BOLSA

Bodegas Riojanas, el lastre de las ventas

La caída ge­ne­ra­li­zada de las ventas de las Denominaciones Origen de vino en España du­rante 2023 han pe­na­li­zado al sector en los úl­timos me­ses. Este factor ex­plica en buena me­dida el im­por­tante re­tro­ceso de la co­ti­za­ción de Bodegas Riojanas del orden del 10% en el cómputo global del ejer­ci­cio.

Los datos aportados en este primer tercio del año están siendo además muy irregulares, lo que refleja las dificultades por las que atraviesa el sector vitivinícola en general. Las previsiones, según el informe de Inneara, consultora de Innovación Estratégica Agroindustrial y Agroalimentaria, apuntan a un progresivo descenso del consumo de vino en la Unión Europea de un 1% de media anual hasta 2035.

Eso obligará al sector a buscar un enfoque de crecimiento basado en la innovación, con nuevos vinos bajos en contenido alcohólico y nuevas variedades, y en la sostenibilidad, con una adaptación de la producción más ajustada a las necesidades de los consumidores.

Unos retos para los que Bodegas Riojanas se ha ido preparando en los últimos años. Sin embargo, tras la debilidad de los resultados del pasado ejercicio, cerrado con un beneficio de 145.000 euros, el mercado parece descontar que la compañía no repartirá dividendos este año.

En este sentido, Santiago Frías, presidente del grupo, recuerda que “la acción tiende a corregir en aquellos años en los que no se reparten dividendos”. A ello se suma también la estrechez del valor que acentúa las tendencias de la cotización en uno u otro sentido.

Factores que han conducido a las acciones de Bodegas Riojanas a buscar suelo sobre los 4 euros por acción. En este nivel, el valor debería frenar la caída, según los expertos técnicos, para asentar la base de un próximo rebote.

Artículos relacionados