La si­tua­ción de Unicaja, con nuevo pre­si­dente, es muy dis­tinta a la de Bankinter

La OPA sobre el Sabadell vuelve a poner en el punto de mira a Bankinter y Unicaja

El BCE re­bajó las con­di­ciones sobre fu­siones trans­fron­te­rizas en Europa, algo que no acaba de llegar

Presentación resultados Sabadell.
Presentación resultados Sabadell.

El de­bate es­taba dor­mido, hasta esta se­mana úl­tima. Desde 2020 Europa ca­llaba sobre la ne­ce­sidad de más fu­siones ban­ca­rias, sobre todo trans­fron­te­ri­zas, pero en los úl­timos tres años, prác­ti­ca­mente desde que en el 2021 se ma­te­ria­li­zara la fu­sión de CaixaBank y Bankia en España, y de la compra de UBI Banca por Intesa Sanpaolo, las fu­siones ha­bían des­apa­re­cido del de­bate me­diá­tico. Ahora están de vuelta pero pocos se las creen. Y menos la del BBVA sobre el Sabadell. Este lunes habrá una res­puesta del con­sejo del banco ca­talán

Y eso que el Banco Central Europeo (BCE) promueve e inclusa facilita, desde hace más de 20 años, las condiciones necesarias para las fusiones, al considerar que el panorama financiero europeo está todavía muy fragmentado.

El anuncio de la OPA del BBVA sobre el Sabadell, que daría como resultado la creación del décimo banco europeo -si se realizara, ñlo que pocos creen- vuelve a abrir el melón de las fusiones.

Y de muestra un botón, o dos. En España hay dos entidades, con características bien distintas la una de la otra, que vuelven a situarse en el centro de atención de analistas y buscadores de oportunidades en el retrasado mercado bursátil español, como son Bankinter y Unicaja. Hay que insistir en que las condiciones de uno y otro son muy distintas.

Bankinter no tiene futuro en solitario

En el caso de Bankinter la operación de una OPA no resultaría sencilla sin el beneplácito de la familia de Jaime Botín. Esta parte de la familia Botín tiene en sus manos, a través de su sociedad de cartera Cartival, cuyo administrador único es Alfonso Botín-Sanz de Sautuola y Naveda, vicepresidente ejecutivo de Bankinter, más del 23 % del capital.

Al margen de la sociedad, detentan otros derechos de voto. Además de la familia Botín, pero muy coordinado con sus intereses en la entidad, mantiene también una participación significativa- de más del 5% -el inversor asturiano Fernando Masaveu. A estas participaciones hay que añadir las del Fondo Fidelity y el Banco de Inversiones Lazard, en el entorno del 3 % cada una de ellas.

Demasiado caro

A estos condicionantes hay que añadir su elevada capitalización bursátil, algo superior a los 6.646 millones de euros a cierre de la bolsa del pasado viernes. El banco además supera el umbral del 15% de rentabilidad por capital, lo que hace que sea una de las pocas entidades financieras españolas que cotiza por encima de su valor en libros. Su PER que mide la relación entre el precio de la acción y el beneficio de la entidad es el más elevado del sector, 8,05 veces.

Este año, si la evolución de los tipos le sigue resultando favorable, solo CaixaBank, Santander y Sabadell están en disposición de superar esta barrera de rentabilidad. El BBVA no se le acerca.

En el caso de Bankinter, aunque se ha hablado insistentemente sobre la posibilidad de que sea opado en algún momento, siendo el Santander uno de los nombres recurrentes, su elevado precio no facilitaría la operación si el consejo no diera el visto bueno, pese a los estímulos que viene poniendo el Banco Central Europeo para que se lleven a cabo estas operaciones.

El BCE, partidario de las fusiones

Conviene recordar que el BCE rebajó las condiciones previas de requisitos de capital regulatorio. Ahora, el grupo resultante no los tendría que incrementar más allá de la media de los niveles existentes. El emisor europeo también se inclinó por un tratamiento más favorable del fondo de comercio negativo, el badwill, muy presente en la banca europea, y en especial en la española, donde la mayoría del sector cotiza por debajo de su valor en libros.

El BCE es partidario de aceptar una razonable relajación a la hora de aplicar los modelos internos de medición de riesgos y ponderación de los activos en riesgo, sin tener que volver a e exigir a la entidad resultante de una OPA que vuelva al sistema estándar anterior para solicitar con posterioridad autorización para aplicar los modelos internos.

Unicaja, qué misterio

En cuanto a Unicaja, la situación es muy distinta a la de Bankinter. Recientemente varios medios de comunicación han hablado de los contactos que habrían mantenido desde antes del verano del año pasado, altos ejecutivos del Banco Sabadell, entre ellos su presidente, Josep Oliú y su consejero delegado, Cesar González-Bueno, con la dirección de Unicaja de cara a contemplar una eventual fusión. Contactos que no han prosperado.

El proceso debería resultar más sencillo de llevarse a cabo que en el caso de Bankinter, siempre que hubiera acuerdo, dada la alta concentración del capital en manos de un reducido grupo de accionistas. Los seis principales accionistas, según los datos registrados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores en su memoria del pasado ejercicio de 2023, superan el 67,19 % del capital.

La Fundación Bancaria Unicaja cuenta con el 30,24 %, seguida de Tomás Postigo que reúne el 9,10 %. Indumenta Pueri cuenta con el 8,54 % del capital, mientras Norges Bank alcanza el 7,47 %, seguido de la Fundación Bancaria Caja de Ahorros de Asturias con el 6,67 % y de Santa Lucía Seguros, con el 5,17 %.

Pero la posibilidad de que se produzca una OPA sobre la entidad ha favorecido su revalorización bursátil en lo que va de año, que es del 49,40 %, un 42,92 % sin incluir el dividendo. La operación en términos de capital no parece fuera de mercado. Curiosamente sería el Sabadell uno de los interesados por la entidad.

Con esta revalorización en lo que va de año el Sabadell tendría que desembolsar una cantidad muy importante para hacerse con el control de Unicaja cuya valoración en el mercado es de 3.377 millones de euros.

Finalizada la actual legislatura del Parlamento Europeo, la próxima comparecencia pública oficial prevista de la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, será el próximo 6 de junio, tras la reunión del consejo de Gobierno del emisor europeo. Antes, habrá habido muchas decisiones sobre los procesos de concentración del sector financiero en Europa.

Pero lo que deja claro este segundo intento del BBVA por hacerse con el Sabadell, es la primera nueva señal de que al sector financiero europeo le esperan grandes movimientos para consolidar su concentración. El sector en España no quedará ajeno a los mismos. Aunque el nuevo movimiento del BBVA pueda volver a fracasar tal y como tantos agentes económicos y sindicales desean.

Reunión del consejo del Sabadell

Y hablando de fusiones, este lunes será clave en la OPA BBVA-Sabadell. Si se cumple el guión previsto, el consejo de administración de Sabadell estudiará las primeras valoraciones sobre la oferta del pasado martes realizada. por el BBVA.

El banco catalán apenas tuvo cuatro minutos de adelanto sobre la publicación de loa OPA, a través de una agencia de noticias británica. El banco bilbaíno. luego argumentó que no pudo controlar la noticia, una vez preparada la oferta.

La apuesta para dirigir la gestión de la entidad resultante sería César González Bueno, el verdadero artífice de la milagrosa recuperación del Sabadell. Junto, claro está, la subida de los tipos de interés.

Artículos relacionados