BOLSA

Amrest, a la espera de la ola buena

Las ac­ciones de Amrest no con­si­guen le­vantar ca­beza. Cada vez que hace un mí­nimo amago al­cista en­se­guida vuelve a apa­recer papel que de­vuelve al valor a la ca­silla de sa­lida o in­cluso más atrás. Una di­ná­mica que tiene des­con­cer­tados a los ope­ra­dores cuando el valor de­bería estar re­co­giendo los vientos fa­vo­ra­bles de una mayor for­ta­leza de la eco­no­mía.

Tras unos muy positivo balance en 2023, el primer trimestre del ejercicio ha empezado con el pie cambiado para el grupo al registrar unas pérdidas de 2,1 millones de euros frente al beneficio de 3,1 millones de euros contabilizado en marzo del año pasado. No obstante, el operador de restauración multimarca líder en Europa, ha mantenido un sólido crecimiento en ventas por un valor de 592,6 millones de euros, un 5,2% más gracias al notable incremento de los ingresos en España y el gran desempeño del mercado polaco.

En este sentido, la compañía ha observado un sobresaliente desarrollo de las ventas en el canal digital, que alcanzó el 56% del total de transacciones, 6 puntos por encima del año anterior.

La deuda del grupo, por lo demás, se ha mantenido estable con una ratio de apalancamiento de dos veces con una deuda financiera bruta de 620,7 millones de euros y una caja en niveles saludables sobre los 167 millones de euros. Amrest, además, tiene a su disposición líneas de crédito por importe de 254,9 millones de euros.

Entre enero y marzo, el grupo de restauración ha continuado su expansión con la apertura de 19 nuevos locales ubicados principalmente en países de Europa Central y del Este, y cerró diez, lo que resulta en una cartera de 2.197 restaurantes gestionados a finales del primer trimestre de 2024.

Estas cifras, sin embargo, no han impresionado al mercado y la acción se ha limitado a consolidar el débil iniciado a principios de abril. La acción, de hecho, apenas se mueve ligeramente por encima de los niveles de principios de año después de unos meses marcados por la intensa volatilidad que está siendo la delicia de los “traders”, pero que, para los inversores más conservadores, aconseja cierta prudencia a la hora de intentar coger la ola ganadora.

Artículos relacionados