Los úl­timos mo­vi­mientos apuntan a una re­baja de la pre­sión ba­jista

Los fondos agitan el capital de ACS en un momento bursátil clave para la constructora

La co­ti­za­ción se agarra al nivel de los 40 euros y ya apunta a nuevos má­ximos

Sin título
Sin título

Se acaba el primer se­mestre del año y los in­ver­sores pre­paran sus car­teras de cara a una se­gunda mitad del ejer­cicio que re­quiere de va­lores con re­co­rrido al­cista y que tomen el re­levo de los que mejor lo han hecho hasta ahora. Un can­di­dato es ACS, que in­tenta ha­cerse fuerte en el nivel los 40 euros (a un paso de los má­ximos his­tó­ricos de pri­meros de mes) y está emi­tiendo señales es­pe­ran­za­doras en bolsa.

En los últimos días se han producido movimientos significativos en un capital muy agitado por los grandes fondos. Uno de los más significativos es el del inversor bajista Millennium International Management, que ha reducido su posición corta en el valor desde el 0,71% hasta el 0,67%. No obstante, los hegde aún tienen casi el 2% del capital del grupo presidido por Florentino Pérez.

Y también ha movido su pieza en el tablero BlackRock, que ha elevado su participación en ACS hasta el 5,69%. Pero la notificación de la gigantesca gestora estadounidense muestra también noticias alentadoras para el grupo constructor y de servicios español, porque BlackRock ha reducido hasta cerca de la mitad el número de acciones prestadas de ACS a otros inversores para coberturas o toma de posiciones cortas.

Por lo tanto, todo hace indicar que se empieza despejar el panorama para ACS. “Algunos fondos bajistas estaban apostando por una corrección muy superior después de los máximos históricos. Pero por el camino se ha cruzado la inversión cercana a 1.000 millones de Criteria para hacerse con el 9,4% de la compañía que permite a ACS transitar con red hasta el final del semestre”, señalan fuentes bursátiles.

Y también ayudan los últimos informes de analistas como Jefferies, que más allá de elevar el precio objetivo de ACS hasta los 40,5 euros (en línea con los actuales niveles en bolsa), ha puesto en valor el negocio de centros de datos de su filial alemana Hochtief, que se podría beneficiar en este segmento del boom de la inteligencia artificial, con previsiones de crecimiento de las ganancias de doble dígito.

Con estas cartas sobre la mesa, ACS sigue ganando opciones para dar continuidad a la gran subida del 50% del año pasado en bolsa. Un avance estratosférico que está requiriendo de una digestión no demasiado pesada, pero digestión, al fin y al cabo. “Ha habido algunas realizaciones de beneficios, pero cada vez que el valor baja un poco en bolsa entra dinero para posicionarse a medio y largo plazo”, señalan fuentes bursátiles.

Negocio lanzado

Mientras, el negocio del grupo sigue a velocidad de crucero. ACS acaba de anunciar que su unidad de negocio estadounidense Turner Construction ha puesto en marcha un proyecto valorado en unos 840 millones de euros para la ampliación de un hospital en Pensilvania. Un mandato que se suma a otros recientes en centros hospitalarios en los estados de Nueva York y Texas.

Y más reciente aún es que la compañía construirá junto a Acciona, OHLA, Azvi y Rover la Ciudad de la Justicia madrileña, un gigante con cerca de medio millón de metros cuadrados.

Muy cerca de nuevo de sus máximos históricos en bolsa, el nuevo reto de ACS es convencer a los analistas de que no ha tocado techo en bolsa. En estos momentos, la media del mercado dice que ACS no vale más de 40 euros por acción. es decir, que está por encima de sus posibilidades en bolsa. Otra vez, la compañía tendrá que romper las quinielas de los expertos.

Artículos relacionados