Los me­tales son una fór­mula de lucha frente a la de­va­lua­ción de la mo­neda

Oro y plata se consolidan como valores refugio después que varios estados de EEUU anulen su fiscalidad

Cobra fuerza la pro­tec­ción al di­nero fí­sico, como fór­mula frente a la in­fla­ción y la deuda dis­pa­rada

Metales, oro y plata.
Metales, oro y plata.

Mientras el poder le­gis­la­tivo es­ta­dou­ni­dense centra sus es­fuerzos en la pro­tec­ción de los ciu­da­danos frente a la in­fla­ción y a una deuda dis­pa­rada, los es­tados han co­men­zado a tomar de­ci­siones por su cuenta que ca­minan en el mismo sen­tido, pero a través de otras es­tra­te­gias. Nebraska es el úl­timo estao de la Unión que ha su­pri­mido los im­puestos de las plus­va­lías re­gis­tradas por las ventas de oro y plata.

La nueva ley promulgada por este estado establece que cualquier “ganancia” o “pérdida” sobre las ventas de metales preciosos declaradas en las declaraciones de impuestos federales sobre la renta se anulan, eliminándolas así del cálculo del ingreso bruto ajustado de un contribuyente de este estado.

La medida adoptada por Nebraska ha tenido como impulsor al senador Ben Hansen, quien ha comentado que “El oro y la plata son las únicas formas de moneda mencionadas en nuestra Constitución y con ello viene la capacidad del pueblo de utilizarlas como tales sin penalización por parte del gobierno. Ahorrar y usar oro y plata es nuestro derecho y uno de los únicos frenos y contrapesos a la interminable devaluación de nuestro papel moneda por parte de nuestro gobierno federal”.

Un artículo publicado por el Instituto Mises advierte que la conversión en dinero físico de la venta de metales supone unas ganancias que “no reflejan un aumento en el valor real, sino más bien la devaluación en curso de la moneda”. Algo que ignora por completo el Servicio de Impuestos Internos, “que impone impuestos sobre las ganancias de capital sobre tales transacciones”. Nebraska se ha rebelado contra esta postura, rechazando incluir el resultado de estas operaciones en el capítulo de ingresos.

La decisión de Nebraska se enmarca en un amplio movimiento, ya que otros once estados han dejado de cobrar impuesto sobre la renta sobre las ventas de metales preciosos. Arkansas, Arizona y Utah han promulgado recientemente dichas leyes. Iowa, Georgia, Oklahoma, Missouri, Virginia Occidental y Kansas están evaluando la adopción de una medida similar en 2024.

"Las inversiones en monedas y lingotes de metales preciosos en Nebraska ahora están exentas, con razón, tanto del impuesto sobre las ventas como del impuesto sobre la renta", ha señalado Stefan Gleason, director ejecutivo de Money Metals y presidente de Sound Money Defense League.

Nuevsa ley estadounidense sobre metales

El movimiento sobre estas transacciones no se queda en el oro y la plata. El artículo publicado por Mises señala que “la nueva ley define la moneda digital del banco central como “un medio digital de cambio, token o unidad de cuenta monetaria emitido por el Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos o cualquier agencia federal análoga que dichas entidades federales ponen directamente a disposición del consumidor.

La moneda digital del banco central (CBDC) incluye un medio digital de cambio, token o unidad de cuenta monetaria emitida de esta manera que es procesada o validada directamente por dichas entidades federales”.

Hansen ha advertido que “debemos estar muy atentos en nuestra evaluación y aplicación de una moneda digital del banco central para asegurarnos de que no se conviertan en un peligro para nuestra libertad”.

Esta filosofía se encuentra detrás de las últimas normas legislativas adoptadas en Tennessee, Carolina del Norte, Florida, Dakota del Sur e Indiana. Nebraska, por su parte, se ha sumado a Utak, Wisconsin y Kentucky en la promulgación de leyes favorables al dinero físico en este año 2024.

Artículos relacionados