Pedirá au­to­ri­za­ción a la junta que ce­lebra en Londres el pró­ximo 22 de mayo

Coca-Cola Europa destapa un fondo de 350.000 euros para 'donaciones políticas'

La com­pañía de­di­cará los fondos al “apoyo a ór­ganos re­pre­sen­ta­tivos de la co­mu­nidad em­pre­sa­rial”

Sol Daurella, presidenta de CCEP
Sol Daurella, presidenta de CCEP

La con­vo­ca­toria de la pró­xima junta ge­neral de Coca-Cola Europacific Partners (CCEP) de­muestra que las crí­ticas a las exi­gen­cias de in­for­ma­ción de la CNMV no siempre están car­gadas de ra­zón. Tanto que, para cum­plir la le­gis­la­ción bri­tá­nica, la com­pañía que pre­side Sol Daurella, do­mi­ci­liada en la lo­ca­lidad de Uxbridge (al norte de Londres) debe pedir a sus ac­cio­nistas la per­ti­nente au­to­ri­za­ción para crear un fondo de 300.000 li­bras es­ter­linas (unos 350.000 eu­ros) para sus pagos “políticos”.

De los 28 asuntos que , el próximo 22 de mayo someterá a la aprobación de sus accionistas -en votación secreta- el punto 21 incluye la creación de tres fondos de hasta 100.000 obras cada uno para: “realizar donaciones a partidos políticos y/o candidatos independientes”, “realizar donaciones a organizaciones políticas distintas de los partidos políticos” y para “incurrir en gastos políticos” tal como los define la Ley de Sociedades británica de 2006.

Esa misma norma prohíbe a las empresas que realicen donaciones a organizaciones políticas, o candidatos independientes, y que incurran en gastos políticos en el Reino Unido por encima de las 5.000 libras anuales salvo que la empresa cuente con autorización previa de la junta para ello. Lo que aumenta la relevancia de la cifra.

El gigante de la distribución de bebidas asegura en la misma convocatoria que “CCEP no realiza, ni se propone realizar, donaciones a organizaciones políticas o candidatos electorales independientes, ni incurre en gasto político alguno”. Aunque pide la autorización de sus propietarios “con carácter preventivo” para que tanto CCEP como sus filiales puedan “seguir apoyando a la comunidad y comparta sus opiniones sobre los intereses generales en el ámbito empresarial y público, sin correr el riesgo de incumplir de manera inadvertida la legislación”.

Para la compañía que dirige, como consejero delegado, Damian Gammel, la definición de ‘donaciones políticas’ que hace la ley británica es muy amplia y puede abarcar “actividades como las de patrocinio, las suscripciones, pago de gastos, los permisos remunerados para empleados que lleven a cabo determinadas tareas públicas, y el apoyo a órganos representativos de la comunidad empresarial en la revisión o la reforma de políticas”.

Por lo que, una vez aprobada la medida, la empresa podrá disponer de esa cantidad (convertible a libras si los pagos se realizan fuera del Reino Unido) en el momento en que la empresa o alguna de sus filiales “otorguen un contrato o asuman otro tipo de compromiso en relación con tal donación o gasto”.

La autorización de gastar 350.000 euros en pagos políticos es válida por una año “de acuerdo con las directrices sobre buenas prácticas publicadas por la Investment Association” en lugar de los cuatro años que establece la norma británica.

Renovación del consejo

La junta, además, ratificará el nombramiento de Guillaume Bacuvier como consejero, tras su incorporación en diciembre pasado. Especialista en comportamiento y estrategia de los consumidores y experto en marketing en Europa y Asia- Pacífico, Bacuvier ha sido director General de Worldpanel (división de estudios de mercado de Kantar), consejero de Berger-Levrault y ha ocupado diversos cargos directivos en Google y Orange entre otros.

La incorporación exigirá -según los estatutos de CCEP- la reelección del resto de consejeros salvo la presidenta. De modo que someterán su cargo a la junta Manolo Arroyo, John Bryant, José Ignacio Comenge, Damian Gammell, Nathalie Gaveau, Álvaro Gómez-Trénor Aguilar, Mary Harris, Thomas H. Johnson, Dagmar Kollmann, Alfonso Líbano Daurella, Nicolas Mirzayantz, Mark Price, Nancy Quan, Mario Rotllant Solá y Dessi Temperley.

Tras los nombramientos oficiales el consejero estará formado por un presidente, un consejero ejecutivo, nueve independientes no ejecutivos y seis no independientes no ejecutivos.

CCEP es el embotellador de Coca-Cola más grande del mundo por ingresos que produce, distribuye y comercializa las marcas de la firma estadounidense en Europa, el Pacífico e Indonesia. El grupo cerró 2023 con unos ingresos de 18.302 millones de euros (crecieron el 5,5%) y un beneficio neto de 1.521 millones, lo que supone un alza del 9,5% respecto al ejercicio anterior. La compañía opera en 31 países del mundo y surte a 600 millones de consumidores.

Artículos relacionados