Monitor de Telecomunicaciones

Preocupa que ge­nere pre­cios más altos para los clientes y afecte la in­ver­sión en redes mó­viles

La fusión entre Vodafone y Three, en entredicho

Bajo la lupa de la Autoridad de Competencia Británica ahora, la Comisión Europea no ve ningún obs­táculo

Sin título
Sin título

La Autoridad de Mercados y Competencia (CMA) de Reino Unido ha abierto una "investigación en pro­fun­di­dad" para de­ter­minar si el co­loso que sur­girá del acuerdo entre Vodafone Group y CK Hutchison Holdings Limited, que da via libre a la pri­mera para fu­sio­narse con Three UK, su­pone un me­nos­cabo a las normas del libre mer­cado.

La CMA había anunciado el pasado 22 de marzo su intención de abrir las pesquisas por su preocupación de que la fusión entre Vodafone UK y Three UK desemboque en precios más altos y una calidad reducida, a menos que las empresas presentasen soluciones "significativas" en los siguientes días.

El regulador británico ha indicado que el pasado 28 de marzo "las partes informaron a la CMA que no ofrecerían tales compromisos", lo que ha llevado a la Autoridad a remitir el caso para una investigación en profundidad, que se desarrollará hasta el próximo 18 de septiembre.

En este sentido, la CMA ha indicado que, sobre la base de la información de que dispone actualmente, "es o puede ser que se pueda esperar que esta fusión dé como resultado una disminución sustancial de la competencia dentro de un mercado o mercados en el Reino Unido".

La CMA lanzó su investigación inicial "de Fase 1" a finales del pasado mes de enero para evaluar si el acuerdo puede conducir a una "disminución sustancial de la competencia" y, por lo tanto, requería de una investigación en profundidad "de Fase 2", que permiten que un panel independiente de expertos investigue con más detalle las preocupaciones iniciales identificadas.

Peligro para los operadores pequeños y para los precio

El regulador británico expresó a finales de marzo su preocupación porque la fusión entre 2 de los 4 operadores de redes móviles del país "podría generar precios más altos para los clientes y afectar la inversión en redes móviles del Reino Unido", añadiendo que la combinación puede llevar a que los clientes de telefonía móvil enfrenten "precios más altos y una calidad reducida".

Asimismo, a la CMA también le preocupa que el acuerdo pueda dificultar que los operadores de redes móviles "virtuales" más pequeños, como Sky Mobile, Lebara y Lyca Mobile, negocien buenos acuerdos para sus propios clientes, al reducir el número de operadores de redes móviles capaces de alojar estas 'redes virtuales'.

El pasado mes de diciembre, la Comisión Europea dio su visto bueno al acuerdo entre Vodafone y CK Hutchison Group Telecom (CKHGT) para fusionar sus unidades de negocio de telecomunicaciones en Reino Unido, que en el caso de CKHGT se realizan a través de Three UK, al concluir que la operación no tendría un impacto negativo en el espacio económico europeo, ya que su efecto sería "limitado".

Según informaron las compañías al anunciar el acuerdo, Vodafone poseerá el 51% del negocio fusionado y CKHGT el 49% restante, añadiendo que se invertirán unos 11.000 millones de libras (en torno a 12.400 millones de euros) en la próxima década para crear una de las "redes 5G independientes más avanzadas" y en "total compatibilidad" con los objetivos del Gobierno del país.

La transacción, que se espera completar a finales de 2024 en función de las aprobaciones regulatorias, se ha realizado sin un pago en efectivo, dado que ambas empresas han contribuido con deuda para completar el reparto del 51% para Vodafone y del 49% para CKHGT.

Vodafone destacó que la empresa fusionada generará unos beneficios de alrededor de 5.000 millones de libras (unos 5.840 millones de euros) para 2030, a lo que se suma la creación de puestos de trabajo y el apoyo a la transformación digital de Reino Unido.

Además, se espera que la operación genere sinergias por alrededor de 700 millones de libras (unos 817 millones de euros) en costes e inversiones de capital a partir del quinto año desde el cierre de la operación.

En relación con la dirección de la nueva empresa, el actual consejero delegado de Vodafone en Reino Unido, Ahmed Essam, se convertirá en el primer espada de la nueva compañía, mientras que el actual director financiero de Three UK, Darren Purkis, asumirá ese mismo puesto en el nuevo negocio combinado.

Artículos relacionados