Su nuevo sis­tema de re­tri­bu­ciones puede su­perar los nueve mi­llones de euros solo en el tér­mino fijo

Iberdrola propone a la JGA subir un 25% la remuneración del consejo y la alta dirección

Dos meses des­pués del anuncio sigue sin pre­sentar la OPA sobre su fi­lial es­ta­dou­ni­dense Avangrid

Galán hace patria con los accionistas.
Galán hace patria con los accionistas.

Ignacio Sánchez Galán lle­vará a la junta de ac­cio­nistas que se ce­lebra este viernes en Bilbao un nuevo plan de re­tri­bu­ción para el con­sejo y la alta di­rec­ción del grupo. La pro­puesta ele­vará un 25%, como mí­nimo, las re­tri­bu­ciones a los má­ximos di­rec­tivos de la em­presa. En to­tal, el au­mento del tér­mino fijo lle­vará la re­tri­bu­ción de los con­se­jeros -según la pro­puesta que vo­tará la junta- hasta los nueve mi­llones de eu­ros.

Eso supone una subida del 24,89% con respecto a los 7,2 millones que los catorce consejeros de la eléctrica cobrarán con cargo al ejercicio de 2023.

La retribución de los consejeros de Iberdrola incluye un fijo y primas por asistencia a las reuniones del consejo o sus comisiones, diversas prestaciones asistenciales (seguros de responsabilidad civil, accidentes y vida y bonificaciones en la tarifa eléctrica -común en el sector-) y exige el compromiso de no concurrencia.

Si los accionistas votan este viernes a favor de esta propuesta, el presidente del consejo pasará a tener una retribución fija de 600.000 euros anuales, mientras la del vicepresidente será de 480.000. Cada consejero cobrará 200.000 euros aunque si presiden alguna de sus cinco comisiones añadirán 440.000 euros más. Los miembros de cada comisión reciben otros 100.000 euros.

Paralela a la subida de la cuota fija, las primas de asistencia bajarán hasta los 6.000 euros por reunión para el presidente del consejo y los presidentes de las comisiones y a 4.000 euros por reunión del consejo y de cada una de sus comisiones.

** *Cinco comisiones, cinco sobresueldos+

El consejo de Iberdrola cuenta con cinco comisiones, todas ellas con un secretario no consejero: la Comisión Ejecutiva Delegada (seis miembros, presidida por Ignacio Galán); la Comisión de Auditoría y Supervisión del Riesgo presidida por Maria Ángeles Alcalá, con tres miembros); la de Nombramientos (tres miembros, con el ex ministro Ángel Acebes al frente); la de Retribuciones (tres miembros, presidida por Juan Manuel González) y la Desarrollo Sostenible, presidida por Sara de la Rica y formada por tres vocales en total.

Como justificación de la propuesta, la documentación facilitada a los accionistas, señala que, “desde el año 2008 y hasta el 2023, el Consejo de Administración por unanimidad, a propuesta de la Comisión de Retribuciones, ha mantenido inalteradas las cuantías de retribución fija de los consejeros”. Y añade que en ese periodo, “el nivel de dedicación y responsabilidad asumido por los miembros del Consejo de Administración ha aumentado considerablemente, debido principalmente a la ampliación de las exigencias regulatorias y la complejidad de los temas debatidos en las reuniones del Consejo y de sus comisiones, lo que ha requerido un mayor tiempo de preparación de cada reunión”.

El consejo de la eléctrica, después de llevar a cabo un análisis comparativo de las retribuciones que desembolsan compañías comparables “propone una actualización de la retribución fija anual para garantizar su adecuación al aumento de las responsabilidades, carga de trabajo, así como a la dimensión, internacionalización y complejidad de la sociedad y ser competitiva para la creación de valor, la atracción y fidelización de miembros cualificados con experiencia relevante internacional”.

Y recuerda a los accionistas la fuerte internacionalización desarrollada por la eléctrica vasca desde 2013 “hasta convertirse en un actor global del sector energético,” y el hecho de que en estos últimos diez años, Iberdrola “ha generado valor por 75.000 millones de euros como consecuencia de haber triplicado su capitalización y haber repartido dividendo por más de 25.000 millones”; además de haber situado la acción en términos de rentabilidad “significativamente” por encima del Euro STOXX 50, el Euro STOXX Utilities y el Ibex-35.

Tareas pendientes

Los accionistas que asistan a la junta cobrar un ‘dividendo de involucración’ de 0,005 euros brutos por acción, condicionado a que el quórum alcance un mínimo del 70% del capital social. Además de los preceptivos informes financieros anuales y el informe de gestión, los accionistas deberán votar la reelección como consejeros de Nicola Mary Brewer (consejera independiente), Regina Helena Jorge Nunes (consejera independiente) y Víctor de Oriol Ibarra (consejero con la categoría de otro externo).

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, se presentará a sus accionistas un cambio de estatutos dirigido a involucrar más al accionista con la compañía, además de dos ampliaciones de capital liberadas para hacer frente, precisamente, a los pagos de dividendos en metálico o mixto y de una reducción de capital mediante amortización de acciones con el objetivo de mantener el compromiso de mantener un pay out de entre el 65% y el 75% del beneficio neto atribuido.

Con todo, la compañía mantiene aún dos frentes abiertos en Estados Unidos: el lanzamiento de la oferta pública de adquisición (OPA) sobre su filial Avangrid (controla el 81,6%) anunciado en marzo y el relevo de la hasta ahora presidenta y directora ejecutiva de Avangrid Networks, que dejará la compañía el 5 de julio próximo.

Tal como ha informado a la comisión de valores estadounidense, la popular SEC, el consejo de Avangrid aún no ha respondido a la “oferta no vinculante” de Iberdrola presentada el pasado 6 de marzo de 2024.

Pese a que Iberdrola ya posee el 81,6% de las acciones la operación parece haber quedado ‘aparcada’. Y el consejo de Avangrid lo reconoce a la autoridad bursátil de EEUU cuando señala que: “Aún no se ha tomado ninguna decisión con respecto a la respuesta de Avangrid a la propuesta o cualquier alternativa a la misma y no puede haber seguridad de que se hará una oferta definitiva, que se ejecutará algún acuerdo o que la transacción propuesta en la propuesta o cualquier otra transacción será aprobado o completado”.

Avangrid ha cerrado el primer trimestre del ejercicio con un fuerte aumento del 35% en su beneficio neto atribuido, situado en 397 millones de dólares (364,82 millones de euros al cambio actual), pese a la reducción del 1,98% en sus ingresos, situados al final del periodo en 2.417 millones de dólares (más de 2.221millones de euros).

Artículos relacionados