La es­ta­bi­li­za­ción de los tipos per­mi­tirá la reac­ti­va­ción del la­drillo

El riesgo de las aseguradoras por las inversiones inmobiliarias apenas es de un 4%

La ex­po­si­ción media del sector es baja y está con­tro­lada, ase­gura la agencia Fitch

Agencia Fitch.
Agencia Fitch.

La agencia de ca­li­fi­ca­ción del riesgo en la in­ver­sión Fitch ha res­tado peso en cuanto a la ex­po­si­ción de las ase­gu­ra­doras mun­diales al sector in­mo­bi­lia­rio. Fitch ha seña­lado que el riesgo que han con­traído estas em­presas en el sector del la­drillo al­can­zaría un má­ximo del 4%. La caída de los tipos de in­terés para afrontar la crisis del co­ro­na­virus y la in­yec­ción de li­quidez de los bancos cen­trales ha lle­vado a los mer­cados a si­tuarse en una po­si­ción de­li­cada en cuanto a sol­ven­cia.

Durante años, los tipos de interés se han mantenido en niveles mínimos, a veces incluso por debajo de la cota del 0%, algo jamás visto. Esta circunstancia permitió el abaratamiento de la financiación de empresas en situación delicada.

Además, los bancos centrales procedieron al suministro de liquidez sin límite para salvar a las economías. Esto posibilitó que las compañías en situación delicada pudieran solventar la crisis, pero al mismo tiempo aseguró la supervivencia de las denominadas empresas zombies, que habrían quebrado de otro modo.

Esta política monetaria, que se ha mantenido durante varios años, ha llevado a la generación de “burbujas” en mercados como el inmobiliario, la renta fija o la variable.

“La exposición del sector asegurador europeo a los crecientes riesgos de los bienes raíces comerciales es baja, alrededor del 4% de los activos, y la mayoría de las aseguradoras afrontan un riesgo mínimo para el capital o las calificaciones, debido a la caída de activos inmobiliarios. Valoraciones” aseguraba Fitch Ratings. “Poco menos de la mitad de la exposición es directa. La exposición indirecta se produce principalmente a través de tenencias de acciones y préstamos del sector de bienes raíces comerciales”.

Las inversiones en bienes raíces se han cuestionado, debido a las fuertes caídas de valoración en algunos segmentos, con implicaciones para los prestamistas y los inversores institucionales, advierte la agencia de calificación crediticia.

“La caída de las valoraciones de bienes raíces puede afectar el capital de las aseguradoras a través de pérdidas no realizadas en exposiciones tanto directas como indirectas en fondos de accionistas”, advierte Fitch. La agencia señala también que las exposiciones en fondos vinculados a fondos de inversión o con fines de lucro, donde las pérdidas son en gran medida asumidas por los asegurados, tienen poco impacto.

Escaso impacto

“No esperamos que las aseguradoras europeas se vean obligadas a vender exposiciones a bienes raíces comerciales en fondos de inversión, ya que tienen amplia liquidez. La mayoría de las carteras de activos están dominadas por activos muy líquidos, en particular bonos con grado de inversión, lo que significa que es poco probable que se produzcan pérdidas de CRE en el corto plazo, excepto en el caso de incumplimientos”.

Según Fitch, hasta las pérdidas graves en estos activos no tendrían un impacto material en el capital del sector asegurador europeo, por la baja exposición promedio. “Estimamos que una amortización arbitraria del 50% de todas las exposiciones, directas e indirectas, erosionaría menos del 10% de la base de capital agregada del sector. Sin embargo, una cancelación total de una posición potencialmente podría reflejar mal la selección de riesgo de activos de una aseguradora”.

A pesar de que se prevé que la tensión continúe en 2024 en los mercados inmobiliarios (los alemanes entre ellos), el sector es cautelosamente optimista en cuanto a una estabilización de los tipos de interés y de la inflación, que contribuiría a reactivar lentamente la actividad inversora a medida que avance el año.

Artículos relacionados