Muchos ges­tores apuran el rally, pero se pre­paran para rea­lizar be­ne­fi­cios

La locura alcista del bitcoin divide a analistas y gestores

Nadie quiere bajar de la rueda a unos pocos días del es­pe­rado ‘halving’

Bitcoin.
Bitcoin.

En el fu­turo, pocas veces se en­fren­tará el bit­coin a una subida tan can­tada como la que está ex­pe­ri­men­tando en las úl­timas se­ma­nas. El es­pe­rado ‘halving’, por el que se re­duce a la mitad lo que re­ciben los mi­neros de bit­coin por minar nuevos blo­ques, re­du­cirá la pro­duc­ción. Y eso sig­ni­fica que, al ser más es­ca­sos, los bit­coins au­mentan su va­lor. De mo­mento, la co­ti­za­ción ya ha dado el salto por en­cima de los 70.000 dó­la­res.

Y algunos analistas (bastantes) creen que todo está preparado para el salto hasta los 80.000. Y, por ejemplo, Bit2me cree que el rango comprendido entre los 90.000 y los 100.000 dólares es razonable tras el ‘halving’. Por lo tanto, hay una sensación de euforia creciente que tiene que ver con algo bien conocido en el mercado: ¿quién es capaz de bajarse de un activo caliente en plena subida y arriesgarse a perder una revalorización añadida del 5% o del 10%?

No es cuestión de codicia, sino de comparación con la competencia, la que hace que los gestores apuren sus posibilidades en el bitcoin. Liquidar posiciones ahora es un lujo que muchos grandes inversores no pueden permitirse todavía si quieren que les salgan las cuentas… de momento. Porque algo empieza a moverse.

Hay un número creciente de gestores que se preparan para hacer bueno el viejo proverbio de vender con la noticia lo que se compró con expectativas. Es decir, cuando se ejecute el ‘halving’ -será durante la semana que viene- ante la previsión de que puede venir una corrección significativa a corto y a medio plazo. En realidad, el mercado está de acuerdo en que la criptomoneda necesita un descanso tras una subida de alrededor del 60% este año.

MNomento excepcional por liquidez

Pero estamos viviendo un momento excepcional, porque se han encadenado en el tiempo dos factores de primer nivel. Primero fue la aprobación de los ETF’s al contado, que ha provocado una extraordinaria afluencia de liquidez hacia el bitcoin. El volumen de operaciones desde el lanzamiento de los fondos cotizados ha superado ya los 200.000 millones de dólares. Hay un antes y un después por lo tanto en un activo mucho más líquido ahora.

Pero, sin solución de continuidad, el ‘halving’ se ha unido a los ETF’s para dar continuidad a una subida excepcional. “Lo normal es que ya se hubiera iniciado una fase de corrección, pero la concatenación de factores hace que la mayoría de los inversores haya mantenido posiciones. Ahora lo lógico es una cierta marcha atrás, porque no puede seguir entrando tanto dinero por la vía de los fondos y el final del ‘halving’ será la señal para recoger plusvalías”, señalan desde el sector.

El otro efecto que provocará el final del ‘halving’ será el de un aumento de la volatilidad del precio del bitcoin. Parece claro que puede venir una época de turbulencias, máxime si se tiene en cuenta que otros factores de importancia empiezan a pesar, y mucho. Sobre todo, el posible retraso de la rebaja de tipos de interés en Estados Unidos. De momento, el bitcoin ha pasado casi totalmente por alto el último dato de inflación, que ha escalado hasta el 3,5% interanual en marzo.

Es evidente que los tipos altos no son el mejor aliado de las criptomonedas que, cuando llegue la corrección, pueden tener demasiados excesos que purgar. Con analistas e inversores más divididos que nunca en sus previsiones, todo apunta a que vienen unos meses de alto voltaje en un activo mucho más líquido que encadena máximos y efemérides ajeno por el momento a la debilidad.

Artículos relacionados