1% tras la jor­nada elec­toral con­so­li­dando el efecto re­bote vi­vido du­rante el pro­ceso elec­to­ral.

Después de los resultados, los analistas se han puesto a trabajar para evaluar el impacto del nuevo escenario político tanto en el país como a nivel internacional y sus posibles efectos en la inversión.

Parece claro que las posiciones de la extrema izquierda han salido especialmente beneficiadas de la unión del centro e izquierda, lo que sitúa a Macron, presidente de la República, en una situación delicada de debilidad en un contexto de creciente polarización social, con una posición de los empresarios cada vez más volcada hacia posiciones de la Agrupación Nacional liderada por Marine Le Pen.

En este complejo escenario, de momento no parece que las condiciones fundamentales del crédito a alto grado de inversión vayan a cambiar en gran medida. En general, señala Rosalie Pinkney, Senior Fixed Income, Financials Analyst de Columbia Threadneedle, “se observa unas perspectivas económicas más positivas que hace seis meses”, con un mejor panorama de crecimiento para el resto del año en Europa y Estados Unidos. pendientes, eso sí, del aumento de los riesgos políticos.

Seguros, un sector a tener muy en cuenta

En cuanto a los fundamentales del crédito, “esperamos que el apalancamiento corporativo mejore en Estados Unidos. y se mantenga estable en Europa, permaneciendo ambos en mínimos de una década, señala C. En este sentido, los bancos están disfrutando de unos niveles de capital y rentabilidad elevados durante la década, y ambos deberían mantenerse fuertes en el futuro inmediato.

Este escenario debería mantener una posición positiva respecto a los bancos y al sector inmobiliario tanto en Francia como en el resto de los países europeos, entre ellos España. Dos sectores que han contado con los parabienes del mercado en el último año, sobre todo el inmobiliario tras un año difícil en 2022, pero tal y como están evolucionando los diferenciales en estos dos sectores en el primer semestre del ejercicio, la firma de inversión se está planteando la búsqueda de nuevas oportunidades en telecos y sanidad.

Otros de los sectores a tener muy en cuenta en toda Europa a corto y medio plazo será el de los seguros. “Aunque el conjunto de oportunidades en seguros es más limitado” señala Pinkney, lo cierto es que “seguimos viendo valor en el crédito de seguros”.

La alta deuda sigue siendo la gran preocupación del mercado

Las aseguradoras han disfrutado de una posición fundamental más sólida y estable durante muchos años, saliendo de la crisis financiera mundial en mucha mejor forma que el sector bancario. Un factor que supone un plus para tenerlas en cartera.

Todos estos sectores, en cualquier caso, forman parte de las grandes megatendencias por las que viene apostando el mercado en general con vistas a los dos próximos lustros ante los grandes niveles previstos de inversión por parte de las administraciones en telecomunicaciones y salud.

Pese a la positiva mejora de los fundamentales bancarios en la periferia de Europa durante la última década y de las perspectivas económicas relativamente más halagüeñas en el sur, la firma se mantiene vigilante y en alerta ante los niveles de deuda soberana y las posiciones fiscales. Ambos pueden ser un factor de desequilibrio para los mercados financieros a los que conviene prestar una especial atención.

Artículos relacionados