El Banco de España re­fleja el auge de ope­ra­ciones pese a la subida de los tipos

Los bancos echan el resto en hipotecas y se preparan para una guerra inminente

Precios a la baja y vo­lú­menes al alza, claves de una nueva etapa en el ne­go­cio.

Consigue tu hipoteca.
Consigue tu hipoteca.

Hay vida, mucha vida, en el ne­gocio hi­po­te­ca­rio. Los datos del mes de fe­brero pu­bli­cados por el Banco de España de­mues­tran que cuando hay re­bajas sig­ni­fi­ca­tivas de pre­cios, la de­manda res­ponde de forma in­me­diata. El sector ha re­ba­jado el tipo de in­terés medio de las nuevas ope­ra­ciones hasta el nivel más bajo en un año, y los ho­gares han res­pon­dido con­tra­tando 1.000 mi­llones más en prés­ta­mos.

Esta es la diferencia -1.062 millones de euros más, concretamente- entre las nuevas operaciones firmadas entre enero y febrero de este año y los dos primeros meses de 2023. Hay más alegría, por lo tanto, porque son más las familias que con tipos más bajos -el 3,68% en febrero frente al 3,9% del pasado otoño, cuando la subida de tipos llegaba al climax en la zona euro- se pueden permitir financiar una vivienda.

Pero lo más relevante es que lo mejor puede estar por llegar. Los bancos han apretado los dientes para mantener precios y otras condiciones cuando el Euríbor se ha dado vuelta, con subidas totalmente inesperadas en febrero y marzo. Y ahora que el índice empieza a relajarse en la antesala de la reunión del jueves del Banco Central Europeo (BCE), todo hace indicar que las entidades sólo están esperando una señal para realizar nuevos ajustes a la baja.

“Estamos esperando al BCE. Si ofrece pistas sobre un primer recorte de 25 puntos básicos en junio, será el momento de empezar a pisar el acelerador. La maquinaria está preparada para mejorar condiciones cuando tengamos ciertas garantías”, aseguran en una entidad mediana nacional entre las más agresivas del mercado. Otras están exactamente en la misma posición, dispuestas para no perder comba con sus competidores.

Guerra hipotecaria inminente

Entre los expertos se habla ya abiertamente de una guerra hipotecaria inminente. “Las entidades financieras dan por supuesta una bajada de tipos próxima y se adelantan a ella, encendiendo la chispa de una futura guerra hipotecaria. Tras un 2023 difícil en el sector, este año es imprescindible recuperar la contratación de financiación”, aseguran los expertos de Trioteca, uno de los intermediarios de hipotecas más reconocidos del mercado.

Aunque la contratación ya está repuntando a buen ritmo en este primer tramo de 2024, aún es superior el montante de volúmenes hipotecarios que están amortizando las familias. Esto último tiene mucho que ver con el repunte del Euríbor en febrero y en marzo, que ha vuelto a meter el miedo en el cuerpo a miles de hipotecados a tipo variable. El susto de las grandes subidas de 2022 y 2023 tardará mucho en pasar.

Pero en el sector creen que el respiro que está dando el índice hipotecario en abril -la media mensual se sitúa en el 3,66%, frente al 3,71% de marzo- puede ser el definitivo punto de inflexión y el comienzo de una bajada más o menos constante hasta niveles por debajo del 3% ya en 2025. Un escenario en el que los hipotecados serían los grandes beneficiados, porque la competencia entre bancos va a ser muy intensa.

“Nadie quiere perder cuota, y la prueba es como han competido a brazo partido en precios en los dos últimos meses de subida del euribor. Se están ofreciendo muy buenas condiciones a los clientes más solventes, pero si la caída del euribor se consolida veremos mejoras al conjunto de los compradores. Si nada se tuerce, la primavera va a ser muy caliente en el sector hipotecario”, señalan en fuentes del sector.

Artículos relacionados