BOLSA

Amrest, otro paso atrás y ninguno adelante

La pre­sen­ta­ción de las cuentas le ha sen­tado como un tiro en el pie a la co­ti­za­ción de Amrest. El grupo de res­tau­ra­ción cayó en Bolsa un 10 % la se­mana pa­sada, vol­viendo a te­rreno ne­ga­tivo en el acu­mu­lado del año. Y eso a pesar de que el ba­lance del grupo en 2023 no pa­rece de­ma­siado malo.

Al contrario, la propietaria de marcas como la Tagliatella o Sushi Shop, ha contabilizado un beneficio de 44,9 millones de euros frente a las ganancias de 1,3 millones de euros de un año antes con un incremento de los ingresos del 14,3%, hasta los 2.431,6 millones de euros gracias en buena medida a la recuperación de la activad en Europa Occidental.

No obstante, si se ha observado un cierto frenazo en sus ingresos en el último trimestre del ejercicio, pese a aumentar durante el año la red de restaurantes gestionados que ha alcanzado los 2.188 establecimientos tras abrir 114 nuevos, superando el objetivo fijado.

El grupo sigue, además, sacando provecho a la fuerte apuesta por el negocio digital a raíz de la pandemia. En el cuarto trimestre, el 54% de los pedidos fueron realizados a través de los canales digitales, aunque continúa la recuperación del consumo de comidas en restaurantes con una venta media de 1,26 millones. Cifra récord que genera un efecto positivo en la distribución de los costes fijos.

Todo ello le ha permitido mejorar su perfil financiero más saneado. La ratio de apalancamiento se sitúa en 1,8 veces, un nivel muy razonable, con una deuda financiera neta de 397 millones de euros.

Con todo, el mercado ha reaccionado muy negativamente. El mismo día de publicarse las cuentas se produjo un duro ajuste de cerca del 15% que ha devuelto al valor a unas pérdidas anuales del 4% en Bolsa. Y, lo que es peor, enturbiando su perfil técnico que tanto le había costado mejorar en 2023.

Artículos relacionados