Adquirir el Sabadell me­diante una am­plia­ción y sin di­nero su­pone una huida hacia ade­lante

El 'problema Garanti' se proyecta sobre la OPA del BBVA

El banco de Carlos Torres acu­mula un riesgo "desproporcionado" en deuda pú­blica turca y en in­fra­es­truc­turas

Garanti Bank, la filial turca del BBVA.
Garanti Bank, la filial turca del BBVA.

La di­lu­ción de riesgos me­diante una sig­ni­fi­ca­tiva am­plia­ción de los pa­sivos y ac­tivos del BBVA es­taría de­trás de su “urgencia” por una fu­sión con el Banco Sabadell, según los ana­listas con­sul­tados por Capital Madrid. La fi­lial en Turquía de la en­ti­dad, el Turkiye Garanti Bankasi, tiene una car­tera des­pro­por­cio­nada y poco ren­table de fi­nan­cia­ción de in­fra­es­truc­turas y unos 2.300 mi­llones de euros en deuda pú­blica lo­cal. Carlos Torres ne­ce­sita ur­gen­te­mente di­luir el que ya se co­noce dentro del banco como el 'problema Garanti'

El volumen de inversión en los instrumentos de deuda emitidos por el Estado turco es el resultado de los coeficientes aplicados en proporción a las inversiones de los bancos hasta hace muy poco. El Gobierno de Recep Tayyik Erdogan se ha financiado durante años mediante la colocación de deuda pública a los bancos del país.

El resultado de esa política se refleja en el hecho que los bancos tienen en sus carteras el 79% de la deuda interna emitida por el Estado. Al 31 de diciembre de 2023, la deuda total de Turquía era de 7,8 billones de liras turcas (unos 223.000 millones de euros), repartida a partes iguales entre interna y externa.

Fuerte depreciación de la deuda

Uno de los grades problemas del Garanti es que la cartera de deuda pública se ha depreciado respecto de su valor en libros a causa de un incremento en los tipos de interés de referencia aplicados por el Banco Central de la República de Turquía.

El último aumento en marzo pasado dejó los tipos de referencia en el 50% anual. Durante años Erdogan calificó a los tipos de interés altos como la raíz de los males económicos de la sociedad. Mantuvo una lucha personal con el banco central: destituyó y colocó presidentes del ente regulador con el objetivo de mantener los tipos de interés en el nivel más bajo posible.

En junio de 2023. después de las elecciones presidenciales de mayo que le dieron nuevamente el gobierno a Erdogan, éste accedió a colocar al frente del regulador a Fatih Karahan, un ortodoxo monetarista al que autorizó a retomar las riendas de la emisión monetaria vía tipos de interés. Era un intento desesperado de controlar la inflación que el banco central prevé en el 39% anual en el 2024 pero que en abril fue del 69%.

Rendimiento elevado de los bonos

El rendimiento del bono a 10 años está en el 27,35%, comparado con el 9% en mayo de 2023. Es cierto que el rendimiento tuvo picos, como en 2022 del 25%, pero éstos han sido niveles excepcionales. La tendencia ahora es al alza y el efecto es que -como el rendimiento es implícito- el precio del bono cae para ofrecer esa rentabilidad. Liquidar una cartera de deuda en esas condiciones puede ocasionar pérdidas.

Quedarse con la deuda

De momento Garanti lo mejor que puede hacer es quedarse con la deuda en su cartera. Mientras tanto el Gobierno ha emprendido un programa de ahorros severo -recorte del gasto público- con el objetivo de generar caja destinada a recuperar las reservas, exhaustas después de años de defender el tipo de cambio de la lira sin mayor éxito. No sólo eso, sino a reducir la deuda con los swaps con países amigos y con la banca turca. Turquía estuvo en junio pasado al borde de una crisis de pagos por el riesgo de balance (https://www.cfr.org/blog/turkeys-increasing-balance-sheet-risks).

La capitalización bursátil de la filial turca era el 14 de mayo de 10.800 millones de euros. El BBVA tiene el 86% del capital del Garanti, lo que equivale a la cotización de este martes a 9.288 millones de euros. Apenas unos 1.000 millones más de lo que ha pagado desde 2011 para controlar la participación mayoritaria.

Es más que dudoso que el BBVA logre vender el Garanti de la noche a la mañana logrando un precio que no lo obligue a soportar una pérdida en sus cuentas, aunque puede proponerse ceder una participación mediante la venta de un bloque de acciones en el mercado.

Diferencias con México

El banco turco obtuvo un beneficio de 1.700 millones de euros en 2022 comparado con un beneficio de 5.500 millones de euros en la filial mexicana del BBVA, y los 160 millones de euros en la filial argentina. “No cabe la menor duda de que al BBVA se le impone una rotación de activos si se quiere incrementar la rentabilidad de la inversión y reducir el riesgo”, señaló un analista bancario.

OPA condenada al fracaso

“De vender un bloque lo más rápido y eficiente sería vender en México, un activo que contribuye de forma significativa a las cuentas del BBVA”, añade un ex ejecutivo de la entidad. Lo ciertos es que para la mayoría de los analistas internacionales la oportunidad del anuncio de la OPA, en vísperas de las elecciones autonómicas en Cataluña, huele a pólvora, y existe la convicción de que la operación hostil tal como está planteada va a un fracaso.

Aún faltan seis meses para que los permisos y trámites pertinentes se subsanen contando con que tras las europeas el Gobierno de Pedro Sánchez cambie de parecer sobre la oportunidad de la operación. Pero lo que queda claro es que si la oferta no se endulza con dinero no habrá éxito.

“Tal como está planteada la OPA no es atractiva, y basta con ver las medidas de reparto que el Sabadell ha ofrecido a sus accionistas y los ahorros previstos en el futuro en la filial británica, para que el accionariado no pique”, señala un analista.

Incertidumbre política en Turquía

Por añadidura, no hay un seguro vitalicio de que la política macroprudencial del Banco Central de la República de Turquía va a funcionar, se repondrán las divisas perdidas, se cumplirá con la deuda en forma de swaps contraída con países del Golfo, y se mantendrá la reducción y desaparición prevista de la obligación de invertir en deuda pública. La incertidumbre política no se va a evaporar en Turquía en el corto plazo.

El Banco de España ha reflexionado sobre esto en el pasado: https://repositorio.bde.es/bitstream/123456789/30732/1/be2303-art01e.pdf y aunque estamos ante un viraje profundo de de la política monetaria, la coalición en el gobierno es muy sensible a la efervescencia social que esta política puede generar. Mucho se habla sobre las formas en cuanto al BBVA, pero lo relevante son las cuestiones de fondo.

Artículos relacionados