Los pro­ductos más con­ser­va­dores apenas pierden poder de atrac­ción en 2024

La banca arrasa en su apuesta por los fondos de inversión frente a los depósitos

CaixaBank y Santander marcan mu­chas di­fe­ren­cias en el primer tri­mestre del año

CaixaBank y Santander.
CaixaBank y Santander.

La apuesta de la banca es­pañola por los fondos de in­ver­sión en de­tri­mento de los de­pó­sitos a plazo no puede ser más ren­ta­ble. El mes de marzo (y, en con­junto, el primer tri­mestre del año) ha su­pe­rado las me­jores ex­pec­ta­tivas con ni­veles de cap­ta­ción es­tra­tos­fé­ri­cos.

Las entidades reconocen en voz baja que están superando las mejores expectativas que se habían trazado cuando empezó 2024. Y no eran precisamente bajas.

Sólo en marzo, las captaciones netas se quedaron las puertas de los 2.680 millones de euros. La cifra roza ya los 7.260 millones en los tres primeros meses del año. Lógicamente, la cifra del primer trimestre no alcanza los 9.000 millones de euros del mismo período del año pasado -cuando en plena subida de los tipos de interés en la eurozona la banca lanzó una gran ofensiva en fondos conservadores-, pero es más que suficiente para justificar la estrategia del sector.

A la banca la jugada le ha salido redonda. A la espera de la reunión de hoy en la que el Banco Central Europeo (BCE) dejará los tipos en el 4,5% y -casi con toda probabilidad mantendrá el suspense sobre la posibilidad de un primer recorte de 25 puntos básicos en junio-, la banca ha conseguido matar el debate sobre la retribución de los depósitos. Ni tiene ya sentido en un escenario futuro de tipos a la baja ni su clientela lo pide de forma significativa.

“La banca ha conseguido trasladar al grueso de sus clientes más conservadores al universo de los fondos de inversión blindados. Como los tipos siguen altos, los rendimientos se mantienen en niveles atractivos para estos perfiles. Las entidades financieras no tienen razón alguna para cambiar de ritmo, porque viajan con el viento de cola. Ni las más optimistas habrían previsto un ritmo de captación en fondos tan alto como el actual”, señalan en fuentes del sector.

Las cifras del ahorro son irrefutables

Las cifras dejan poco lugar a la duda. En el primer trimestre, CaixaBank ha sido el líder absoluto en captaciones con algo más de 2.300 millones de euros. Una cifra alimentada por los fondos monetarios y de renta fija a corto plazo. Es decir, de un perfil ultraconservador orientado a ahorradores que exigen riesgo cero. Santander se sitúa a continuación con más de 1.500 millones que se nutren de la contratación masiva de productos de rentabilidad objetivo.

En paralelo, la rentabilidad de los depósitos languidece. Con las últimas cifras del Banco de España en la mano, el tipo de interés medio cayó en febrero hasta el 2,38%, el nivel más bajo desde el pasado mes de septiembre y muy inferior al 3,42% y el 3,62% que están ofreciendo las Letras del Tesoro a 12 y 6 meses respectivamente. Por lo tanto, el momento álgido de los depósitos ya ha quedado atrás mientras que el de los fondos tiene máxima continuidad.

“Hay mucha liquidez en el sistema que sigue buscando destino en los fondos de inversión. Si los mercados acompañan podemos ver nuevas entradas fuertes, aunque lo normal es que vayan perdiendo intensidad. Sobre todo, en la segunda mitad del año, cuando se confirme la esperada rebaja del precio del dinero en la zona euro. Lo que está claro es que la banca va a seguir haciendo sus deberes y va a mantener la ofensiva comercial”, señalan en una gran gestora.

De momento, las cuentas no pueden salir mejor. En nuevos máximos históricos, el patrimonio de los fondos roza ya los 365.000 millones de euros, con su correspondiente traslación a los ingresos por comisiones de las gestoras. Una situación idílica reforzada además porque los casi 17.000 millones de crecimiento del primer trimestre están muy repartidos entre las captaciones netas y el efecto de la revalorización de los activos en el mercado.

Artículos relacionados