España es el se­gundo in­versor glo­bal, con un fuerte au­mento del 76% en 2023

Las empresas españolas, esperanzadas con la presidencia de Sheinbaum en México

Las casi 7.000 com­pañías pre­sentes allí juzgan al país un mer­cado es­tra­té­gico

Claudia Sheinbaum, pta. de México.
Claudia Sheinbaum, futura pta. de México.

El triunfo elec­toral de Claudia Sheinbaum, que to­mará po­se­sión como pre­si­denta de México el 1 de oc­tu­bre, ha sido aco­gido con tran­qui­lidad y op­ti­mismo por las em­presas es­paño­las, para las que ese mer­cado es clave, y que prevén con­ti­nuidad -pero menos in­cer­ti­dum­bre- en la po­lí­tica eco­nó­mica lle­vada a cabo por su an­te­cesor y con­si­de­rado ‘mentor’, López Obrador, en su se­xe­nio.

Las compañías españolas han acogido bien el anuncio de la presidenta electa de mantener la disciplina fiscal y los grandes proyectos de infraestructura. Y se detecta una “apertura y disposición” que permitirá seguir impulsando la inversión en el país.

Sheinbaum, candidata de Morena, que ganó en junio las presidenciales con un 59% del voto y se convertirá en la primera mujer al mando de México, se impuso a su rival más directa, la conservadora Xóchitl Gálvez (Fuerza y Corazón por México, que reunía a PAN, PRI y PRD) y defendía políticas más liberales.

Con todo, las firmas españolas se sienten cómodas y restan importancia a una posible ‘legislatura AMLO 2’. “Cabe prever cierta continuidad. El clima debería ser cada vez mejor porque es una relación beneficiosa para ambas partes, que va más allá de un Gobierno o una legislatura. Nuestra visión es a largo y fundamentada en el potencial de crecimiento de su economía y en todo lo que nos une”, según el presidente de Camescom, Antonio Basagoiti.

“Percibimos apertura, cercanía y voluntad del equipo de la presidenta electa y, por tanto, esa parte tiene que mejorar, porque están llegando cada vez más empresas españolas, porque el país tiene oportunidades muy importantes. Hay base para ser optimistas”, dijo Basagoiti, para quien “el panorama de inversiones de México es positivo porque los fundamentales son buenos, la deuda está en niveles razonables, las cifras de empleo y consumo son positivas y el fenómeno del ‘nearshoring’ ayuda a un excelente momento”.

Buenas perspectivas

Para el presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet, también es el momento de dar mayor impulso a unas relaciones económicas bilaterales cada vez mayores y de doble dirección. Bonet destacó la importancia de México como mercado estratégico para las firmas españolas en la presentación del ‘Barómetro sobre el clima y perspectivas de la inversión española en México’.

Este estudio destaca que la percepción de las compañías sobre el clima de negocios en México es positiva; que juzgan al país un mercado clave con el que están comprometidas y que son optimistas sobre su crecimiento allí en actividad, facturación, inversión y empleo. “Aún con las altos tipos del Banco de México, el 11%, se puede invertir”, se indica. Eso sí, para que la inversión fluya más, las firmas juzgan necesario reducir la inseguridad, limitar la incertidumbre regulatoria, un mayor apoyo a las energías limpias y menos burocracia.

Shimbaun defiende una política económica continuista, pero comprometida con la “austeridad y la disciplina financiera y fiscal, y afronta importantes retos en su sexenio. Según el FMI, México cerrará el año con un déficit del 5,9% del PIB, el mayor en décadas. Asimismo, es consciente de que se necesita mejorar las infraestructuras básicas (electricidad, agua, saneamiento, transporte ferroviario y carreteras) y afrontar el grave problema de inseguridad.

La mandataria quiere aprovechar la relocalización de firmas de EEUU que dejan China para ubicarse en países cercanos e impulsar “polos de desarrollo” en México para ordenar el fenómeno. Ha señalado que no habrá reforma fiscal y que luchará contra la evasión fiscal. Entre sus retos está la renovación del Acuerdo Global con la UE del que forma parte el Tratado de Libre Comercio (TLCUEM), base para el comercio bilateral, estancado desde 2020.

Nuevo récord

Como viento a favor, Shimbaum cuenta con un alza de la inversión española y extranjera, al pairo del ‘nearshoring’. La IED tocó un récord de 20.313 millones de dólares en el primer trimestre de 2024 (+9%). Y ello, después de que, en 2023, México escalara a la novena posición en atracción de IED en el mundo, por detrás de EEUU, China, Singapur, Hong Kong, Brasil, Canadá, Francia y Alemania y por delante de España: 36.000 millones (+27%), según Unctad.

Y las perspectivas este año son halagüeñas: las empresas extranjeras han hecho 127 anuncios de inversión en México en los primeros cinco meses del año, con una expectativa total de 39.157 millones, monto que se espera que ingrese al país en los siguientes tres años. Los analistas coinciden en que México es uno de los países con más potencial para el 'nearshoring'.

En 2023, las empresas españolas invirtieron en México 5.480 millones de euros (+76%), el nivel más alto desde 2018, lo que volvió a colocar al país como cuarto destino del capital español en el mundo y a España como segundo inversor ese año y el primero de la UE. Además, España se ha convertido en el país con mayor inversión en cinco estados (Chiapas, Colima, Guerrero, Michoacán y Quintana Roo) y como segundo en otros nueve. España es también segundo inversor en stock acumulado tras EEUU. También la presencia mexicana en España ha crecido: México es el sexto inversor extranjero. Y el principal socio comercial de España en Latam.

BBVA, Iberdrola, Repsol…

México, donde renovables y tecnología ofrecen las principales oportunidades hoy, cuenta con la presencia de más de 6.800 firmas españolas, que operan en todos los rubros, pero principalmente en servicio financiero, turismo y energía. Eso sí, los analistas piden reevaluar el marco para elevar la inversión privada en energía, después de que el proteccionismo de AMLO creara tensiones. México suma el 20% de la IED en el área de España, que aporta el 10% de la que llega al país. Muy activas son BBVA-Bancomer (mayor institución financiera del país); Iberdrola (que invertirá 1.300 millones en renovables en tres años) y Repsol (que ha descubierto otro yacimiento de crudo en el Golfo).

Pero también Sacyr, FCC, Acciona, Santander, Telefónica, Naturgy, ACS, OHLA, Inditex, Iberia, Siemens-Gamesa, Agbar, Aena, Indra, Gestamp, Cepsa, Caixa-Inbursa, Mapfre, Sabadell y Grifols. Y las hoteleras Riu, Barceló, NH, Meliá e Iberostar. Según el ‘XVI Informe de Inversión Española en Iberoamérica’, México será en 2024 uno de los siete mercados a los que se dirigirá principalmente el interés de las firmas españolas. Según el BM, México, que creció el 3,2% en 2023 avanzará sólo el 2,3% en 2024. Y en 2025 y 2026, las tasas serán inferiores (2,1% y 2%). El FMI sitúa el avance del PIB en el 2,4% este año. El país creció el 3,1% en 2022 y el 5% en 2021.

Artículos relacionados