Los re­sul­tados y la pró­xima vuelta al di­vi­dendo tiran de la ac­ción

IAG se gana a los analistas y cambia de velocidad en Bolsa

El grupo his­pa­no-­bri­tá­nico se pre­para para un nuevo asalto al nivel de los 2 euros

Luis Gallego, CEO de IAG.
Luis Gallego, CEO de IAG.

Cuatro años des­pués del es­ta­llido del Covid-19, IAG es una de las pocas com­pañías del Ibex 35 que aún no ha con­se­guido dejar atrás en Bolsa el im­pacto de la pan­de­mia. Sin em­bargo, algo ha em­pe­zado a cam­biar en las tres úl­timas se­manas de la mano de los re­sul­tados de 2023 y de la de­ci­sión de Moody’s de co­locar las ca­li­fi­ca­ciones ‘Ba1’ y ‘Ba2’ de la ae­ro­línea en si­tua­ción de re­vi­sión hasta po­si­ti­vas. Es de­cir, en la an­te­sala de una me­jora del rá­ting cre­di­ti­cio.

La combinación de los dos factores le ha cambiado la vida a IAG en bolsa. Ahora, el mercado descuenta que sólo es cuestión de tiempo que el grupo vuelva a pagar dividendo -Moody’s lo fecha en 2025- y empieza cotizar son fuertes compras que el resultado del grupo -el beneficio alcanzó los 2.655 millones de euros- en 2023 es superior al de 2019, antes del estallido de la pandemia.

Y también que el flujo de caja libre se ha disparado hasta los 1.320 millones de euros, 341 más que cuando acabó 2022. La mejora de las grandes cifras del grupo da una bolsa extra a IAG en bolsa. Las firmas de análisis creen que ya está en disposición de volver a retribuir a los accionistas. Aunque desde el grupo no se cierra ninguna puerta, la prioridad es mantener la recuperada fortaleza del balance.

Y, si se pone a tiro, realizar alguna operación corporativa. Mientras en Bruselas se deshoja la margarita de la compra de Air Europa por IAG, otro proceso de venta como el de TAP Air Portugal asoma en el horizonte como un posible objetivo para el dueño de Iberia. “Si las compras son buenas y a buen precio, el mercado entenderá que el dividendo puede esperar. La realidad es que la empresa se ha ganado un voto de confianza”, asegura un veterano analista del sector.

Aumentan las recomendaciones

Con todas estas cartas sobre la mesa, los analistas están dando un vuelco radical a sus recomendaciones. No se trata de pequeños ajustes de precios objetivos y de consejos, sino de cambios de sentido en toda regla. Por ejemplo, BNP Paribas ha subido la valoración de IAG desde los 1,6 hasta los 2,46 euros por acción, mientras que Kepler lo hace desde los 1,5 hasta los 2,6. En ambos casos la recomendación pasa de infraponderar a comprar.

Ahora, el precio objeto medio IAG se sitúa alrededor de los 2,5 euros, con un potencial cercano al 35%. Todo parece preparado para que la aerolínea asalte la resistencia de los 2 euros que ha sido imposible de doblegar desde la pandemia. El valor ya lo intentó sin éxito en enero y agosto del año pasado. Ahora, con la expectativa del dividendo, unos resultados convincentes y un menor nivel de deuda, parece tener más bazas para conseguirlo.

El fuerte volumen de negocio de esta semana -se han movido más de 75 millones de acciones- da soporte a una subida de alrededor de cerca del 10% en marzo que ha devuelto a IAG a terreno positivo en bolsa en lo que va de año. “Se está viendo un interés renovado de inversores que estaban a la espera de una señal para entrar. Y esa señal ha sido los buenos resultados de 2023. IAG es uno de los valores que puede tomar el relevo en el Ibex de los que más han subido hasta ahora”, señalan fuentes bursátiles.

Hay que tener en cuenta que, a pesar de las fuertes subidas acumuladas en las 10 últimas sesiones, IAG apenas avanza poco más de un 5% en lo que va de año. Y que la cotización se ha limitado a volver a los niveles de la primera quincena de diciembre del año pasado. Por lo tanto, apenas está protagonizando una reacción desde niveles muy deprimidos.

Artículos relacionados