Los in­ver­sores ins­ti­tu­cio­nales llenan sus car­teras a través de los ETF

El bitcoin bate récords de demanda un mes después de su prueba de fuego

La co­ti­za­ción mira hacia los 70.000 dó­lares tras su­perar el es­pe­rado ‘halving’

Bitcoin.
Bitcoin.

No se puede afirmar que las sal­vajes os­ci­la­ciones his­tó­ricas de los pre­cios de las crip­to­mo­nedas hayan pa­sado a la his­to­ria. Sería una te­me­ridad ase­verar tal cosa te­niendo en cuenta que ha­blamos de ac­tivos des­re­gu­la­dos, pero no cabe duda de que algo está cam­biando de la mano del bit­coin, que mira desde más cerca la cota de los 70.000 dó­lares cuya rup­tura po­dría dar vía libre hacia los má­ximos del año.

Se cumple ahora un mes desde el esperado ‘halving’ -evento que se repite cada cuatro años y que reduce la emisión de nuevos bitcoins- y la criptomoneda ha hecho desde entonces un ejercicio de estabilidad. Salvo un intento de corrección reseñable en el tramo final de abril, el precio ha ido desde los casi 65.000 dólares hasta los actuales cerca de 67.000 dólares. Por lo tanto, el bitcoin ha pasado la prueba con nota.

Con buena puntuación que es equivalente a un ejercicio de madurez que tiene mucho que ver con la irrupción totalmente exitosa de los ETF al contado. Grandes inversores institucionales, estados y grandes fortunas han colocado grandes cantidades de liquidez en estos productos que distintas fuentes cifran en 12.000 millones de dólares. Una ingente cantidad de la que participan algunas de las grandes firmas de inversión mundiales.

Nombres como Millennium Management, Morgan Stanley o Farallon Capital están entre grandes aportadores a los ETF, que se han convertido en una fuente de estabilidad para el bitcoin. Y también de prestigio, porque su efecto arrastre sobre otros inversores ha sido extraordinario en las últimas semanas. Ahora el bitcoin es un activo cada vez más complementario con otros, de los que no tiene excesiva dependencia.

Avances parqalelos en Wall Street

Los avances del bitcoin hacia las puertas de los 70.000 dólares se han producido en paralelo a los grandes avances de los índices de Wall Street, en máximos históricos y con el Dow Jones pisando ya el terreno inexplorado de los 40.000 puntos. En un mercado inundado de liquidez, hay muchos destinos para el dinero. Y las criptomonedas son un instrumento cada vez más potente de diversificación.

“Los inversores grandes han entendido que una cartera equilibrada debe tener algunos componentes importantes de criptomonedas. A gran escala el movimiento apenas se circunscribe ahora al bitcoin, pero pronto se pueden incorporar otras criptomonedas que están ganando tamaño y liquidez. Parece que el fenómeno apenas acaba de comenzar, aunque creo que necesita un período de consolidación”, señalan en una gran gestora nacional.

La realidad es que, al margen de si habrá un nuevo rally -los innumerables gurús de las criptomonedas tienen sus opiniones muy divididas y hay quien vaticina caídas de doble dígito-, hay claros indicios de que el bitcoin sigue acaparando interés en un momento clave en unos mercados pendientes de la Reserva Federal. La posibilidad de que pueda bajar tipos en septiembre gana enteros tras los últimos datos de inflación en Estados Unidos.

Que el Chicago Mercantile Echange (CME) esté estudiando la posibilidad de ofrecer operativa al contado sobre el bitcoin puede suponer un nuevo impulso para la criptodivisa a lo largo de este 2024. El mayor mercado de derivados del mundo ha advertido que hay un nicho de negocio extraordinario en un activo que no ha llegado a la mayoría de edad, pero que ya hace tiempo que ha dejado atrás los pantalones cortos.

Artículos relacionados