BOLSA

Azkoyen, paso a paso a toda vela

La re­or­ga­ni­za­ción eje­cu­tiva en la que está in­mersa Azkoyen desde la re­nuncia como con­se­jero de­le­gado de Darío Vicario dur ante el pa­sado mes enero, apenas seis meses des­pués de ser nom­brado, está ge­ne­rando al­gunas in­cer­ti­dum­bres en el mer­cado que se están re­fle­jando en el es­tan­ca­miento de su co­ti­za­ción

Entre las medidas acordadas tras dicha renuncia, el consejo de administración ha aprobado la delegación en el presidente, José Suárez, algunas funciones ejecutivas entre las que destacan la supervisión de las tres divisiones del grupo Coffee & Vending Systems, Payment Technologies y Time & Security, pasando así a ostentar la categoría de presidente ejecutivo, nombrando además a Pablo Cervera Garnica como consejero coordinador.

En la junta de accionistas prevista para el próximo 21 de junio, el grupo de máquinas expendedoras y medios de pago espera cerrar el nombramiento de Isabel Zarza García como consejera independiente y el de Rodrigo Unceta de la Cruz como consejero dominical.

En esta junta, en la que se quiere cerrar definitivamente la reorganización de la compañía para devolverle su estabilidad se votará también el reparto del 50% del beneficio consolidado. La compañía cerró 2023 con un beneficio histórico de 17,5 millones de euros. El dividendo se abonará el 5 de julio como fecha límite.

Una vez se imponga de nuevo la certidumbre en torno a la gestión del grupo, en lo que va de año la cotización apenas sube un 2%; los analistas creen que volverán a imponerse las compras con un precio objetivo sobre los 9 euros por acción. Esta valoración implica un potencial alcista superior al 30% y la auparía al valor a sus máximos históricos.


Segunda pieza


Los ingresos por ventas ascendieron a 1.657 millones de euros en su primer trimestre muy por debajo de los 1.876 millones de euros de un año antes, aunque por encima de los 1.551 millones contabilizados en el cuarto trimestre, lo que empieza a reflejar la mejoría del mercado. Aun así, las pérdidas se han elevado a 19 millones de euros frente a los 132 millones de ingresos neto a marzo de 2023.

Según la patronal del sector, se prevé un incremento de la demanda mundial del 1,7% para este año, lo cual permitirá al grupo reforzar su posición en los más de 40 países donde está presente, aprovechando además la normalización de los precios de la energía.

El grupo siderúrgico, bajo el control de la familia Mittal con cerca del 38% del capital, es un claro candidato para una posible operación corporativa. Hace un par de años ya se habló de la posibilidad de una posible fusión con Acerinox para hacer frente a la crisis. Aunque esta parece haber quedado ya atrás, algunos creen que sigue siendo una operación latente que en cualquier momento puede sorprender al mercado.

El principal hándicap en este caso sería el fuerte componente regulatorio en cuanto a términos de competencia en Europa, donde no se puede superar una cuota de mercado superior al 40% fijado por la Unión Europea.

El caso es que, tras rondar sus mínimos en dos años, el valor ha logrado conformar un importante suelo desde donde rebotar con consistencia si en los próximos meses va confirmando la recuperación de la actividad. Su objetivo principal ahora estaría en reconquistar la cota de los 37 euros por acción, lo cual supondría un potencial alcista superior al 30% desde su actual precio de mercado y le permitiría moverse de nuevo en terreno positivo en el acumulado del año.

Una presión negativa a la espera de los resultados del primer trimestre previsto para el próximo 18 de junio antes de la apertura del mercado, acentuando la tendencia bajista del valor. Las acciones de Aperam retroceden cerca de un 20% en el acumulado del año con un preocupante perfil técnico que podría estar cambiando.

Artículos relacionados