OPINIÓN

PIB y Deuda Pública: pensar y apostar a lo grande

La po­lí­tica eco­nó­mica de Joe Biden tiene me­jores re­sul­tados que su imagen pú­blica

Trump vs. Biden
Trump vs. Biden

En EEUU, las in­cer­ti­dum­bres nada tri­viales sobre el desen­lace de las elec­ciones pre­si­den­ciales no están im­pi­diendo los buenos desem­peños eco­nó­mi­cos. En parte, según al­gunas opi­niones de ex­per­tos, se debe al desa­rrollo exi­toso de la Inteligencia Artificial; otros ana­lis­tas, en cam­bio, los atri­buyen a la con­tun­dente y rá­pida reac­ción frente a la pan­de­mia.

Políticas monetarias y fiscales decididas -”ir a lo grande e ir temprano”-, que ha seguido la Administración Biden, bajo la batuta de la Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, la que fuera presidenta de la Reserva Federal.

El dilema entre ajuste fiscal y avance económico se miraba con atención en el espejo de la economía mundial; el caso del Japón, con un 250% de deuda pública respecto al PIB, y el de Argentina, con el 80% de deuda pública sobre el PIB.

Crisis del 29, en el olvido

La reciente historia económica, desde la crisis del 29 del pasado siglo, parece confirmar la tesis keynesiana de ir hacia adelante y deprisa. Lo afirma Julia Coronado, fundadora y presidenta de Macro Policy Perspective. Con esta apuesta, la Administración demócrata y también la del Gobierno socialista español. han salido adelante.

La economía y el empleo avanzan a buen ritmo en EEUU y en España, mientras la inflación rebaja su intensidad. Lo han hecho los precios de la energía gracias a las iniciativas del Ministerio para la Transición y los planes del gobierno demócrata en los EEUU que están consiguiendo contener los precios y garantizar un medio ambiente más sostenible a medio y largo plazo.

Larry Fink, el consejero delegado de BlackRock, comenta que los países del G7 representan el 60% de la deuda pública mundial; el 45% del PIB y el 11% de la fuerza laboral.

La deuda no se rducirá sin aumento del PIB

La deuda mundial sólo podrá reducir su porcentaje sobre el PIB si éste no creciera a mayor velocidad, lo que no será fácil si no aumenta la población laboral.

Una endiablada opción política entre crecimiento vegetativo de la población autóctona y la inmigración. ¿Podría el incremento de la productividad, inteligencia artificial mediante y formando parte de la ecuación, solucionar el dilema?

Interrogantes de una envergadura que empequeñecen estas dramáticas disputas españolas sobre la amnistía y su aplicación por los tribunales, por no hablar de las mascarillas y otros asuntos familiares.

Y mientras Putin y Hi siguen ocupando más espacios en el llamado Tercer Mundo. La gran pregunta sobre si habrá un cambio en el candidato demócrata a la presidencia de los EEUU recorre el mundo de las democracias.

Artículos relacionados