OPINIÓN

Los pactos en España y en la UE, un comienzo esperanzador

Las elec­ciones en Francia y el Reino Unido marcan una hoja de ruta de di­fícil desen­lace

Marine Le Pen.
Mariee Le Pen.

El acuerdo para la re­no­va­ción del Poder Judicial es quizá de­ma­siado es­tri­dente para la sen­si­bi­lidad del ala dura del Partido Popular, pero sin duda tran­qui­li­zador para la ciu­da­danía es­pañola. ¿Si la eco­nomía marcha bien... por qué negar la con­vi­vencia y dis­frutar de un clima po­lí­tico más apa­ci­ble?

En Europa, conservadores, socialistas y liberales han acordado los nombramientos para presidir la Comisión Europea, que situará a una conservadora alemana al frente; en el Consejo, a un socialista portugués; y una liberal estonia para dirigir la política exterior.

Ninguna duda de que la UE, pese a las amenazas exteriores, como son las guerras en Ucrania y también Gaza, así como las también amenazas interiores, persisten. Es el ius sanguine que en Francia sustituiría al ius solis, como anuncian desde el bloque del Reagrupamiento Nacional.

¿Quiénes serían los componentes del equipo nacional de futbol francés?

Al otro lado del Canal de la Mancha, la nación británica no sólo se encuentra con un retraso económico, sino que sigue preguntándose el porqué de un país como Gran Bretaña tan dependiente del comercio exterior “se quedó fuera de un mercado único y gigante en sus propias puertas”, según comenta Janan Ganesh.

Al otro lado de los Pirineos, las elecciones a su Parlamento pueden desembocar en el triunfo de la extrema derecha de Le Pen seguida del nuevo Frente Popular. Un Parlamento, como comenta Gideon Rachman, demasiado gobernado por los extremos que de un modo u otro conduciría a la adopción de políticas derrochadoras y nacionalistas. Una auténtica amenaza que refuerza el temor del presidente Macron sobre la delicada salud europea.

Francia, que no es España, como acaba de confirmar la Comisión de Bruselas, corre el riesgo de un desequilibrio financiero. En efecto la deuda pública francesa representa el 110% del PIB mientras su déficit presupuestario el pasado año alcanzó un 5,5% del PIB. El FMI y La Comisión alertan sobre una posible crisis de deuda a la vez que el actual ministro de Finanzas, Le Maire, recuerda la reacción de los mercados con el “ mini “ presupuesto de Truss y la intervención del Banco de Inglaterra para sostener la libra.

Pero Francia forma parte de la moneda única y tanto la extrema derecha como la extrema izquierda tienen liderazgos fuertes en sus convicciones euroescépticas. La EU necesita de conservadores, socialistas y liberales auténticos y firmes para hacer frente el riesgo político de extremistas de izquierdas y derechas. España no es ajena a este riesgo. Ojalá que el acuerdo sobre el Poder Judicial marque la ruta de nuevos entendimientos.

Artículos relacionados