BOLSA

Prosegur Cash recupera el pulso

La co­ti­za­ción de los tí­tulos de Prosegur Cash sigue ren­queante des­pués del duro cas­tigo de más del 10% su­frido du­rante el pa­sado ejer­ci­cio. El in­cre­mento de las ventas en esta pri­mera parte del año en todas las geo­gra­fías donde opera apenas está sir­viendo al valor para salir del pozo en el que cayó en fe­brero tras tocar zona de mí­nimos en 0,45 euros por ac­ción.

Esta caída a los infiernos, sin embargo, está siendo recogida por algunos inversores como una gran oportunidad de entrar a precios atractivos en una empresa que sigue teniendo un negocio sólido y con alto potencial de crecimiento, centrada cada vez más en el proceso de digitalización de los pagos.

Una estrategia que algunos consideran muy interesante. Los resultados del grupo en el primer trimestre así lo parecen certificar. El grupo obtuvo un beneficio de 17 millones de euros entre enero y marzo, un 32% más, tras incrementar en más de un 5% sus ventas, hasta los 1.126 millones de euros.

La principal duda que sigue presentando la filial de Prosegur sigue siendo sus niveles de apalancamiento. La deuda financiera del grupo. La ratio deuda neta/Ebitda se sitúa en 2,8 veces. Algo alta para una empresa con una capitalización de poco más de 800 millones de euros, aunque presente una situación confortable con un 70% del crédito a tipo fijo y un coste medio de la deuda corporativa del 2,8%.

En cualquier caso, los inversores consideran excesivo el ajuste del valor desde principios de enero de 2023 y están volviendo poco a poco a tomar posiciones en el valor. La acción ha recuperado un 10% en los dos últimos meses y ahora se enfrenta su principal resistencia a corto plazo en las inmediaciones de los 0,56 euros.

Todo apunta a que no será un gran obstáculo en su proceso de recuperación. La gran mayoría de analistas que siguen a la compañía, cerca del 60%, se decantan por la recomendación de comprar, frente al 33% neutral y el 8% que aconseja vender.

Artículos relacionados