Considera que los re­sul­tados tri­mes­trales son muy buenos pese al im­pacto del gas

Josu Imaz (Repsol) da por casi finiquitado el impuesto especial a las energéticas

La ener­gé­tica au­menta in­ver­siones a 2.129 mi­llones y des­ti­nará entre 16.000 y 19.000 mi­llones hasta 2027

Josu Imaz y Antonio Brufau, Repsol.
Josu Imaz y Antonio Brufau, Repsol.

Josu Jon Imaz, con­se­jero de­le­gado de Repsol, con­si­dera que el im­puesto es­pe­cial a las em­presas ener­gé­ticas de­ci­dido por el Gobierno de Sánchez "se va a aca­bar" porque in­tuye que hay in­di­cios su­fi­cien­tes, tanto en Bruselas como en Madrid, para pensar que esto va a su­ce­der. El CEO ha re­fle­jado su es­ti­ma­ción en la con­fe­rencia que ha man­te­nido con ana­listas para pre­sentar los re­sul­tados del primer tri­mes­tre, a los que ca­li­ficño de buenos pese al im­pacto ne­ga­tivo de los pre­cios del gas.

Repsol ganó en el primer trimestre del año 969 millones, un 12,9% menos respecto al mismo periodo de 2023 cuando registró 1.112 millones e invirtió 2.129 millones. En el periodo 2024-2027, la compañía prevé invertir entre 16.000 y 19.000 millones de euros netos, de los cuales un 60% se destinarán a la Península Ibérica y más de un 35% a proyectos bajos en carbono.

La deuda neta de la petrolera se situó en 3.901 millones, frente a los 2.096 millones de finales de 2023, debido a las mayores inversiones realizadas.La compañía ha anunciado para este ejercicio un incremento de, aproximadamente, un 30% del dividendo en efectivo, hasta 0,9 euros por acción. Esto supondría el reparto de cerca de 1.095 millones. Para los siguientes tres años, el compromiso es incrementar un 3% anual esta cantidad, hasta 1.197 millones en 2027. Con ello, Repsol distribuirá 4.600 millones en efectivo en el período 2024-2027.

El pasado 11 de enero Repsol abonó un dividendo en efectivo de 0,40 euros por título y el pasado 26 de marzo inició un programa de recompra de acciones de un máximo de 35 millones de títulos. El consejo de administración ha propuesto para la próxima junta general de accionistas que se celebrará el 10 de mayo una reducción de capital de 40 millones de acciones, que se espera sea ejecutada antes de finales de julio de este año, a través de la amortización de acciones propias.

Plan estratégico 2024-2027

La actualización del plan estratégico 2024-2027 establece que destinará entre el 25% y el 35% del flujo de caja de las operaciones a retribuir a sus accionistas, incluyendo dividendos y recompra de títulos. La compañía podría llegar a distribuir hasta un máximo de 10.000 millones de euros entre los cerca de medio millón de accionistas, en gran parte, pequeños ahorradores en España.

“Nuestro comienzo de año demuestra la solidez del proyecto de Repsol que dará un nuevo paso adelante gracias a la actualización estratégica 2024-2027. Seguimos evolucionando nuestros negocios con una oferta de multienergía única, avanzando con hechos tangibles en la descarbonización e invirtiendo de forma rentable para garantizar el futuro de la industria y el empleo”, ha declarado el consejero delegado, Josu Jon Imaz.

Durante el primer trimestre, Repsol selló una alianza estratégica con Bunge para incrementar el suministro de materias primas en la producción de combustibles renovables. Además, adquirió el 40% del desarrollador de plantas de biogás Genia Bioenergy. En Estados Unidos, Repsol cerró la compra del promotor de energías renovables Connecgen y completó la construcción de su mayor planta fotovoltaica, Frye Solar.

Repsol invertirá entre 3.000 y 4.000 millones de euros netos para desarrollar su cartera d proyectos renovables y alcanzar entre 9.000 MW y 10.000 MW de capacidad instalada en 2027. De esta cifra global, el 30% estará en Estados Unidos.

Repsol suma ya más de 2,3 millones de clientes de electricidad y 8,3 clientes digitales, la mayoría de los cuales son usuarios de la aplicación de pago Waylet. La energética prevé duplicar su base de clientes de electricidad y gas hasta los 4 millones en 2027, y reforzar su posición en ambos mercados, donde ya es el cuarto operador con una cuota del 6%.

Inestabilidad de los precios

Entre enero y marzo, el entorno internacional estuvo marcado por las tensiones derivadas de los conflictos en el mar Rojo y entre Israel y Palestina. Ambas situaciones tuvieron su reflejo en los precios del crudo Brent que mantuvieron una tendencia al alza hasta alcanzar una media de 83,2 dólares por barril, un 2,5 superior al periodo de 2023. Por contra la cotización media del gas Henry Hub cayó un 32,4%, hasta 2,3 dólares por MBtu.

La deuda neta alcanzó hasta marzo los 3.901 millones de euros frente a los 2.096 millones de finales del año pasado. Este incremento se debió, principalmente, a las mayores inversiones y al aumento temporal del fondo de maniobra, la liquidez del grupo alcanzó los 10.332 millones de euros, lo que supone 2,85 veces los vencimientos de deuda bruta a corto plazo. El resultado bruto de explotación (Ebitda) ascendió a 2.143 millones, con una caída del 20,5%.

Reunión con analistas

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, se ha mostrado convencido de que el impuesto extraordinario del Gobierno que pesa sobre las energéticas "se va a acabar", informa EP.

En una conferencia con analistas para presentar los resultados del primer trimestre, Imaz estimó que en las últimas semanas se percibe "un movimiento nuevo" desde el lado político, tanto desde Bruselas como desde el Gobierno español, en el sentido de que "no hay razón" ya para este tipo de impuestos y la prioridad debe pasar por garantizar la seguridad de suministro y la inversión en el sector energético.

En este sentido, recordó unas recientes declaraciones del ministro de Economía, Carlos Cuerpo, en el que señalaba que había que tener en cuenta las necesidades de inversión en el sector energético e incentivarlas para abordar la transición energética.

"Entonces creo, primero de nada, que este impuesto se va a acabar. Creo que, incluso desde el punto de vista legal, podríamos considerar que no hay margen en 2025 para tener ningún tipo de impuesto temporal", dijo.

Incluso para este ejercicio, consideró que, "viendo y escuchando a los declaraciones de los representantes políticos", hay margen para tener "un marco donde se vaya a priorizar" la inversión sobre el pago de la tasa.

No obstante, Imaz se mostró "prudente" al respecto y estimó que el importe para este 2024 del gravamen para Repsol será de unos 335 millones de euros -frente a los más de 450 millones de euros que abonó el año pasado-, cifra cuya primera mitad se abonó en febrero (167 millones de euros) y cuyo importe total ha sido incluido ya en este primer trimestre en las cuentas de la empresas, descontándose del Ebitda del año.

El Gobierno estableció para dos ejercicios, 2022 y 2023, a liquidar, respectivamente, en 2023 y este año, este impuesto que grava con un 1,2% las ventas de las energéticas con unos ingresos superiores a 1.000 millones anuales.

APUESTA POR LOS COMBUSTIBLES RENOVABLES PARA DESCARBONIZAR. Por otra parte, el ejecutivo de Repsol defendió la apuesta de la compañía por "difundir el concepto de los combustibles renovables en el mercado español", ya que se debe descarbonizar toda la economía, y la electrificación no es suficiente.

"Cuando miramos el parque automovilístico español, el vehículo eléctrico está ahí y somos parte de este crecimiento en términos de infraestructura de vehículos eléctricos, pero representa hoy el 1,5% del parque automovilístico total español", añadió.

Por eso, puso en valor la responsabilidad del grupo en "lanzar, impulsar y potenciar este concepto de combustibles renovables", donde la compañía cuenta ya con 150 estaciones de servicio que los suministran y prevé alcanzar las 600 a finales de este año y las 1.900 en 2027.

Artículos relacionados