ANÁLISIS

Las elecciones europeas y la bajada de tipos por el BCE alteran el rumbo de la UE

Los 27 miem­bros se aprestan al inicio de un cambio de época en el mundo

Cartel oficial de las elecciones europeas del 9 de junio.
Cartel oficial de las elecciones europeas del 9 de junio.

A Europa le ha lle­gado el mo­mento de las de­ci­sio­nes. El BCE se pre­para para des­andar el ca­mino que han lle­vado a cabo du­rante los dos úl­timos años. El primer re­corte de los tipos de in­te­rés, se da por hecho para el pró­ximo jue­ves. Así lo han an­ti­ci­pado sus má­ximos di­ri­gen­tes, entre ellos, el go­ber­nador del banco de Finlandia, el ex­co­mi­sario eu­ro­peo, Olli Rehn, para quien ya “ha lle­gado el mo­mento” de bajar los ti­pos.

También lo ha anticipado la pasada semana, el economista jefe del propio banco Central Europeo, Philip Lane. Este último, en cambio, descarta que se vaya a producir una serie de recortes a partir del próximo. Los inversores tendrán que esperar. Y quizás los mercados que responden tradicionalmente con subidas en la renta variable a los recortes de tipos. Con todo, la primera bajada de tipos es una previsión que ya se da por segura. Philip Lane considera que, salvo sorpresas, la institución estará en condiciones de rebajar tipos esta semana.

Aunque él lanza una advertencia a los interesados, el conjunto de la ciudadanía. Afecta a todos. Siguiendo este cambio de tendencia en la política de comunicación de las decisiones del BCE iniciado por su presidenta Christine Lagarde, de no ser ella la única que anticipe los cambios en materia de tipos de interés, Lane advierte de que la decisión del próximo jueves no supondrá el inicio de una pronunciada senda de recortes de tipos.

En sus declaraciones al ‘Financial Times’, Lane adelante que la política monetaria necesitará mantenerse en un terreno restrictivo durante lo que resta de año, por lo que no será hasta el año que viene cuando pueda hablarse de una normalización de la política de tipos, a la espera de que la inflación se sitúe en el entorno del 2 %.

Así pues, ha llegado el momento de la vuelta atrás de la subida de tipos iniciada hace dos años por el Banco Central Europeo, cuando en julio del 2022 aprobó su drástico cambio de ciclo de bajos tipos de interés con fuertes subidas desde entonces para tratar de controlar el descontrol de los precios.

Recorte previsto de 25 puntos básicos

Los mercados dan por hecho que será este jueves cuando el BCE realice un primer recorte de 25 puntos básicos. Los pasos que seguirán después no están tan claros. Hasta ahora, la expectativa de esta bajada ha llevado a que todos los que esperan que se produzcan esos recortes ya han tomado posiciones en los mercados como si la primera bajada ya se hubiera producido. Esto, junto al mantenimiento de la liquidez, explicarían los máximos históricos de algunas de las bolsas europeas más poderosas.

No es el caso del Ibex 35 de Madrid que con sus 11.322 puntos con los que cerró el pasado viernes 31 de mayo, queda todavía muy lejos de los 15.945,70 puntos, su máximo histórico fijado el 8 de noviembre de 2007. O de los 16.040,40 puntos del máximo intradía logrado el 9 de noviembre de 2007, aunque al final acabó cerrando la sesión de ese día en 15.731,20 puntos.

Eran los años en los que el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, daba por hecho que nuestro PIB per cápita había superado al de Italia por dos años consecutivos, aventurando que en fechas próximas superaríamos a Francia.

De hecho, respecto de Italia, así lo confirmaban los datos de Eurostat hecho públicos a principios de junio del 2008. Según la oficina estadística europea, el producto interior bruto por habitante en España, era el 8º de entre los 195 países del mundo que publicaban estos datos y superaba en 7 puntos la media de la Unión Europea a 27, situándose por delante del de Italia, según los datos difundidos por Eurostat correspondientes a 2007. La renta per cápita española pasó del 105 por ciento de la media de la UE-27 en 2006 al 107 por ciento en 2007, mientras que el PIB por habitante de Italia bajó del 103 por ciento al 101 por ciento de la media comunitaria.

La ruptura del espejismo que había generado la burbuja inmobiliaria nos devolvería a una realidad bien distinta en la que España está todavía por debajo de la renta media europea. En 2023, los 30.320 € euros de renta per cápita nos sitúan en el puesto 37 de los 196 países del ranking mundial de PIB per cápita. En paridad de poder adquisitivo se sitúa en el 89% de la media de la UE, aunque con una mejora respecto al 86% del año anterior.

Tiempos de cambio

Los cambios estimados para los próximos meses en Europa no solo proceden del ámbito económico y financiero. Solo tres días después de la reunión del consejo de Gobierno del BCE se celebran las elecciones al Parlamento Europeo, que analistas y políticos consideran las más importantes de las últimas décadas.

En el caso de España, podrían tener consecuencias muy directas en la política nacional, como puede ser el hecho de que se adelanten las elecciones en el caso de que el presidente del Gobierno así lo considere oportuno, una vez aprobada su decisión más controvertida como es la Ley de Amnistía y ante la imposibilidad de sacar adelante nuevas leyes en el Congreso de los Diputados.

En el ámbito europeo, se da por ganadores de estas elecciones europeas a los partidos de centro, con una caída importante de verdes y liberales y una clara subida de las extremas derechas.

En España, en cambio, crece la incertidumbre. Los sondeos son dispares. Oscilan entre los que hablan de una victoria ajustada del PPE, pasando por los que prevén un empate técnico. También, aunque supone una excepción entre el consenso de sondeos, hay quien da como ganador al PSOE liderado por Pedro Sánchez. Es el caso del CIS que habla de una victoria clara de los socialistas, aunque en este caso conviene recordar que preside la institución un militante del PSOE, José Félix Tezanos, cuyas estimaciones en las últimas elecciones celebradas en España han estado muy lejos de los resultados reales.

Los sondeos conocidos este fin de semana ofrecían resultados dispares. El publicado por el diario ‘El Mundo’ y realizado por Sigma 2 hablaba de empate técnico. Aunque vencía el Partido Popular por una diferencia de 3 puntos porcentuales, un 32,7 % para el partido liderado por Alberto Núñez Feijóo, frente al 29,7 % del liderado por Pedro Sánchez, en cambio reduce la diferencia a dos diputados: 22 al PP frente a 20 del PSOE.

El sondeo elaborado por Sondaxe para la Voz de Galicia eleva la diferencia de la victoria del PP sobre el PSOE a 4,4 puntos porcentuales. Un 34,5 % de intención de voto para el PP frente al 30,1 % para el PSOE. Los populares obtendrían 24 eurodiputados frente a 20 de los socialistas.

El sondeo realizado por Target Point para ‘El Debate’ reduce la diferencia a 2,5 puntos porcentuales. Un 33,5 % de intención de voto iría a parar al PP frente al 31,0 % al PSOE. La diferencia en escaños quedaría reducida a dos. El PP obtendría 23 europarlamentarios frene a 21 el PSOE.

La lectura de estos últimos sondeos, como los datos que ofrece el estancamiento en el control de los precios, presenta un horizonte de máxima incertidumbre. La decisión del consejo de Gobierno del BCE respecto de los tipos de interés y la de los ciudadanos europeos con la emisión de su voto para elegir a los miembros del Parlamento Europeo, solo supondrán un primer paso para atisbar cómo se va a producir este cambio de época que políticos y analistas pronostican que estamos viviendo, aunque no seamos conscientes de ello.

Artículos relacionados