TRIBUNALES

La Justicia de Madrid rechaza la apelación del arbitrista Gonzalo Stampa

La con­dena al ár­bitro Stampa en el caso del sultán de Sulu pone en jaque a Therium, el fondo que fi­nan­ciaba la de­manda

Gonzalo Stampa. arbitrista.
Gonzalo Stampa. arbitrista.

El Tribunal de Apelaciones de Madrid ha ra­ti­fi­cado la con­dena de seis meses e cárcel y un año de in­ha­bi­li­ta­ción, por desacato al tri­bu­nal, del abo­gado ar­bi­trista ma­dri­leño Gonzalo Stampa, que in­ter­medió en el con­flicto entre el Estado de Malasia y el Sultanato de Sulu en un viejo con­flicto por más de casi 15.000 dó­la­res. Este con­flicto guar­daba re­la­ción con unos al­qui­leres no abo­nados en di­versos te­rri­to­rios del Océano Indico que ahora per­te­necen a Malasia, según in­dican di­versas fuen­tes.

Según informan abogados del Gobierno malayo a al diario especializaddo Confilegal, "El 17 de mayo de 2024, el Tribunal de Apelación de Madrid ha notificado su decisión de confirmar la sentencia del Tribunal Penal de Madrid del 22 de diciembre de 2023, que declaró a Gonzalo Stampa culpable de desacato al tribunal".

Esta información de parte procede de Azalina Othman Said, ministra en el Departamento del Primer Ministro, responsable de Derecho y Reforma Institucional en el Gobierno de Malasia, que es acusación particular en esta causa. La información, sin embargo, no es asumida por los abogados del Sultanato, que no han recibido la notificación a fecha de hoy.

El desacato es la versión anglosajona del delito de desobediencia grave a la autoridad del Código Penal español.

Según el diario especializado, el comunicado de Malasia asegura, a fecha del 17 de mayo, que "Gonzalo Stampa, quien actuó de árbitro en la demanda por 14.920 millones de dólares interpuesta por los herederos del Sultanato de Sulu contra el Estado de Malasia y que falló a favor de los primeros, fue condenado el pasado mes de diciembre a 6 meses de prisión por el magistrado Eduardo Muñoz de Baena Simón, del Juzgado de lo Penal 31 de Madrid.

El árbitro no cumplió con la orden de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de abandonar dicho arbitraje".

La Audiencia Provincial de Madrid, ante la que apeló la representación legal de Stampa, todavía no ha hecho pública la sentencia en España.

"En su fallo», relata la ministra Said, el Tribunal de Apelación de Madrid confirma que el señor Stampa desobedeció consciente y deliberadamente las claras resoluciones y órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, derivadas de la anulación de su nombramiento como árbitro. El Tribunal de Apelación de Madrid ha desestimado la apelación del señor Stampa contra la sentencia del 22 de diciembre de 2023 emitida por el Tribunal Penal de Madrid, y confirma la sentencia de 6 meses de prisión y la prohibición de ejercer como árbitro durante un año para el señor Stampa".

La ministra malaya, Azalina Othman Said, autora del comunicado en el que informa que la Audiencia Provincial de Madrid, en funciones de apelación, ha confirmado la condena de 6 meses de prisión del árbitro español, Gonzalo Stampa, por un delito de desobediencia grave a la autoridad.

El tribunal de apelación, de acuerdo con la ministra malaya, «ha confirmado que el señor Stampa tenía la obligación de cumplir con los fallos y órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, independientemente de su opinión sobre ellos o de cualquier desarrollo en el supuesto arbitraje que continuó presidiendo ilegalmente, incluso después de la anulación con efectos retroactivos de su nombramiento y del laudo parcial sobre jurisdicción que había emitido».

Y añade: «Malasia acoge con satisfacción este fallo histórico como una victoria trascendental para el estado de derecho que ayudará a preservar la santidad del arbitraje internacional como una forma alternativa de resolución de disputas. Confirma, una vez más, que el fraude de Sulu fue posible gracias al comportamiento delictivo de un árbitro deshonesto. Por lo tanto, Malasia también confía en que esta victoria servirá como un mayor disuasivo para las acciones ominosas llevadas a cabo por los perpetradores del fraude de Sulu».

La condena al árbitro Stampa en el caso del sultán de Sulu pone en jaque a Therium, el fondo que financiaba la demanda. La ministra de Malasia termina con un párrafo dando jabón a su jefe, el primer ministro YAB Dato’ Seri Anwar Ibrahim, y a su colega del Ministerio de Asuntos Exteriores y a su personal, a la Fiscalía General, a la División de Asuntos Legales, a la llamada Secretaría Especial de la Sala de Guerra de Sulu, a sus colegas del gabinete y a los malayos en general.

Artículos relacionados