La Comisión Europea cal­cula que el ajuste en España será de 11.300 mi­llones de euros anuales

Bruselas y Escrivá no se entienden sobre el futuro de las pensiones en España

España es el país eu­ropeo donde más ha au­men­tado el gasto en pen­siones con res­pecto al in­forme de 2021

Sede la Comisión Europea en Bruselas.
Sede la Comisión Europea en Bruselas.

Malas no­ti­cias para España desde Bruselas. El im­pacto del en­ve­je­ci­miento en el con­junto del Estado es­pañol for­zará un ajuste del 0,8% del Producto Interior Bruto (PIB) anual de­di­cado a las pen­siones entre los años 2026 y 2030; esto es, cerca de 11.300 mi­llones de euros al año. Será el año 2025 cuando pro­ba­ble­mente sea ne­ce­sario ini­ciar este ajuste, una vez que se co­nozca la pri­mera eva­lua­ción de la re­forma de las pen­siones pac­tada entre el Gobierno de Sánchez y el Ejecutivo eu­ro­peo.

Las cifras de la Comisión Europea no coinciden para nada con las previsiones que en su día hiciera el exministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. Y es que, según acordaron ambos ejecutivos, tras revisar la sostenibilidad de la reforma, se tendrían que hacer duros recortes o bien subir las cotizaciones para garantizar que el gasto en pensiones no supere el 13,3% del PIB.

Gasto en pensiones

Según el Ejecutivo comunitario, España es el país europeo donde más aumenta el gasto en pensiones respecto al anterior informe, publicado en 2021.

Un aumento del gasto neto hasta 2050 que se debe sobre todo al "rápido envejecimiento de la población y a la jubilación de la generación del 'baby boom', que se verán compensados, en parte, por el incremento de los salarios”.

Tranquilidad desde Madrid

Pero esta noticia no ha pillado de improviso, ya que en el anterior informe (del pasado mes de octubre, Bruselas ya advirtió a España de que la reforma superaría el gasto neto y que tarde o temprano sería necesario hacer un ajuste para volver a equilibrar las cuentas públicas de la Seguridad Social.

Pero no solo eso.También desde el Banco de España se dio un tirón de orejas a las modificaciones relizadas por el equipo de Escrivá y ens críticas el banco regulatorio aseguró que “el balance de ingresos y gastos era insuficiente para garantizar la sostenibilidad de la Seguridad Social a largo plazo”.

Sin embargo, el Ministerio de Seguridad Social mantiene que la situación es de total tranquilidad mientras quieren transmitir un mensaje de esperanza con el “gran dinamismo de la actividad económica y del empleo” como dos factores que, a su juicio, permitirán alcanzar los objetivos planteados.

Desde el Gobierno se ha cargado en varias ocasiones contra los cálculos de los técnicos de la AIReF, también muy críticos con la situación, pese a que sostienen que no habrá que hacer tantos ajustes en 2025 gracias a las medidas tomadas para aumentar los ingresos. Defienden la reforma de Escrivá porque "combinó de forma equilibrada elementos en la contención del crecimiento del gasto con medidas destinadas a reforzar ingresos".

En este sentido, la ministra de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Elma Saiz , ha decidido esperar al informe de 2025 para evaluar el impacto real de las medidas y apuntó que la Comisión Europea apenas habla de un gasto del 15,1% del PIB, solo una décima más del máximo de las previsiones del Gobierno.

Artículos relacionados