Monitor de Consumo Bancario

El Gobierno es­grime la in­cer­ti­dumbre en torno a los tipos de in­terés para de­fender la ex­ten­sión

El 'escudo social' antidesahucios estará vigente cuatro años más

Podemos y Vox, for­ma­ciones po­lí­ticas an­ti­té­ti­cas, coin­ciden en ca­li­ficar la me­dida de 'parche'

Desahucios.
Desahucios-

"El fu­turo sigue siendo in­cierto, como re­co­noce el propio Banco Central Europeo (BCE) cuando señala que no puede com­pro­me­terse de an­te­mano a nin­guna senda con­creta de ti­pos". Son las pa­la­bras que el pa­sado jueves pro­firió la mi­nistra de Vivienda y Agenda Urbana, Isabel Rodríguez, para de­fender la pró­rroga hasta 2028 del de­cre­to-ley de sus­pen­sión de los desahu­cios de vi­vienda ha­bi­tual.

Finalmente, el Pleno del Congreso dio su bendición a la medida, aunque ha acordado que su tramitación normativa tomará la forma de proyecto de ley, abriendo la puerta a introducir cambios.

El decreto-ley antidesahucios procede del llamado 'escudo social' de la pandemia y se ha venido ampliando periódicamente con los decretos anticrisis. Esta última prórroga, que se extenderá hasta el 15 de mayo de 2028 y que afecta a supuestos de "especial vulnerabilidad", fue aprobada por el Consejo de Ministros un día antes de que caducara, para su entrada en vigor con urgencia.

En su intervención ante la Cámara Baja, Rodríguez explicó que la medida que aprueba el decreto es necesaria en un escenario de incertidumbre sobre unos tipos de interés que pueden encarecer el precio de la hipoteca.

Las antípodas ideológicas coinciden: es un "parche"

Los socios del Gobierno votaron favorablemente a la prórroga, así como los representantes de Podemos y Vox. Se dio la circunstancia que estas dos formaciones, situadas en las antípodas del espectro ideológico, coincidieron en calificar la medida como un remiendo temporal.

En este sentido, el portavoz de Vivienda de Vox, Carlos Hernández Quero, afirmó en su intervención que la prórroga de la suspensión de los desahucios se trata de un "parche" y un "patadón adelante". "Pura procrastinación política y un parche que además puede volverse muy doloroso para las clases populares", lamentó.

Hernández Quero instó a no limitarse a prohibir las ejecuciones hipotecarias y a crear las condiciones para que la gente pueda tener una vivienda y así aumento el número de propietarios en España. Por parte de Podemos, Ione Belarra también adelantó que apoyará la medida, pero incidió en que se trata de una "tirita" en el gran problema de la vivienda que hay en España, por lo que exhortó a expropiar el uso de la mitad de las viviendas en manos de grandes fondos de inversión y bancos, que según sus cálculos aportarían al Estado 92.000 viviendas.

En el turno del BNG, Néstor Rego trasladó el apoyo a la medida, aunque no entiende que sea temporal y no definitiva, pues se deja la decisión de una futura prórroga en manos del "Gobierno de turno".

Por su parte, el diputado de Compromís y portavoz de Vivienda de Sumar en el Congreso, Alberto Ibáñez, advirtió a la ministra que hacen falta más medidas para garantizar el derecho a la vivienda, entre las que destacó subir un 3% el IPREM para adaptarse al encarecimiento de la vivienda y que exista la obligación de escribir en el registro de la propiedad que hay una moratoria en esa vivienda, para que cuando un banco o "un fondo buitre" quiera comprar la casa, sepa que dentro hay una familia protegida por el Estado.

Artículos relacionados