AGENDA SEMANAL

La Bolsa resiste con incierta cautela las tensiones geopolíticas

Los ana­listas re­ducen sus ex­pec­ta­tivas de re­cortes de tipos en EEUU e in­cluso en Europa

Banderas Irán e Israel.
Banderas de Irán e Israel.

Los mer­cados de va­lores es­pañoles se han to­mado un pe­queño res­piro tras la fuerte pre­sión de las ventas ob­ser­vadas desde prin­ci­pios de abril. El ín­dice Ibex 35 ha re­cu­pe­rado la se­mana pa­sada un 0,4% en el global de las cinco úl­timas se­siones para si­tuarse en los 10,729 pun­tos, cer­ti­fi­cando la so­lidez de su ac­tual zona de so­porte sobre los 10.600 pun­tos. El lunes abrirá con te­mores pese a que la ten­sión bé­lica entre Irán e Israel ha dis­mi­nuido frente a las pre­vi­siones más pe­si­mis­tas.

Las principales dudas en estos días vuelven a focalizarse en los próximos movimientos de los bancos centrales con los tambores de guerra resonando al fondo. Los analistas empiezan a observar las reticencias de la Fed a la hora de acometer recortes en los próximos meses ante la solidez de la economía y el repunte de la inflación registrada en marzo y, pendientes, además, de que las amenazas entre Israel e Irán no vayan a más.

En este contexto, Christine Lagarde, presidente del BCE, no parece muy predispuesta ante el peligro de que una bajada precipitada vuelva a dar alas a la inflación, echando por tierra todos los esfuerzos realizados en los últimos meses.

Históricamente, recuerdan los analistas de Ibercaja, el Banco Central Europeo ha movido pieza después de la Reserva Federal; sin embargo, esta vez podría ser distinto ante la diferente evolución de los datos de inflación de cada región. Incluso hay miembros de la FED que se muestran cada vez más reacios a la bajada de tipos en junio.

De hecho, hay analistas que han reducido sus expectativas de recortes de tipos en EEUU a tan solo dos este año, con un tipo implícito medio del 4,63% a finales de este de ejercicio. En el caso de Europa, el mercado está llevando el tipo implícito para diciembre hasta el 3%, descontando cuatro bajadas.

Los expertos de Ibercaja apuntan que en los últimos 20 años los banqueros centrales se han visto obligados a bajar los tipos bruscamente debido a los distintos escenarios de recesión. Sin embargo, en esta ocasión, se espera que sean bajadas graduales en busca de contener la inflación y no por recesión. Un contexto de bajadas graduales para encontrar un punto de convergencia con la inflación en el corto/medio plazo que podrían dar pie a estímulos para las bolsas y para un mayor apetito al riesgo.

Calendario semanal de Bolsa

Los índices de actividad volverán a marcar el ritmo de los mercados financieros internacionales esta semana, pero también habrá otros datos de confianza, crecimiento y construcción que obligarán a los inversores a estar especialmente atentos.

Para ello deberán tener paciencia pues el lunes será un día previsiblemente tranquilo ante la ausencia de grandes referencias económicas internacionales.

El martes, en cambio, todo cambiará con las cifras del PMI, tanto manufacturero como de servicios, en Europa y Estados Unidos, desde donde también llegarán las ventas de nuevas viviendas.

En la sesión del miércoles destacarán el índice de clima empresarial del instituto económico alemán IFO y los pedidos de bienes duraderos y el índice hipotecario MBA en Estados Unidos.

La agenda de los mercados financieros internacionales del jueves se presenta con algunas citas relevantes como la confianza consumidora GFK en Alemania, los precios de producción en España, así como la balanza comercial, las casas pendientes de venta y el primer avance del PIB del primer trimestre en Estados Unidos. La economía norteamericana sigue dando muestras de fortaleza tras cerrar el último trimestre de 2023 con un incremento del 3,4%, dos décimas por encima de lo previsto.

La semana bursátil se cerrará el viernes con la tasa de paro y las ventas al por menor en España, el agregado monetario M3 en la zona euro, muy seguido por el BCE para medir las presiones inflacionistas, mientras que desde la otra orilla del Atlántico llegarán las cifras de ingresos y gastos personales, el deflactor de precios y la confianza consumidora de la Universidad de Michigan.

Artículos relacionados