AGENDA SEMANAL

La Bolsa, con el casco puesto de forma preventiva

Las ten­siones ge­ne­radas por Airbus, Fluidra y Grifols por el po­sible in­cum­pli­miento de ex­pec­ta­tivas han acen­tuado las dudas en las bol­sas. El ín­dice Ibex 35 ha per­dido un 0,8% en las cinco úl­timas se­siones para ceder un 3,3% en julio para ce­rrar junio por de­bajo de los 11.000 pun­tos. El se­lec­tivo man­tiene una re­va­lo­ri­za­ción del 8,3% en el global del año.

Una situación que ha generado tanto desconcierto como división de opiniones en el mercado, Mientras que algunos analistas advierten de que se ha generado excesivo optimismo entorno a los resultados empresariales y que los indicadores económicos empiezan a dar señales de un ciclo recesivo en los próximos trimestres.

En general, no obstante, los analistas se siguen mostrando moderadamente tranquilos respecto a la marcha de la economía y de las bolsas. Señalan que los “profit warning”y los recortes de recomendación que han metido presión bajista en los mercados en los últimos días son hechos puntuales y asumibles

Que Airbus reduzca sus previsiones de entrega de 800 a 770 aparatos este año no debe suponer ningún drama. Lo mismo ocurre con Fluidra, lastrada de manera desproporcionada por los negativos datos de uno de sus competidores en Estados Unidos por la reducción de la demanda.

En el caso de Grifols, han sido las negativas recomendaciones las que han provocado su abrupta caída en el mercado ante los numerosos problemas sufridos en estos meses atrás, pero sigue siendo una firma sólida y consistente.

Todo ello pensar en que todos estos males serán pasajeros, por lo que las miradas se deben centrar en si la economía global se está acercando hacia un ciclo recesivo. En principio, los indicadores no son halagüeños, pero los grandes bancos centrales tienen ahora un cierto margen de relajación monetaria que pueden manejar para incentivar el consumo sin generar grandes presiones al alza de la inflación.

De este modo, en principio cabe esperar una recuperación de la cota de los 11.000 puntos en los primeros compases del segundo semestre apoyado en parte en los resultados empresariales. A partir de ahí, el mercado volverá a poner en foco si las cuentas presentadas son sostenibles en el tiempo y en tal caso se mantendrá la apuesta por la renta variable.

Calendario semanal de Bolsa

Los datos de actividad e inflación marcarán el inicio del mes de julio en los mercados internacionales en una semana condicionada por la festividad de Wall Street el jueves por la celebración del Día de la Independencia.

El lunes, primera sesión del mes de julio y del segundo semestre, se esperan con especial atención los indicadores PMI del sector manufacturero en todas las grandes economías mundiales desde China a Estados Unidos. En el país norteamericano se darán a conocer, además, los gastos de construcción, pero este indicador apenas tiene peso sobre el mercado. En Alemania se publicará el IPC correspondiente al mes de junio.

En la sesión del martes, el foco estará puesto en el IPC de la zona euro, el primer dato de precios desde que el BCE decidiera relajar ligeramente su política monetaria en junio hasta el 4,25%. En España y la zona euro se darán a conocer también datos de paro. Este día, los mercados también estarán muy pendientes de la intervención de Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal.

El miércoles, Wall Street cerrará a las 13.00 hora local del este. Por lo demás, en Japón se publicará el informe Tankan, muy seguido por los mercados, así como los indicadores PMI del sector servicios en medio mundo. En la zona euro se publicarán el índice de precios de producción, mientras que desde el otro lado del Atlántico llegarán la encuesta de empleo ADP, el índice hipotecario MBA, los pedidos a fábrica, la balanza comercial y, quizás lo más relevante para los operadores, las actas de la última reunión de la Fed.

El jueves se prevé un día tranquilo sin la referencia de Wall Street y con las actas de la última reunión del BCE como principal referencia macroeconómica.

La semana bursátil se cerrará el viernes con la producción industrial de Alemania y España, las ventas al por menor en la zona euro, y con el informe de empleo norteamericano del mes de junio que seguramente acaparará la atención de los inversores.

--

Artículos relacionados