El ín­dice hi­po­te­cario baja con fuerza desde los má­ximos de marzo

Las hipotecas con revisión anual verán reducida su cuota en abril

El Euríbor abre la puerta a una re­baja ma­siva de la fac­tura hi­po­te­caria

Euribor, Mapfre.
Euribor, Mapfre.

El 19 de marzo, el tipo diario del Euríbor a 12 meses mar­caba los má­ximos del mes pa­sado en el 3,756%. Ayer, arrancó abril en el 3,664%, un nivel que, de con­so­li­darse a lo largo del mes en curso, su­pon­dría que todas las hi­po­tecas a las que toque re­vi­sión anual con los re­gis­tros de este mes de abril em­pe­za­rían a be­ne­fi­ciarse de una re­duc­ción de la cuota men­sual. Algo de lo que ya dis­frutan quienes re­visan se­mes­tral­mente.

El margen para conseguirlo es relativamente amplio, ya que el índice hipotecario se situaba en el 3,757% en abril del año pasado. Por lo tanto, las sufridas familias van a ver cómo, en condiciones normales, empiezan a recuperar poder adquisitivo de la mano de una rebaja que mes a mes se hará más significativa. Hay que recordar que la pasada primavera, el Euríbor estaba en plena escalada, en un proceso que culminaría en los máximos de 2024, del 4,16% en octubre.

Todo hace indicar que lo peor ya ha pasado en la cotización del Euríbor. Las subidas de febrero y marzo, contra todo pronóstico, han sido la respuesta al retraso en la esperada subida de los tipos de interés en la zona euro. Pero ese escenario parece estar ya totalmente recogido en el índice. Ahora, todo parece indicar que el Banco Central Europeo (BCE) recortará los primeros 25 puntos básicos en junio desde el actual 4,5%.

El Euríbor se está relajando a medida que el mercado empieza a descontar que habrá movimiento en junio, también en Estados Unidos. Si en la primera economía del mundo llega la primera rebaja dentro de dos meses, el BCE lo tendrá mucho más fácil para seguir el mismo camino. Los últimos movimientos del Euríbor recogen que ese recorte de junio es ahora mucho más factible tras los últimos datos de inflación en Estados Unidos.

Apuesta por el oro y la plata

Hay otros activos que refuerzan esta expectativa, con el oro a la cabeza. El metal amarillo encadena récords históricos y enfila el camino hacia el nivel nunca visto de los 2.300 dólares por más que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, insiste en que no hay prisa por bajar los tipos de interés. Los inversores creen que el recorte del precio del dinero está a la vuelta de la esquina y se refuerzan en los activos a los que más favorece el nuevo escenario.

De vuelta al Euríbor, los expertos están de acuerdo en que, salvo la irrupción de un inesperado cisne negro en los mercados, no hay razón para que se reediten los máximos de marzo. Otra cosa bien distinta es calcular el ritmo de caída desde los niveles actuales. Aunque los expertos asumen que no hay que esperar grandes movimientos a la baja, la realidad es que poco a poco los hipotecados se van a ir beneficiando de cuotas mensuales más bajas de unos 15 euros al mes.

Por otra parte, la esperada rebaja del Euribor en abril y los meses sucesivos debería dar un nuevo empujón a la baja del precio de las hipotecas. Algunas grandes entidades ya dieron un primer paso al frente en enero, pero las subidas del índice en febrero y marzo han limitado el movimiento. En las entidades esperan que el movimiento a la baja de las últimas dos semanas se consolide para aplicar nuevas mejoras en las condiciones de los préstamos.

Artículos relacionados