La junta ge­neral 2024 se cierra sin re­fe­ren­cias a la es­ci­sión de la com­pañía

Naturgy aprueba un dividendo complementario de 0,40 euros en una junta general tranquila

Reynés des­taca la es­tra­tegia de cre­ci­miento en gases re­no­va­bles como “alternativa de fu­turo pro­ve­choso y no re­si­dual”

Francisco Reynés, en la junta general Naturgy 2024.
Francisco Reynés, en la junta general Naturgy 2024.

Naturgy pa­gará 0,4 euros por ac­ción a partir del pró­ximo mar­tes, 9 de abril, tal como ha acor­dado la junta ge­neral ce­le­brada hoy en Madrid. El di­vi­dendo con cargo al ejer­cicio 2023 de la ener­gé­tica (1.451 mi­llones en to­tal) al­canza los 1,4 euros por tí­tulo; lo que su­pone una ren­ta­bi­lidad por di­vi­dendo del 7%.

Eso la sitúa como uno de los valores que mejor retribuye a sus accionistas: un 52,1% por encima de la media del Ibex 35 (4,6% de rentabilidad), el 25% mejor que las empresas del Stoxx Utilities y más del doble del Stoxx 50 (3,2% de rentabilidad).

Fue una asamblea tranquila, madrugadora, con apenas cinco intervenciones de sus accionistas y con la asistencia telemática de los consejeros. Ssolo comparecieron en la asamblea el presidente ejecutivo y el secretario general y del consejo, Manuel García Cobaleda.

En la junta, el presidente ejecutivo de la energética, Francisco Reynés, repasó los principales hitos del ejercicio marcado por “todos los movimientos de la guerra en Ucrania que han disparado los precios energéticos” y por las “importantes medidas y propuestas regulatorias tanto de ámbito europeo como español”.

Entre ellas, la llamada ‘excepción ibérica’ que, dijo, “ha limitado el precio el precio de venta de los ciclos combinados” y que ha provocado que la electricidad “ha podido ser en España la más competitiva comparada a los países del entorno”.

Con todo, Naturgy ha cerrado el ejercicio con unas ventas de 22.600 millones de euros, un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 5.475 millones y un beneficio neto de 1.986 millones de euros “después de una contribución fiscal de 982 millones”, añadió.

Con una generación de caja de 5.377 millones, Naturgy ha invertido 2.944 millones en el desarrollo de 6,5 gigavatios (GW) de nueva capacidad de generación, especialmente en energías renovables que captan 1.729 millones de euros y se distribuyen mayoritariamente en energía eólica (3,3 GW) e hidráulica (2,2 GW), mientras que las inversiones en fotovoltaica y almacenamiento alcanzan un gigavatio de capacidad.

Por mercados, las inversiones se concentran en España (5GW) seguida por Latinoamérica (0,8 GW), Australia (0,4 GW) y Estados Unidos (0,3GW).

Alternativa gasista en renovables

El presidente de Naturgy hizo especial hincapié en la estrategia de la compañía para desarrollar sus capacidades en gases renovables, como el hidrógeno y, especialmente, en biometano. “Tenemos un plan, lo vamos a ejecutar y junto con el gas natural en blending (mezclados) podremos suministrar una energía más descarbonizada sin que los clientes tengan que hacer ninguna inversión” para adaptar sus equipos e instalaciones, subrayó.

En respuesta a una de sus accionistas, Francisco Reynés aseguró que “descarbonizar no es solo electrificar”. Y añadió: “Para nosotros, el gas renovable juega un papel relevante en la descarbonización por que es una energía potencial más fácilmente almacenable que la electricidad”. El primer ejecutivo de Naturgy considera que una de las principales ventajas del biometano radica en que “es compatible tanto con las redes actuales de distribución como con los equipos en casa de nuestros clientes”. En España hay ocho millones de hogares con calderas cuyo cambio o sustitución por otra fuente energética supone un gasto de entre 10.000 y 20.000 euros según los cálculos de la patronal gasista, Sedigás.

Además, en la industria -consume el 55% del gas en España- “hay procesos productivos que, a veces, son imposibles de cambiar” y por tanto, según el presidente de Naturgy, necesita alternativas. “Estamos convenidos de que el potencial del biometano es muy superior a los objetivos que establece el nuevo nuevo PNIEC [Plan Nacional Integrado de Energía y Clima]. Sedigás -añadió- cree que los gases renovables podrían suponer 160 teravatios (TWh) al año; esta cifra es muy superior y vamos a trabajar por ello”. Hemos nombrado un director general para esta división para que esto ocurra lo antes posible, tenemos las habilidades acumuladas en muchos años en el mundo de gas para hacer de esto una alternativa de futuro provechoso y no residual como a veces se comenta”.

La mayoría accionarial que representa el consejo de administración (el 80%) se hizo notar a la hora de mantener la actual estructura de gobierno corporativo representada por un presidente ejecutivo y de mantener aparcado el conocido proyecto Géminis que la propia empresa anunció en 2022 y que consistía en escindir en dos sus actividades con una parte dedicada al mercado regulado y otra en el liberalizado.

Apoyo al ciclo combinado

Con todo, Reynés destacó los principales objetivos de gestión para el presente ejercicio, que van desde la gestión regulatoria, al refuerzo de sus posiciones en redes de distribución y adecuarlas a la descarbonización.

Naturgy, que prevé mantener un fuerte ritmo de inversión en renovables “para poder alcanzar esas cotas que los consumidores exigen para tener un mix de suministro más medioambientalmente compatibles” pretende también lograr el “reconocimiento" de la importancia que tienen las plantas de ciclo combinado “para la garantía de suministro” y recordó que el nuevo PNIEC “sigue dándole un rol relevante a los ciclos combinados pese al aumento progresivo de la generación en renovables”.

Artículos relacionados