Igualará a la SEPI con el 10% de la ope­ra­dora pre­si­dida por José María Álvarez-Pallete

Criteria consolida su estrategia en Telefónica y se sitúa como ‘caballero blanco’ del Ibex-35

La pla­ta­forma in­ver­sora de La Fundación La Caixa, pro­ta­go­nista de las grandes ope­ra­ciones em­pre­sa­riales

Isidre Fainé, presidente de CriteriaCaixa.
Isidre Fainé, presidente de CriteriaCaixa.

CriteriaCaixa, la pla­ta­forma in­ver­sora de la Fundación Bancaria La Caixa, se con­ver­tirá en el primer ac­cio­nista de Telefónica con la misma par­ti­ci­pa­ción (10%) que el Estado man­tiene a través de la Sociedad es­tatal de Participaciones Industriales (Sepi). Con ello, la com­pañía que pre­side Isidre Fainé re­fuerza el ‘escudo es­pañol’ puesto en marcha por el Gobierno tras la in­tem­pes­tiva en­trada de la saudí STC en el ca­pital de la ope­ra­dora pre­si­dida por José María Álvarez-Pallete. La misma fun­ción puede desem­peñar en Naturgy, deseada por un fondo pú­blico de Abu Dabi.

Criteria consolidará, así, la nueva estrategia puesta en marcha a principios de año tras el relevo de su primer ejecutivo con el nombramiento de Ángel Simón como consejero delegado. Simón ha dado un giro radical a la política de inversiones del holding inversor para centrarse en la toma de “relevantes participaciones accionariales en sectores estratégicos internacionales”.

Nacionalidad española de Naturgy

Con 4.000 millones de euros en cartera para invertir, Criteria Caixa protagoniza otras operaciones que, además de sostener el flujo de dividendos hacia La Fundación La Caixa, aseguran la españolidad de empresas como Naturgy de la que actualmente controla el 26,7% del capital.

La inversora catalana negocia con la energética de Abu Dabi, Taqa, para que se convierta en el relevo de los fondos CVC (controla el 20,4%) y GIP (posee el 20%). Aunque las negociaciones siguen en marcha, todo indica que Criteria y la compañía de los Emiratos Árabes podrían repartirse al 50% el capital de la energética española que preside Francisco Reynés.

Este cambio en el accionariado, que requerirá el lanzamiento de una oferta pública de adquisición (OPA) por el 100% de Naturgy, supondrá para la energética española la incorporación de un accionista industrial que, como tal, tiene sus propias exigencias respecto al modelo de gobernanza y la nueva estrategia de futuro.

CriteriaCaixa tiene distribuidas sus cartera de inversiones en cuatro áreas: Banca, Industria y Servicios, Inmobiliario y ‘Otros Activos Financieros’. El valor neto de sus activos (NAV) supera los 22.100 millones de euros según sus cifras oficiales.

Precisamente, en el área inmobiliaria, la inversora que dirige Ángel Simón acaba de cerrar su vuelta al accionario de Inmobiliaria Colonial, de la que ha adquirido (vía ampliación de capital) el 17% del accionariado y que ha supuesto la inversión de 350 millones de euros más la aportación de ocho inmuebles de InmoCaixa.

Según el comunicado oficial de la compañía de cartera, la operación permitirá “reforzar la posición de liderazgo de Colonial en su negocio de alquiler de oficinas en las ciudades en las que opera”. Como añadido, la inyección de fondos permitirá a la Socimi que preside Juan José Brugera reducir su endeudamiento el 5% y asegurar el plan de inversiones cifrado en 385 millones.

La estrategia de invertir en empresas líderes es al que ha marcado la entrada en el capital de la perfumera catalana Puig Brands, a la que ha destinado 425 millones para hacerse con el 3,05% del accionariado durante la colocación que la compañía familiar realizó para salir a cotizar en Bolsa.

El inversor más deseado

Si las operaciones que Criteria tiene en marcha son ya suficientemente significativas no lo son menos aquellas en las que pretenden involucrarla ya sea desde el mercado, las Administraciones o las propias compañías.

El ejercicio de 2024 se ha iniciado con una fuerte inversión extranjera que pretende aprovechar que las cotizaciones bursátiles siguen por debajo del valor real de las compañías, como en el caso de Telefónica, de Talgo o de Indra.

En el caso del fabricante de ferrocarriles español, la húngara Ganz-Mayag Europe ha presentado una OPA sobre el 100% de Talgo a un precio de cinco euros por título. La operación, sin embargo, ha recibido el ‘no’ del Gobierno, que no quiere que uno de los líderes de la industria española pase a estar controlado por una compañía de la que sospecha que mantiene vínculos con el presidente ruso Vladimir Putin.

El Ejecutivo español prevé acogerse a la normativa europea y declarar a Talgo empresa estratégica por su conocimiento y acceso a información crítica de la infraestructura ferroviaria española. En paralelo, el Gobierno intenta promover un consorcio industrial y financiero que compita con la oferta húngara.

Hasta ahora, Criteria ha rehusado participar con la propia Ganz-Mayag en la operación que contaba con el holding inversor como vía para resolver la oposición política a su operación. Está por ver si su participación en Talgo se convierte en moneda de cambio para obtener el ‘placet’ gubernamental a la operación Naturgy.

Otro tanto parece suceder con Indra. El gigante tecnológico que preside Marc Murtra cuenta con la Sepi como principal accionista (25,159%) y cuenta con las españolas Escribano (8%) y Sapa (7,944%) como inversores destacados.

Dado el importante (y creciente) negocio militar de la tecnológica, llamada a convertirse en el eje del polo de defensa español que aglutinaría compañías como Navantia, aumentar la presencia de inversores nacionales tranquilizaría a su contratista principal.

No en vano, inversores foráneos tanto individuales como Joseph Oughourlian (presidente y máximo accionista de Prisa entre otras) como institucionales (Fidelity, ING, JP Morgan o FMR) controlan más del 21,5% del capital según las comunicaciones registradas en la Comisión Nacional del Merado de Valores (CNMV).

Criteria Caixa cerró 2023 con un beneficio de 1.910 millones en el 2023, el 59% más que el año anterior gracias fundamentalmente a la mejora de los resultados de CaixaBank y Naturgy.

Artículos relacionados