Telefónica, Enagás, Bankinter, Fluidra, Grifols, ACS o Solaria, en el punto de mira

Los fondos bajistas aprietan en el Ibex-35, pero los inversores prefieren ignorar sus avisos

La ba­jada de tipos de prin­cipio de ve­rano mar­cará un antes y des­pués en los mer­cados y en la banca

Solaria da la espalda.
Solaria da la espalda.

El Ibex 35 en­cara el úl­timo tercio de mayo con una subida de algo más de 4% en lo que va de mes y del 12% en lo que va de año. Aunque ha de­jado ciertos signos de can­sancio en el tramo final de la se­mana pa­sada, el se­lec­tivo se está con­so­li­dando en los ni­veles más altos desde 2015, ha­ciendo caso omiso al viejo afo­rismo que dice que hay que vender en bolsa en mayo y salir co­rriendo. Telefónica, Enagás, Bankinter, Fluidra, Grifols, ACS o Solaria son al­gunas co­ti­zadas en el punto de mira de los fondos es­pe­cu­la­ti­vos. . .

Hay un ambiente generalizado de optimismo en todo el mundo -el índice Dow Jones estadounidense acaba de cerrar por primera vez en la historia por encima de los 40.000 puntos y los otros dos grandes índices de la primera economía del mundo están en máximos históricos, como el DAX alemán en Europa- a la vista de la rebaja de tipos interés que viene a uno y otro lado del Atlántico. Nadie quiere perder el tren de la renta variable.

Tampoco los inversores bajistas, que creen que el ambiente general, incluso de cierta euforia, no está justificado. El mercado acaba de reaccionar con cierta exageración al alza a la publicación del último dato de inflación de Estados Unidos (un IPC del 3,4% en abril y el 3,6% en tasa subyacente que esta vez no han dado sorpresas negativas) y que dispararon las expectativas de los inversores la semana pasada. Poco importa que la Reserva Federal haya intentado calmar los ánimos.

El banco central estadounidense ha asegurado que serán necesarios más datos positivos para bajar los tipos este verano. Aunque los inversores siguen viendo la botella medio llena, los ‘hedfe fund’ apuestan cada vez más por una corrección que creen que será de doble dígito. Ahí están sus últimos movimientos en el Ibex 35 como demostración de que algo puede oler a chamusquina en las máquinas del mercado.

Fondos de cobertura

Los fondos de cobertura han elevado sus posiciones cortas en valores como Telefónica, Enagás, Bankinter, Fluidra, Grifols, ACS o Solaria en los últimos días de este mes de mayo. Una demostración de que creen que sus valoraciones en bolsa no están justificadas, al menos en el más rabioso corto plazo. Pero, de momento, el grueso de estos valores aguanta el tipo y reta a los inversores más temidos del mundo.

“Lo cierto es que tras una temporada de resultados en la que ha habido de todo, el mercado se ha hecho más fuerte y resistente. Da la impresión de que los inversores sólo se quedan con la lectura buena de una situación que en los mercados parece cogida con alfileres, porque la inflación sigue siendo demasiado alta, las valoraciones de las bolsas exigentes y el futuro de los tipos de interés, una incógnita”, aseguran en un gran bróker nacional.

Son cada vez más los expertos que advierten de una corrección de más del 10% en los mercados de acciones, que de momento aguantan a pie firme desafiando la historia, que dice que se acumulan más y mejores rentabilidades entre noviembre y abril que en el período comprendido entre mayo y octubre. Pero inversores y analistas consideran que estamos ante un momento excepcional.

“Hay una posibilidad, y es que los próximos datos de inflación en EEUU y en Europa sean buenos y podamos ver la inflación más cerca del 3,5% que del 4% cuando acabe el año en la zona euro. El mercado ya había descontado un ritmo de descenso más pausado y ahora quieren ser optimistas con el futuro inmediato. Es una apuesta fuerte porque está cargada de incertidumbre, pero no descartable”, señala un veterano analista.

Artículos relacionados