Apuesta por la op­ti­mi­za­ción de costes para re­ducir el ele­vado peso de la deuda

Cellnex se centra en un plan en cuatro pilares para contener sus abultadas pérdidas

El CEO Marco Patuano apuesta por com­pensar a los ac­cio­nistas a partir de 2026

Cellnex.
Cellnex.

Con el fin de apro­ve­char la cre­ciente de­manda de la co­nec­ti­vidad en Europa, y me­jorar en lo po­sible los re­sul­tados de 2023, el grupo Cellnex ha apos­tado por su nuevo plan es­tra­té­gico en su Día del Inversor con el que pre­tende abrir un nuevo ca­pí­tulo hacia el fu­turo. Un plan ba­sado en cuatro pi­lares bá­sicos para con­so­li­darse como pla­ta­forma de in­fra­es­truc­tura y con la pro­tec­ción am­biental como re­fe­rente. Ademas, Cellnex ha ob­te­nido el ra­ting con grado de in­ver­sión (BBB+) con S&P tras la venta de Irlanda y su com­pro­miso de re­ducir deuda.

Para ello, el renovado equipo directivo del grupo ha trazado una ambiciosa hoja de ruta para seguir creciendo y creando valor al accionista. No obstante, el grupo perdió 297 millones en 2023, lo mismo que un año antes, aunque elevaba un 16% sus ingresos.

A partir de los avances logrados en los últimos años, reiterados por el CEO de la empresa fuertemente endeudada, Cellnex da ahora el siguiente paso destinado a consolidar su crecimiento, fundamentado en cuatro pilares.

  • El primero de ellos es la simplicidad, mediante la cual busca centrarse en los mercados y negocios principales y desprenderse selectivamente de líneas de negocio no esenciales que presentan un potencial de crecimiento limitado. El objetivo es reducir la complejidad operativa, reforzar el balance y mejorar la calificación crediticia, sentando las bases para unos mejores resultados y el futuro crecimiento orgánico, impulsando así la mejora en los retornos para los accionistas.

  • El segundo pilar es el foco. El objetivo es priorizar el crecimiento de la colocación de equipos en sus torres, complementado con proyectos de despliegue de nuevas infraestructuras para maximizar el valor de los activos existentes. Aunque las torres siguen siendo la parte principal del negocio, Cellnex invertirá en otras líneas de negocio de forma selectiva para que los ingresos totales de estos negocios pasen del 11% actual al 15% en 2027.

En este sentido, el grupo acaba de alcanzar un acuerdo con Phoenix Tower International para la venta del 100% del capital social de sus filiales Cellnex Ireland Limited y Cignal Infrastructure Limited a cambio de una contraprestación de aproximadamente 971 millones de euros. El grupo tiene la intención de utilizar los ingresos de esta transacción para acelerar su plan de desapalancamiento.

  • La eficiencia será el tercer pilar. La compañía pondrá en marcha un plan integral destinado a mejorar el margen EBITDAaL en 500 puntos básicos hasta el 64% en 2027. Esto se logrará mediante una combinación de optimización de los costes de arrendamiento segmentando el portafolio de torres, mejorando la eficiencia en las operaciones y en la gestión, así como impulsando la transformación digital y la mejora en productividad.

La optimización de los costes de arrendamiento se conseguirá mediante la creación de un vehículo especializado en la adquisición de terrenos en determinados países; este vehículo contará inicialmente con 10.000 emplazamientos y no se descarta la entrada de accionistas minoritarios en su capital.

  • Por último, la compañía se enfocará con especial énfasis en la responsabilidad con un firme compromiso con una gobernanza sólida y la incorporación de los principios medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en su marco estratégico. La Compañía se compromete a alcanzar los objetivos de la Estrategia ESG 2025 y a fomentar la mejora continua, consolidando su posición de liderazgo como uno de los operadores de infraestructuras de telecomunicaciones más sostenibles del mundo.

Este nuevo enfoque, ha apuntado Marco Patuano, Ceo de Cellnex. “permitirá equilibrar las inversiones y retribuir a los accionistas con una cantidad significativamente mayor de efectivo a partir de 2026, al tiempo que reforzamos nuestra posición como compañía de infraestructuras de telecomunicaciones independiente líder en Europa”.

Una vez confirmadas guías para los dos próximos años, el grupo esperar alcanzar unos ingresos –excluido el pass-through1– de entre 4.500 y 4.700 millones de euros en 2027, reflejando la sólida cartera de pedidos y las previsiones de colocación de nuevos equipos. Se espera que el EBITDA ajustado mejore hasta un rango entre 3.800 y 4.000 millones de euros y el EBITDAaL entre los 2.850 y 3.050 millones de euros, impulsados por la reducción de la complejidad operacional.

El flujo de caja libre recurrente apalancado se situará entre 2.100 y 2.300 millones de euros, mientras que el flujo de caja libre se situará entre 1.100 y 1.300 millones de euros si se cumplen sus previsiones.

Unas perspectivas que el mercado ha recogido con moderado optimismo, lo que ha permitido al valor reducir su balance negativo en el global del año por debajo del 5%. Su perfil técnico, sin embargo, sigue siendo plano sin signos de que pueda romper al alza la barrera que encuentra sobre los 35 euros por acción a corto plazo.

Artículos relacionados