La eléc­trica man­tiene un apa­lan­ca­miento de 44.998 mi­llo­nes, uno de los más altos del Ibex 35

Iberdrola aprovecha parte de la venta forzosa de México para reducir deuda en un 5,9%

El resto lo des­tina a be­ne­fi­cios, que al­canzan los 2.760 mi­llones en el primer tri­mes­tre, un 85,8% más

Ignacio Sánchez Galán, pte. de Iberdrola.
Ignacio Sánchez Galán, pte. de Iberdrola.

Iberdrola ob­tuvo un be­ne­ficio neto de 2.760 mi­llones de euros en el primer tri­mestre del año, lo que re­pre­senta un in­cre­mento del 85,8% con res­pecto a los 1.485 mi­llones de euros del mismo pe­riodo de 2023, de­bido a las plus­va­lías re­gis­tradas por la venta de ac­tivos en México. Las in­ver­siones as­cen­dieron a 2.382 mi­llones con un cre­ci­miento del 36%. La eléc­trica apro­bará en la pró­xima junta de ac­cio­nistas un di­vi­dendo com­ple­men­tario de 0,348 euros que se abo­nará en ju­lio.

La venta forzosa del negocio de ciclos combinados en México, cerrada en este primer trimestre por 5.437 millones de euro, supone un alivio de 1.165 millones en el beneficio neto. En 2023, la recuperación del déficit en el negocio comercial del Reino Unido supuso un impacto positivo de 238 millones en el beneficio neto. Una vez excluidos estos dos efectos, el resultado neto recurrente representa un incremento de un 28%.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán ha destacado que los resultados “muestran la solidez del modelo de Iberdrola y el impacto positivo de las inversiones incluidas en nuestro plan 2024-2026. La buena evolución de nuestros negocios en el primer trimestre, unida al crecimiento de las inversiones ya en curso nos permiten además mejorar nuestras previsiones para el conjunto del ejercicio 2024”, ha señalado.

Deuda financiera de 44.998 millones

La deuda financiera neta se sitúa en 44.998 millones de euros, lo que supone una reducción de un 5,9% respecto a la registrada a finales de 2023 por el cobro de la venta de los activos de México. Galán ha mejorado las previsiones de la compañía para 2024, hasta situar el crecimiento del beneficio neto en un dígito alto, excluyendo posibles plusvalías por rotaciones de activos. “Todo ello, ha señalado, gracias a la contribución de las inversiones previstas para este año de unos 12.000 millones, la aportación de los nuevos marcos regulatorios en el negocio de redes en EEUU, Reino Unido y Brasil”.

La eléctrica presentará en la próxima junta de accionistas que se celebrará el 17 de mayo el pago de un dividendo complementario de 0,348 euros por acción en julio, que se sumarán a los 0,202 euros distribuidos en enero pasado. El dividendo total con cargo al ejercicio fiscal 2023 se incrementará un 10,8%. A este importe, se añadirán 0,005 euros por título por acción si el quorum de la junta alcanza el 70%.

En línea con los compromisos del plan estratégico, la compañía ha destinado el 51% de la inversión total al negocio de redes, alcanzando los 1.213 millones de euros en el primer trimestre, con un incremento del 27%. Las inversiones en renovables representan el 42% del total y rozan los 1.000 millones de euros.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en los 5.865 millones de euros, un 44% más que en igual periodo del año pasado. S se excluye la plusvalía de México y la recuperación de la tarifa del Reno Unido, el Ebitda crece un 10%, hasta los 4.140 millones. La cifra de negocios del grupo alcanzó los 12.678 millones, lo que representa una caída del 18% frente al primer trimestre de 2023.

Artículos relacionados