La in­dus­tria vasca se en­cuentra en un pro­ceso de­li­cado de con­ver­sión hacia el vehículo eléc­trico

Cómo los nuevos aranceles a China repercutirán en la automoción vasca

Protegerán 2,5 mi­llones de puestos de tra­bajo di­rectos y 10,3 mi­llones in­di­rectos en toda la UE

Arantxa Tapia, Gobierno Vasco.
Arantxa Tapia, Gobierno Vasco.

Bruselas ha de­ci­dido cortar por lo año ante la com­pe­tencia des­lear de los au­to­mó­viles eléc­tricos chi­nos, que llegan a la Unión Europea sub­ven­cio­nados en origen y a un precio dis­pa­ra­ta­da­mente bajo. La puesta en marcha de los aran­celes .por parte de la UNE, a partir del 4 de ju­lio- pro­te­gerán a los com­pe­ti­dores eu­ro­peos ante la ame­naza de pér­dida de puestos de tra­bajo y ac­ti­vidad eco­nó­mica. Se trata, ha dicho la Comisión Europea, de “proteger 2,5 mi­llones de puestos de tra­bajo di­rectos y 10,3 mi­llones in­di­rec­tos”, como de­fienden desde Europa. En España, y más en el País Vasco, la me­dida tendrá sus re­per­ciu­sio­nes.

El problema viene de relativamente hace pocos años. Las importaciones chinas de vehículos eléctricos llevan una fuerte tendencia alcista, desde el 3,9% en 2020 hasta el 25% en 2023, con más de 10.000 millones en la venta de coches eléctricos en ese periodo.

Para detener esta tendencia, que causa daño a la industria de automoción eléctrica en Europa, y a la de componentes (como es el caso del País Vasco), los aranceles provisionales entrarán en vigor el próximo mes de julio para cambian, sustancialmente, el terreno de juego en pleno debate sobre el futuro de la industria automovilística europea, ya que estos aranceles se mueven entre un 17 y un 38%.

Las reacciones al anuncio

Las opiniones a esta noticia no se han hecho esperar. Es el caso del Gobierno Vasco , que está muy implicado debido a la significativa magnitud de un tejido empresarial donde muchas empresas directa o indirectamente están relacionadas con el mundo de la automoción. Muchas de ellas, además, están en pleno proceso de transición hacia una producción especialmente ligada a los vehículos eléctricos.

Desde la consejería de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno vasco, su máxima responsable Arantxa Tapia, ha señalado que “esta medida es muy positiva para que así todos puedan jugar en las mismas condiciones. No se puede hablar de proteccionismo, ni de cerrar las fronteras completamente, sino de producir en las mismas condiciones".

insiste al tiempo que no cree que las empresas vascas establecidas en China deban estar preocupadas. “Debemos garantizar el futuro de nuestra industria, una industria mucho más verde, sostenible y digital, pero también una industria que produce", sentencia.

No es algo baladí el cómo afectará la medida de los aranceles a las empresas de apellido vasco si recordamos que más del 54% de la industria de componentes de toda España está en territorio vasco, lo que supone que las empresas vascas están jugando a nivel mundial donde además trabajan 40.000 empleados de forma directa o indirecta en las cerca de 300 empresas de sector.

¿Cómo se lo han tomado desde China?

Ni una semana han esperado desde Pekín para reaccionar. Tras este anuncio por parte de la Comisión Europea, desde China se ha movido ficha asegurando que inician una investigación contra el cerdo y las exportaciones desde Europa. Todo un aviso para navegantes que afecta principalmente a Países Bajos, a Dinamarca y, por supuesto, a España, y se centra en toda la carne de cerdo destinada al consumo humano (cortes frescos o congelados; así como todo tipo de casquería).

Artículos relacionados