Las acu­sa­ciones del líder ar­gen­tino ponen las re­la­ciones al borde de la rup­tura

Milei anima en Madrid a invertir en Argentina primero, y luego desata una crisis diplomática

Detalla su plan eco­nó­mico a Telefónica, BBVA, Santander, Dia y Mapfre, entre otras

Javier Milei, pte. de Argentina.
Javier Milei, pte. de Argentina.

El pre­si­dente ar­gen­tino, Javier Milei, es­tuvo unos días en Madrid para asistir a un acto elec­to­ra­lista del par­tido Vox, apro­vechó para man­tener una reunión con las em­presas es­pañolas pre­sentes en su país y, de paso, re­abrir una crisis di­plo­má­tica pro­vo­cada por un ataque de un mi­nistro de Sánchez, y que ya pa­recía con­te­nida. Milei de­talló su plan eco­nó­mico (aprobado y su­per­vi­sado por el FMI) y sondeó las in­ten­ciones in­ver­soras de las com­pañías es­pañolas pero, sin en­co­men­darse a na­die, lanzó un dardo per­sonal en­ve­ne­nado a Pedro Sánchez, que ha de­jado las re­la­ciones España-Argentina al borde de la rup­tu­ra..

Sin querer “adelantar acontecimientos”, el Gobierno de Sánchez insistía que las palabras de Milei, dirigidas a la esposa del presiente socialista (no precisamente amigo del heterodoxo polítcio argentino) “tendrán consecuencias”.

Milei se reunió el sábado, 18 de mayo, con altos ejecutivos de Santander, BBVA, Telefónica, Iberia, Dia, Ecoener, Mapfre, Indra, Abertis, Naturgy, Rothschild&Co España, AB Living y Consello y con el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. La meta de la cita, a puerta cerrada, era explicar el plan económico de Buenos Aires y la desregulación emprendida; ‘vender’ las oportunidades de negocio que se abren y conocer los planes de las compañías, además de tranquilizar a las firmas radicadas en el país sobre el rumbo de la economía.

El presidente detalló la situación económica de Argentina y sus esfuerzos para combatir déficit e inflación, y enfatizó las “acciones proactivas” para atraer más IED, destacando el compromiso de su Gobierno para mejorar el clima de negocios y prometió la seguridad jurídica necesaria” para operar. Enfatizó las medidas adoptadas para recuperar la credibilidad financiera, como la reducción de deuda, el recorte de gasto y subvenciones y las iniciativas para reducir inflación y recobrar el crecimiento. Milei busca eliminar la incertidumbre y animó a invertir más en su país con el Régimen de Incentivo de Grandes Inversiones.

Estabilidad y seguridad

Los empresarios no hicieron declaraciones sobre una reunión en la embajada argentina que Milei calificó de “fabulosa” y muy relevante para fortalecer las relaciones entre ambos países. Sin embargo, la situación avanza por otros derroteros tras un nuevo cruce de acusaciones entre el presidente y el Gobierno español y no cabe descartar una ruptura de las relaciones.

Y es que el domingo, en una convención de políticos derechistas organizada por Vox, ‘Europa Viva 24’, a la que asistieron Santiago Abascal, que tiene una especial relación con Milei, Marine Le Pen, Giorgia Meloni y Viktor Orbán, calificada por Moncloa de “encuentro de ultraderechistas”, Milei lanzó un duro ataque contra el socialismo y azuzó de nuevo la crisis con Madrid al calificar de “corrupta” a la esposa del presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, reavivando la polémica generada hace dos semanas y que parecía haberse cerrado.

España, a través del ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ha exigido a Milei que se retracte y se disculpe y ha llamado a consultas ‘sine die’ a la embajadora española en Buenos Aires, además de convocar al embajador argentino en Madrid para exigir que Milei pida disculpas, algo que el presidente argentino ya ha descartado. “España exige al señor Milei disculpas públicas. En caso de no producirse, tomaremos todas las medidas que creemos oportunas para defender nuestra soberanía y dignidad”, dijo Albares, para quien “Milei ha llevado la relación España-Argentina a su momento más grave” en la historia.

Reproches desde CEOE

De hecho, España no excluye romper relaciones. “Cuando tenemos que actuar, actuamos”, dijo Albares, que acusó a Milei de “ataque frontal a la democracia y a las instituciones que rompe con los usos diplomáticos”. Por su parte, el portavoz de Milei ya ha avanzado que éste no va a pedir disculpas: “no tiene por qué. No hizo mención a Begoña Gómez”. El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, rechazó el ataque a la mujer de Sánchez. “Son declaraciones fuera de tono. No nos gusta la radicalidad”, dijo, para indicar que en la cita empresarial. “se habló de economía y las empresas plantearon sus problemas”.

El choque entre los gobiernos de Milei y Sánchez se abrió el 3 de mayo cuando el titular de Transportes español, Óscar Puente sugirió que el líder argentino consumía drogas, lo que fue respondido con extremada contundencia por el mandatario, quien tildó de “calumnias e injurias” las palabras del ministro, atacó las políticas del Ejecutivo español y se refirió al caso de Gómez, indicando que “el Gobierno Sánchez tiene problemas más importantes de los que ocuparse, como las acusaciones de corrupción que caen sobre su esposa”.

En su viaje a España, Milei, que llegó a la presidencia con el 56% del voto y arrebató el poder al peronismo, no se reunió con Sánchez ni con el Rey. Argentina, tercera economía de Latam, es destino clave para las empresas españolas. Las que tienen mayor exposición allí son Santander, Naturgy, Telefónica, BBVA, Mapfre, ArcelorMittal y Acerinox, pero también operan con volumen importante de negocio DIA, Prosegur, Codere, ACS y Acciona. Otras firmas presentes allí son Inditex, Indra, Abertis, FCC, Sacyr, Copasa, Elecnor, CAF, Juliá, Air Europa, Freixenet, Iberia, Meliá, NH, Puig o Iberconsa.

España es primer inversor europeo y segundo mundial en Argentina, tras EEUU, con más de 18.000 millones de euros, y uno de los grandes socios comerciales. La situación económica dista de ser halagüeña, pero hay cierta mejoría. El país está en recesión y la inflación supera el 200%, si bien los precios han comenzado a bajar desde inicio de año. No obstante, Argentina logró en enero el primer superávit fiscal en 12 años, gracias a los recortes de gasto público aplicados por Milei desde diciembre. Y el peso se ha fortalecido.

El Gobierno confía en que la economía se recobrará rápidamente gracias a las medidas en marcha. Y los entes internacionales otean recuperación para 2025 si el nuevo Ejecutivo tiene éxito con su agenda fiscal y el control de la inflación. La OCDE cree que el PIB caerá el 2,3% en 2024, tras bajar el 1,1% de 2023, y crecerá el 2,6%, en 2025. FMI y BM prevén una caída del PIB el 2,8% este año y un crecimiento del 5% en 2025.

Artículos relacionados