Los mo­vi­mientos pueden ser in­tensos hasta la reunión del BCE de abril

La extrema volatilidad del Euríbor refleja la incertidumbre sobre los tipos

El ín­dice hi­po­te­cario pasa de má­ximos a mí­nimos de marzo en apenas tres días

Euribor y BCE.
Euribor y BCE.

Buenas no­ti­cias para los su­fridos hi­po­te­cados que vieron subir el Euríbor en fe­brero hasta el 3,67% y que cuando arrancó la se­mana pa­sada daban ya por hecho otro re­punte en marzo. En cues­tión de cuatro se­sio­nes, el tipo diario del ín­dice hi­po­te­cario ha pa­sado sin so­lu­ción de con­ti­nuidad desde los má­ximos hasta los mí­nimos de marzo. Es de­cir, desde el 3,75% hasta el 3,65%. Aunque la media men­sual aún sigue por en­cima del mes pa­sado, el in­di­cador se aleja de la zona de mayor pe­li­gro.

Pero no se puede cantar victoria, en absoluto, porque los movimientos del Euribor son tan erráticos como lo han sido este año las expectativas de tipos de interés. Lo que pueda suceder de aquí a apenas un par de semanas es prácticamente impredecible, porque todo está en manos del Banco Central Europeo (BCE), que hasta la reunión del 11 de abril ofrecerá pistas más o menos contundentes sobre cuándo empezará el recorte desde el 4,5%.

“No haría demasiadas apuestas en una u otra dirección. El mercado de deuda y el Euríbor están ofreciendo movimientos muy nerviosos. La volatilidad es muy alta, y eso indica que el futuro inmediato de los tipos de interés no está nada claro. Todo parece indicar que la primera rebaja de tipos llegará en junio, pero lo que realmente importa es el ritmo al que continuará después. Y es ahí donde residen las principales dudas”, señala un analista.

El BCE ha regado el mercado con el mensaje que la rebaja de tipos tiene por qué ser continua desde el primer descenso. Puede haber paradas, y la batalla entre los analistas es ahora dilucidar cuánto tiempo puede tardar el precio del dinero en bajar hasta el 3%. Lo mismo ocurre en el caso del Euribor. Quienes apostaban porque llegaría a este nivel a lo largo del primer semestre del año ya no lo tienen tan claro, nada claro, en estos momentos.

Informe positivo

En su informe de estrategia para el segundo trimestre de 2024, Bankinter prevé que el Euribor a 12 meses (el que rige para establecer la cuota mensual de las hipotecas variables) terminará 2024 en el 3,25% y que NO romperá a la baja el nivel del 3% hasta el año que viene, cuando aterrizará sobre el nivel del 2,75%. Niveles más o menos en línea con los que trabajan otras firmas. En cualquier caso, las expectativas no han dejado de saltar una y otra vez por los aires en los últimos trimestres. Ahora, con la hoja de ruta de tipos menos clara que cuando empezó el año, la visibilidad es mínima.

“Estamos viendo como las familias no se fían lo más mínimo. Los hogares siguen amortizando deuda hipotecaria a velocidad de crucero, y es normal por que los préstamos con revisión mensual se pueden seguir encareciendo durante los dos próximos meses. El Euribor estuvo en el 4% por última vez en noviembre, y eso supone que viene un alivio seguro. Pero puede ser significativamente menor de lo que los hipotecados estaban descontando”, señalan en una entidad nacional.

Por lo tanto, vienen semanas de emociones fuertes para quienes tienen una hipoteca a tipo variable. Los que se revisan de forma semestral ya se están beneficiando de descensos todavía suaves de la cuota mensual, pero el grueso ve como el Euribor baja a menos velocidad de la esperada desde los máximos del año pasado en el 4,16%. En máximos del año de volatilidad, el índice debe demostrar que los descensos de los últimos días son algo más que un momento nervioso en medio de una gran volatilidad.

Artículos relacionados