El alza coge ve­lo­cidad hasta cerca de má­ximos his­tó­ricos en zonas in­su­lares

El precio de la vivienda supera previsiones con varias zonas geográficas al rojo vivo

Los ex­pertos des­cartan cual­quier tipo de en­fria­miento a corto y medio plazo

Precio de la Vivienda.
Precio de la Vivienda.

El precio de la vi­vienda sigue es­ca­lando a ritmo im­pa­ra­ble, rom­piendo las pre­vi­siones de los ex­per­tos, in­cluso las de los más agre­si­vos. Las dis­tintas fuentes ponen unas ci­fras en al­gunos casos de es­cán­dalo a un pro­ceso que tiene un enorme im­pacto so­cial y eco­nó­mico, y que po­dría verse ace­le­rado por la re­baja del precio del di­nero de 25 puntos bá­sicos de­ci­dida por el Banco Central Europeo (BCE) en su reunión de ju­nio.

Por un lado, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha calculado un alza del 6,3% en el precio de la vivienda libre en el primer trimestre del año. No se veía una subida de estas proporciones desde el verano de 2022. Crecen a velocidad de crucero tanto las valoraciones de la vivienda nueva (en este caso el avance interanual alcanza el doble dígito) como las de la de segunda mano, que crece cerca de un 6%.

Y más cercanos en el tiempo son los datos de Tinsa del mes de mayo, que revelan un alza del precio de la vivienda del 3,3%, un 0,5% más que en abril. No pierde por lo tanto tracción la subida de los precios, en un movimiento que alcanza altas temperaturas en las islas y el resto de las zonas de costa. En estos puntos muy calientes, los precios se sitúan ya a las puertas de los máximos históricos de 2008.

Rotos los niveles de la burbuja inmolbiiaria

Es decir, los precios previos al gran pinchazo de la burbuja inmobiliaria. En las grandes áreas metropolitanas el avance de los precios es sensiblemente más suave, aunque las subidas no se detienen. Por lo tanto, el mercado inmobiliario español sigue en ebullición y los expertos están totalmente de acuerdo en que no hay razón de peso alguna para pensar que las cosas van a cambiar a corto plazo.

Máxime si, como parece, la confianza de los potenciales compradores de vivienda se mantiene. Hay una demanda por lo general muy solvente, y todo ello en un escenario marcado por la recuperación de la Eurozona, que por tercer mes consecutivo ha registrado un aumento de la actividad comercial por tercer mes consecutivo. El PMI compuesto de mayo ha saltado a 52,2 en mayo, el mayor aumento en 12 meses.

Tanto es así que está obligando a los expertos a cambiar sus previsiones. Es el caso de Bankinter, cuyos analistas han rectificado: donde veían una caída del 2% en los precios este año, ven ahora un avance del 3%. Y de otro 2% para 2025 con el argumento de la rebaja de tipos, la fuerte subida del precio de los alquileres y la escasez ya crónica de oferta en el mercado inmobiliario español.

“El escenario macro parece favorable, y la rebaja de los tipos de interés ayuda, porque va a mantener en niveles atractivos el precio de las hipotecas. Hay algo evidente, y es que la fuerte subida de los precios no está frenando la demanda. Hasta cierto punto la subida del coste de las casas se está compensando con tipos de los préstamos más bajos, sobre todo para los perfiles más solventes”, señalan fuentes del sector.

Las cifras de hipotecas en 2024 no dejan demasiado lugar a las dudas. En los cuatro primeros meses del año, la banca ha prestado más de 20.100 millones de euros para compra de vivienda, casi un 14% más que el año pasado. Por lo tanto, el sector financiero también está echando más leña al fuego de un mercado de vivienda en ebullición y sin ganas de pisar el freno en lo que queda de año.

Artículos relacionados