Los ana­listas señalan que el foco está más en el cre­ci­miento que en la in­fla­ción

Los ‘profit warning’ lanzan un serio aviso sobre las bolsas en el segundo semestre

Las re­bajas de es­ti­ma­ciones se ex­tienden por todos los sec­tores y ate­mo­rizan

Airbus Beluga
Airbus Beluga

A las bolsas les pesan los kilos de más ad­qui­ridos en tiempos de tipos de in­terés muy altos a lo largo y ancho del pla­neta. Va a em­pezar el se­gundo se­mestre y quien más quien menos se ba­rrunta que vienen curvas en los mer­cados en la se­gunda mitad del año. Lo dice tam­bién el ter­mó­metro de las grandes em­pre­sas, que están des­pi­diendo junio con una ca­ta­rata de ‘profit war­ning’ que hace buena las teo­rías sobre unos mer­cados de va­lores hin­cha­dos.

Las rebajas de estimaciones y advertencias se extienden como un reguero de pólvora, y lo hacen en algunas de las torres más altas de sus respectivos sectores. El grupo textil sueco H&M perdió este jueves un 13% en bolsa después de advertir que la inestabilidad meteorológica en algunos de sus grandes mercados provocará una caída de las ventas del 6% en junio. Los buenos resultados semestrales no han sido suficientes para frenar las dudas de los inversores.

Y es que, al fin y al cabo, lo que importa ahora es el crecimiento y no tanto una inflación que está cada vez más bajo control a uno y otro lado del Atlántico. La situación es desde luego preocupante en Estados Unidos, que en lo que va de año ha puesto sobre la mesa unos datos macro débiles que según los analistas de Morgan Stanley deberían activar los mecanismos de vigilancia sobre las bolsas, que pueden empezar a sufrir.

En la primera economía del mundo, el profit warning del distribuidor de piscinas Pool ha dado la voz de alarma, con una estimación de recorte medio del beneficio por acción de 2024 del 18%. La noticia ha impactado con tremenda fuerza en todos sus competidores. En España, Fluidra ha pagado los platos rotos de Pool porque los inversores han valorado que el año pasado Estados Unidos representó el 42% de sus ingresos totales.

Airbus, Micron Technology, Walgreens, las Últimas

Y casi sin solución de continuidad, Micron Technology y la cadena de farmacias Walgreens han dado el último golpe (según los expertos no será el último) decepcionando con sus nuevas previsiones. La primera ahora estima unos ingresos de 7.600 millones de dólares en el cuarto trimestre fiscal, lo que supone que no hay sorpresa positiva tal y como esperaban los inversores. Aunque las cuentas trimestrales son buenas, el mercado pone la vista en el futuro inmediato. Y en el caso de Walgreens, hay una revisión a la baja del beneficio esperado para el conjunto del año y un desplome en bolsa del 25%.

De vuelta a Europa, el gigante aeronáutico Airbus (con un valor de mercado de más de 100.000 millones de euros) ha lanzado también un mensaje preocupante a los inversores, rebajando su objetivo de entregas totales un 4%, recortando el flujo de cada desde 4.000 hasta 3.000 millones de euros y ajustando a la baja su ebit ajustado desde los 6.500 hasta los 5.500 millones de euros. Un tijeretazo en toda regla que está pasando factura.

“Estamos asistiendo a un proceso lógico. En algunos casos porque las empresas sufren por la debilidad del consumo, y en otros porque las expectativas eran tan altas que las nuevas previsiones decepcionan al mercado, entre otras cosas porque las empresas, especialmente las tecnológicas, tienen unas valoraciones muy, muy exigentes. Esto abre la puerta a una recogida de plusvalías potente en las bolsas”, señalan en una bróker nacional.

Firma como Beka advierten de una fase de recesión económica global que debería traducirse en caídas de alrededor del 15% en las bolsas mundiales desde los actuales niveles. Entre otras cosas, la firma señala que las valoraciones de las empresas cotizadas son muy altas, precisamente porque las expectativas de beneficios futuros son muy optimistas. Algo que empieza a desmentir la cadena en marcha de ‘profit warning’.

Además, no hay que olvidar que las subidas bursátiles de 2024 están muy concentradas en sectores muy concretos: los valores ligados a la inteligencia artificial en Estados Unidos o la banca en España, por ejemplo. Estas compañías necesitan una profunda digestión tras las estratosféricas subidas alcanzadas y podrían liderar la corrección de unas bolsas que afrontan el segundo semestre con muchas incertidumbres.

Artículos relacionados