La de­manda de ex­tran­jeros se dis­para con los pre­cios en plena subida

El mercado de vivienda afronta un verano muy caliente con precios disparatados

Las me­jores zonas de costa y las grandes ca­pi­ta­les, los lu­gares más so­li­ci­tados

Viviendas de Realia
Viviendas de Realia.

El ve­rano acaba de arran­car, y con él llega un mo­mento clave para el sector in­mo­bi­liario es­pañol. En un es­ce­nario de alta de­manda, poca oferta y pre­cios cre­cien­tes, el sector prevé mucha ac­ti­vidad du­rante los meses de julio y agosto en las zonas más so­li­ci­ta­das: las me­jores de costa y las grandes ca­pi­ta­les. Hay ra­zones para pensar que puede haber subidas de pre­cios de hasta el 5%.

Este verano confluyen varios factores que estimulan la demanda. El primero es que los compradores con liquidez no quieren dejar pasar el tiempo a la vista de que los precios de los inmuebles no ceden. Se trata de evitar un sobrecoste que lleve los precios a los niveles de la burbuja de 2007. Según el portal Idealista, los precios subieron otro 1% en abril, y la subida interanual alcanza ya cotas muy cercanas al 7%.

“Hay muchos potenciales compradores, sobre todo extranjeros, que no van a dejar escapar la oportunidad este verano. Muchos de ellos van a aprovechar el tiempo libre de las vacaciones para peinar el mercado y tomar decisiones rápidas. En muchos casos estos perfiles ni siquiera necesitan contratar una hipoteca para comprar”, señalan en una de las principales agencias inmobiliarias del país.

Pero hay otros muchos perfiles que, aunque son solventes, sí necesitan financiar una parte del importe de la compra. Muchos de ellos compran para alquilar, a la caza y captura de rentabilidades medias que se sitúan entre el 6% y el 7%. Para muchos de estos compradores, esta opción es un buen escudo contra la inflación, un mecanismo de defensa para conseguir rendimientos que doblan los de, por ejemplo, las Letras del Tesoro.

Comprar para alquilar

En este ejercicio de comprar para alquilar, las compras se focalizan en las grandes ciudades, donde apenas hay producto de calidad. “Siempre se produce un aumento de las compraventas en verano. Hay quien se encapricha con una vivienda y quiere cerrar la transacción rápidamente, y quien ya tiene clara su preferencia y aprovecha los días de descanso para tomar decisiones definitivas”, señalan fuentes del sector.

En el caso de quienes necesitan hipoteca, el comienzo de la rebaja de los tipos de interés es un alivio importante. Los precios de las hipotecas ya han registrado importantes mejoras en lo que va de 2024. Estas mejoras van dirigidas a los perfiles más solventes, que son los que tienen acceso a las mejores viviendas del mercado. Por lo tanto, hay una combinación explosiva de financiación más barata y necesidad de comprar para evitar precios más altos a medio plazo.

En el caso de los compradores extranjeros de costa, el grueso de las transacciones se cierra en verano. En los dos próximos meses va a haber mucha actividad en las zonas ‘prime’. Hay mucho dinero dispuesto a pagar bien por activos de vivienda nueva, de máxima calidad, que han elevado sus precios por el aumento de los costes de los materiales de construcción y por la introducción en las promociones de innovaciones técnicas y tecnológicas.

Artículos relacionados