BOLSA

Redeia se sube al tren de la transición

El ti­tu­beante co­mienzo de año de Redeia mar­cado por el es­tan­ca­miento de los be­ne­fi­cios pa­rece estar dando un vuelco en los úl­timos me­ses. Tras una larga tra­vesía por el de­sierto pro­vo­cado por el pro­ceso al­cista de los tipos de in­te­rés, la ges­tora de las redes eléc­tricas es­pañolas vuelve a estar en el radar de los ana­lis­tas.

Las previsiones de próximos recortes de tipos por parte del Banco Central Europeo y la creciente necesidad de inversiones en redes para este año están justificando el creciente interés de los inversores. En este sentido, el grupo ha elevado un 25% sus inversiones en este primer trimestre del año dentro del objetivo de impulsar la transición energética.

Entre enero y marzo, sin embargo, los resultados, con un descenso interanual del 26,7%, siguen todavía sin reflejar ni este esfuerzo ni su solidez financiera ratificada por las agencias de calificación con una deuda financiera neta a 31 de marzo 2024 de 4.892,2 millones de euros, un 1,7% inferior al dato contabilizado al cierre del pasado ejercicio.

Con todo, el mercado va poco a poco recuperando la confianza después de los intensos ajustes sufridos desde mediados de 2022 a principios de 2024. En los estos últimos cuatro meses, la cotización ha experimentado un importante acelerón hasta acumular ya una revalorización superior del 11% en el global del año.

A pesar de la posible recogida de beneficios que se puedan dar en torno a los 16,7 euros por acción, los expertos consideran muy consistente la nueva fase alcista de Redeia con el punto de mira en las inmediaciones de los 18 euros por acción y un segundo objetivo en los máximos de hace casi una década sobre los 20 euros por acción.

Artículos relacionados