La crea­ción de la nueva fi­lial de con­ce­siones su­pondrá un año de pre­pa­ra­tivos

Sacyr apuesta por el negocio de Agua, al que destinará un 10% de su inversión hasta 2027

Después de 15 años con ‘scrip di­vi­dend’ pa­gará en me­tá­lico un mí­nimo de 62 mi­llones anuales hasta 2027

Manuel Manrique , en SACYR ID 24.
Manuel Manrique , en SACYR ID 24.

Sacyr ha gi­rado 180 grados en su es­tra­tegia dentro del ne­gocio del Agua, que ha pa­sado de estar en la lista de des­in­ver­siones a con­ver­tirse en un nuevo pilar de cre­ci­miento. El plan es­tra­té­gico pre­sen­tado el jueves en Madrid -en su Día del Inversor 2024 (ver más in­for­ma­ción a pie de pá­gi­na)- deja claras las in­ten­ciones del equipo que pre­side Manuel Manrique: ma­xi­mizar már­genes (y be­ne­fi­cios) en todas las lí­neas de ne­go­cio. La es­tra­tegia que desa­rro­llará entre 2024 y 2027 pone el foco en crecer donde ya es una de las li­deres mun­dia­les, las con­ce­sio­nes. Un marco en el que el ne­gocio del agua en­caja a la per­fec­ción.

La estrategia específica diseñada para Sacyr Agua supondría crecer en tres líneas de negocio específicas: el Ciclo Integral del Agua -con proyectos como plantas de regadío agrícola-, la Operación y Mantenimiento (O&M en la nomenclatura del sector) de instalaciones y la Desalación y Depuración.

Estos proyectos captarán, aproximadamente, el 10% de los mil millones que invertirá la empresa hasta 2027 o, lo que es lo mismo, en torno a cien millones de euros. Se trata de la cifra de inversión directa que realizará la empresa ya que su intención es optar a proyectos en concesión o semi-concesión tanto en solitario como con otros socios que aporten financiación. En este momento, Sacyr Agua evalúa proyectos por valor de 62.000 millones de euros en quince países del mundo.

La prioridad serán los proyectos ‘greenfield’ (incluyen diseño, puesta en marcha y operación de la infraestructura) ya que, con ellos, podrá involucrar a todas las giles del grupo.

El plan estratégico, puesto en marcha define como mercados prioritarios a España, el norte de África (opera dos desaladoras en Argelia), el Golfo Pérsico (una desaladora en Omán), Australia, Canadá, Reino Unido y Chile. Es decir, aquellos mercados con mayores necesidades de abastecimiento en los que buscará proyectos concesionales a largo plazo.

Hoy, Sacyr es líder en desalación en España con plantas en Águilas (Murcia, Santa Cruz de Tenerife, Alicante, Carboneras (Almería) y Mutxamel (Alicante), Vitoria o Navarra, entre otras. En total, la compañía cuenta actualmente con 16 activos en sus cinco principales mercados y produce 2,4 millones de metros cúbicos de agua potable al día.

El grupo español tampoco descarta la búsqueda de oportunidades en el resto de países donde opera como Colombia, Brasil o EEUU.

Dividendo en metálico y nueva filial

Después de cerca de quince años (salvo 2016 cuando repartió un dividendo en efectivo extraordinario por la venta de Testa) en los que el inversor recibió su parte del beneficio en forma de acciones (scrip dividend), Sacyr recupera el dividendo en efectivo y se compromete a abonar, al menos, 225 millones euros entre 2024 y 2027.

Esta nueva etapa se traducirá también en un cambio en la organización del grupo que, ahora, dividirá su actividad en tres filiales específicas: Sacyr Ingeniería e Infraestructuras, la propia Sacyr Agua y Sacyr Concesiones; además de una empresa de nueva creación, Voreantis, que agrupará todas las concesiones que tiene actualmente en explotación y en la que dará entrada a un socio minoritario.

La creación de Voreantis llevará un esfuerzo añadido estimado en un año de duración para la reordenación de las distintas participaciones, el acuerdo con los socios de cada una y la obtención de las correspondientes autorizaciones oficiales en cada país.

Con todo, Sacyr prevé obtener el 95% de su beneficio bruto de explotación (Ebitda) del negocio concesiones en cuatro años. Dada la ubicación de estos activos (principalmente en Italia, Estados Unidos, Chile, Australia, Canadá, Colombia y España) la cartera internacional de esta actividad será también del 95%.

Triplicar tamaño

No obstante las concesiones (especialmente en transporte) son la clave. Un negocio donde Sacyr tiene hoy invertidos 1.600 millones de euros y en el que prevé invertir, de aquí a 2027 otros mil millones más. Eso le permite situarse en este momento como el tercer desarrollador de infraestructuras de transporte del mundo, con una cartera valorada en 3.600 millones de euros que, al cierre del plan estratégico, alcanzará los 5.100 millones.

El objetivo a diez años (2033) es que esos 2.600 millones pasen a convertirse entre 4.500 y 5.000 millones de euros.

La estrategia presentada hoy a los inversores busca situarse como líder mundial en proyectos ‘greenfield’ en los que estima invertir entre 4.500 y 5.000 millones de euros para alcanzar una cartera de activos de entre 9.000 y 10.000 millones.

Las previsiones pasan por alcanzar en 2027 los 30.000 millones euros en inversión bajo gestión, el 50% más que al cierre de 2023. El resultado final será que Sacyr habrá triplicado su tamaño a partir de una situación, la actual, en la que la compañía es ya el tercer desarrollador de infraestructuras de transporte del mundo, con una cartera valorada en 3.600 millones para, al cierre del plan estratégico, alcanzar los 5.100 millones, casi el 42% más.

Al margen de la correspondiente financiación de cada proyecto Sacyr quiere rentabilizar aún más cartera actual. Para ello crea una nueva empresa, denominada Voreantis, que aglutinará todas las concesiones actualmente en explotación y en la que dará entrada a un socio minoritario. Es decir, podrá financiar con recursos propios buena parte de ese crecimiento en nuevos infraestructuras.

Para asegurar ese crecimiento, Sacyr Concesiones analiza proyectos por valor de 75.000 millones en doce países, de los que espera adjudicarse en torno a 10.000 millones en los próximos años.

Preguntado por los analistas, Manrique cifró su previsión de crecimiento en este negocio en torno al 75% en los ingresos y del 83% en el Ebitda hasta 2027.

El plan puesto en marca auge también el reenfoque de su negocio histórico, la construcción, englobada en la final Sacyr Ingeniería e Infraestructuras, que centrará su gestión en primar la rentabilidad sobre al volumen con el objetivo de conseguir un margen de Ebitda sobre ventas superior al 5%; los ue equivale a una mejora de 40 puntos básicos respecto al conseguido en 2023.

El principal cliente de esta división será la propia Sacyr Concesiones, para “crecer con el portfolio del grupo, optimizar el diseño y asegurando la entrega de los proyectos en tiempo y calidad de ejecución”, según la propia compañía. De hecho, en el primer trimestre de 2024, el 62% de la cartera de Ingeniería e Infraestructuras corresponde al trabajo para el propio grupo. El objetivo a 2027 es alcanzar el 70%.

Artículos relacionados