La brecha con otros países se ex­plica sobre todo en tér­minos de pro­duc­ti­vidad

La renta de los españoles ha crecido muy por por detrás de la inflación en 15 años

Los in­gresos per­so­nales apenas han au­men­tado un 1,8% com­pa­rados con el 15% de Alemania o EEUU en tres lus­tros

Productividad, Funcas.
Productividad, Funcas.

Mientras en el caso de Alemania o de Estados Unidos, el PIB per cá­pita (o lo que es lo mismo, la pro­duc­ción na­cional de un país di­vi­dida entre el nú­mero de sus ha­bi­tan­tes) ha cre­cido en los úl­timos años más de un 14% y por en­cima de un 15%, res­pec­ti­va­mente, en España esa subida no llega ni a un 1,8% con res­pecto a hace más de 15 años.

En otras palabras, el PIB por habitante en España apenas ha mejorado y eso se traduce en una brecha que, en comparación con otros países se ha acentuado: un 35% inferior al de Alemania y alrededor del 60% menor al de Estados Unidos.

Desde un punto de vista más funcional y del día a día, esto hace que los hogares españoles apenas hayan notado mejoría en su poder adquisitivo o en su capacidad de compra. Y es que pese a seguir teniendo empleo, los salarios no han subido a la par que sí lo han hecho los precios.

¿Son los españoles menos productivos?

Se da la paradoja de que la economía española crece más que la media europea y seguirá haciéndolo este año, cuando las previsiones apuntan a que España crezca el 2% frente al 1,2% de la zona euro. Pero, eso no quita, con que también aumenten las personas que están en riesgo de pobreza en España: 26,5% del total según el INE.

De esta forma se hace más llamativa una brecha con los principales países europeos y con Estados Unidos debido sobre todo a que la productividad es menor en comparación con esas naciones. Una baja productividad no debida solo a los españoles, sino a la escasez de inversión y la falta de eficiencia en la organización de las empresas, así como a la distancia real que existe entre el sistema educativo y el sistema laboral.

La economía española es capaz de integrar a muchas personas porque está muy basada en la fuerza laboral y precisamente esta es una ventaja comparativa de España respecto a otros países como Alemania.

Cambian los hábitos de consumo

En todo caso y en relación a la renta de los españoles, se ha observado también un cambio en la tendencia del gasto que se hace en ocio y servicios por encima de los bienes (como ropa o automóviles, que son dos de los artículos que más han reducido su peso en la cesta de la compra). Es uno de los efectos del teletrabajo: ya no se necesita tanta ropa para ir a trabajar y ni siquiera incluso tener coche para llegar a la oficina.

Artículos relacionados