Dos meses des­pués de desistir a fu­sio­narla con PNM in­ver­tirá 2.280 mi­llones para ha­cerse con el 18,4% que aún no posee

Iberdrola se ve forzada a lanzar una OPA sobre su filial norteamericana Avangrid

Insiste en crecer en EEUU pero tendrá que ha­cerlo sin so­cios lo­cales y pro­ba­ble­mente sin co­tizar en Wall Stret

Aerogenerador del Avangrid en Nueva Inglaterra (EEUU)
Aerogenerador del Avangrid en Nueva Inglaterra (EEUU)

Iberdrola está en franca re­or­ga­ni­za­ción. Apenas dos meses des­pués de desistir de su gran pro­yecto nor­te­ame­ri­cano -la fu­sión con PNM, anu­lada por pro­blemas con el socio po­ten­cial por di­fi­cul­tades re­gu­la­to­rias- la pri­mera eléc­trica es­pañola in­tenta mos­trar al mer­cado que no aban­do­nará el mer­cado de EEUU, aunque tendrá que ha­cerlo solo y sin co­tizar en Wall Street. Probablemente por la falta de so­cios en un es­ce­nario ad­verso de au­mento de cos­tes.

La compañía presidida por Ignacio Galán comunicó al consejo de su filial Avangrid la intención de lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) sobre el 18,4% que aún no controla. Según ha comunicado oficialmente, el objetivo de la operación es “fortalecer su presencia en el negocio de redes en Estados Unidos”.

Al precio de la oferta, 34,25 dólares (31,29 euros) por acción, Iberdrola suma una prima del 10% respecto a la cotización media de Avangrid durante el último mes. Eso supone que, de aceptarse la oferta y acudan todos los accionistas, la energética española invertirá hasta 2.280 millones de euros.

Desde el punto de vista estratégico, controlar el 100% de Avangrid reporta al grupo español una mayor agilidad en la gestión, sumarse la totalidad del beneficio de su filial (integración total) y aumentar su presencia en el negocio de redes en EEUU en un momento en el que Iberdrola quiere crecer en mercados con “alta calificación crediticia y en negocios regulados como el de redes”.

Según ha comunicado la propia Avangrid a la autoridad bursátil estadounidense (la Securities Exchange Commission, SEC), el consejo de la energética recibió el miércoles la oferta de Iberdrola que “aprobará o desaprobará la propuesta, asesorado por asesores legales y financieros independientes”.

Tras señalar que “aún no se ha tomado ninguna decisión con respecto a la respuesta de la Corporación [Iberdrola]”, el consejo de Avangrid también matiza a la SEC que: “sólo ha recibido una propuesta, que no constituye una oferta o propuesta susceptible de aceptación y puede ser retirada en cualquier momento y de cualquier forma”. Por tanto, añade: “No se puede garantizar que se hará una oferta definitiva, que se ejecutará algún acuerdo o que la transacción propuesta en la propuesta o cualquier otra transacción será aprobada o completada.

Avangrid recorta beneficio

Con más de 8.000 trabajadores en plantilla y sede en Connecticut, Avangrid cuenta con 44.000 millones de dólares en activos (más de 40.200 millones de euros) y opera en 24 estados de EE. UU. en dos líneas de negocio: redes y energías renovables.

Avangrid desarrolla su actividad en redes la realiza mediante ocho compañías de electricidad y gas natural, que suministran a más de 3,3 millones de clientes en Nueva York y Nueva Inglaterra. Mientras que en renovables, posee y opera una cartera de instalaciones de generación de energía renovable en todo Estados Unidos.

Tal como señala Iberdrola en su comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores español (CNMV), Avangrid obtuvo un beneficio bruto de explotación (Ebitda) ajustado de 2.430 millones de dólares (2.220 millones de euros) (2.052 millones de euros) en 2023, frente a los 2.246 millones de dólares del año anterior.

El pasado 21 de febrero Avangrid reconocía en la SEC unos ingresos netos consolidados de 786 millones de dólares (718,14 millones de euros) frente a los casi 805 millones de euros del año anterior. “Los resultados para todo el año 2023 fueron favorables en comparación con todo el año 2022 después de excluir la ganancia de 2022 de la reestructuración del arrendamiento de energía eólica marina de Nueva Inglaterra de la Compañía, el acuerdo de asociación de 181 millones de dólares (165 millones de euros) y 37 millones (casi 34 millones de euros) en beneficios fiscales iniciales a partir de la promulgación de la Ley de Reducción de la Inflación de 2022, lo que representa un crecimiento del 18% año tras año”.

Los ingresos por operaciones de la energética estadounidense subieron casi el 5% hasta los 8.309 millones de dólares (7.591 millones de euros). Sin embargo, el aumento en los gastos de mantenimiento (3.109 millones de dólares, crecen en 237 millones), la subida de las amortizaciones y la partida de depreciaciones (1.158 millones de dólares, crece el 6,7%); el crecimiento del 4,35% de los gastos operativos (7.379 millones de dólares) y una fuerte subida del 35% en los gastos financieros hasta los 409 millones de dólares (373,7 millones de euros) reducen el resultado del año.

La cuenta de resultados consolidad de Aaangrid refleja además un incremento del 101,6% en la “pérdida neta atribuible a participaciones no controladoras” que alcanza en 2023 los 121 millones de dólares. Con todo ello, el resultado neto atribuible se sitúa en los 786 millones de dólares (más de 718 millones de euros); lo que supone una reducción del 10,78% respecto al ejercicio anterior.

Extraordinarios aparte, el director ejecutivo de Avangrid, Pedro Azagra, señala en su comunicación a la SEC que: “Nuestros excelentes resultados para 2023 demuestran nuestro compromiso con la ejecución. Logramos un crecimiento de las ganancias ajustadas anual del 18 % de nuestros negocios principales y eliminamos las incertidumbres heredadas”.

El Oeste menos proclive que el Este

Para el primer ejecutivo de la energética estadounidense: “Conseguimos nuevos planes tarifarios plurianuales en Nueva York y Maine, que incluyen más de 9.000 millones de dólares [8.222 millones de euros] en inversiones base de tarifas reguladas aprobadas y evitamos importantes cancelaciones de energía eólica marina, preservando el valor futuro de nuestros arrendamientos de energía eólica marina y continuando beneficiándonos como miembro. del grupo Iberdrola”.

Por áreas de negocio, redes obtuvo unos ingresos netos de 726 millones de dólares (663 millones de euros), de los que 362 millones -prácticamente la mitad- corresponden al cuarto trimestre.

En renovables, las ganancias alcanzaron los 145 millones de dólares (más de 132 millones de euros) apoyadas en “los sólidos resultados térmicos y de gestión de activos, la menor producción y los precios, los gastos de depreciación y la ausencia de impuestos favorables registrados en 2022”.

Las ganancias ajustadas excluyen los ajustes de valor de mercado y “la depreciación acelerada por la repotenciación en el segmento de energías renovables, fusiones y otros costos de transacción, disposiciones de contratos de energía eólica marina y los impactos de COVID-19”. Además, en 2023 la compañía no ha contado con el beneficio (registrado en 2022) de la reestructuración de la energía eólica marina y los beneficios fiscales iniciales de la promulgación de la Ley de Reducción de la Inflación.

Artículos relacionados