Los ex­pertos prevén un cierto parón hasta que se aclare el es­ce­nario po­lí­tico y eco­nó­mico

Las crecientes dudas sobre los tipos ralentizan la recuperación del capital riesgo

Ahora es más di­fícil poner de acuerdo a com­pra­dores y ven­de­dores por la fi­nan­cia­ción

Capital Riesgo.
Capital Riesgo.

El ne­gocio del ca­pital riesgo se las pro­metía muy fe­lices con el co­mienzo del pro­ceso de las re­bajas de los tipos de in­terés en la zona euro. Para un sector que vive del apa­lan­ca­miento, la re­duc­ción del precio del di­nero es no ya im­por­tante, sino de­ci­siva, para sacar ré­dito a su ope­ra­tiva. Pero las dudas cre­cientes sobre si los tipos se­guirán o no por en­cima del 4% cuando acabe 2024 en­som­brecen las ex­pec­ta­tivas a corto plazo.

En el congreso anual de Spain Cap celebrado a finales de abril, la patronal del capital privado en España hablaba de “una cierta reactivación de la actividad inversora” a lo largo del primer trimestre del año. Nada extraordinario, por otra parte, teniendo en cuenta la fuerte caída de la inversión en los años 2023 y 2024. Casi 1.200 millones de inversión en cerca de 230 operaciones es una cifra esperanzadora.

Pero las dudas del Banco Central Europeo (BCE) tras contentar al mercado con un primer recorte de 25 puntos básicos amenazan con cortar o, como poco, reducir el ritmo de esta incipiente recuperación. De momento, el anuncio de que se mantiene “la visión restrictiva” obliga al sector a replantearse los plazos de sus estrategias. Es decir, con toda probabilidad tendrá retrasar parte de sus decisiones de inversión.

“Estamos en plena redefinición de nuestra hoja de ruta. Estamos sometidos a un estrés operativo enorme, porque ahora mismo es imposible saber si habrá una, dos o ninguna rebaja más de los tipos de interés en 2024. Así es muy difícil hacer proyecciones. Sólo sabemos que la financiación de las operaciones sigue siendo cara a corto y a medio plazo”, señalan en una firma de capital riesgo nacional.

Signos de reactivación

El problema para los actores del capital riesgo crece si se tiene en cuenta que la zona euro está empezando a ofrecer signos cada vez más elocuentes de reactivación. La confianza de los consumidores subió en junio más de lo esperado. Lo refleja la mejora de 0,3 puntos del índice Sentix en la que es la octava subida consecutiva. Por lo tanto, hay signos de que la economía de la zona euro gana tracción.

Y lo que es una estupenda noticia macro significa también que, de momento, va a ser más difícil poner de acuerdo a compradores y vendedores. Los segundos están exigiendo valoraciones más altas; y a los primeros cada vez les salen menos las cuentas teniendo en cuenta que el endeudamiento para compra sigue siendo un lujo muy caro en estos momentos. Por lo tanto, todo indica que vienen meses de tira y afloja en el que el volumen de operaciones será discreto.

El futuro a seis meses vista es casi indescifrable y complica la operativa de unos fondos de capital riesgo cargados de liquidez que, sin embargo, ven como el viento azota de cara en el ecuador de un ejercicio que estaba llamado a ser el de la gran recuperación de la actividad. Pero todo hace indicar que habrá que esperar para certificar el despegue después de dos años para el olvido.

Artículos relacionados