Ambos países buscan más in­ver­sión y co­la­bo­ra­ción para im­pulsar su desa­rrollo

El ‘Programa de Aceleración del Crecimiento’ brasileño estimula a las empresas españolas

Con 320.000 mi­llones de in­ver­sión, buscan re­forzar su ac­ti­vidad en Brasil y Chile

Sacyr, en Rota de Santa María, Brasil.
Sacyr, en Rota de Santa María, Brasil.

La re­ciente vi­sita del pre­si­dente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Brasil y Chile, acom­pañado de una nu­trida re­pre­sen­ta­ción em­pre­sa­rial, ha re­for­zado las re­la­ciones eco­nó­micas con dos de los prin­ci­pales so­cios co­mer­ciales e in­ver­sores de España en Latam. En la gira, el Gobierno es­pañol ha tra­tado de captar nuevas opor­tu­ni­dades en ambos países y ha ani­mado a las com­pañías de Brasil y Chile a in­vertir más en España.

En Brasil los presidentes Sánchez y Lula da Silva sellaron una nueva etapa en las relaciones bilaterales con la firma de acuerdos que elevan la cooperación a nivel estratégico. España es hoy el segundo inversor en Brasil, tras EEUU, y ese país es el segundo destino de las exportaciones españolas en el área. Sánchez destacó la confianza de las empresas españolas en Brasil como socio clave e hizo hincapié en la importancia de la transición ecológica y de la ‘economía verde’ como áreas de oportunidad para la cooperación económica.

Tras subrayar “los profundos lazos económicos y empresariales” España-Brasil. Sánchez inauguró una cita empresarial a la que asistieron 250 representantes de empresas, de ellas 140 españolas. En su gira por Brasil, visitó las obras de ampliación de la línea 6 del metro de Sao Paulo, que lidera Acciona y que es el mayor proyecto civil en ejecución en Latam. En este contexto, Sánchez elogió el potencial de las multinacionales españolas y resaltó su contribución al desarrollo económico y social del país sudamericano.

Cuarto destino global

Brasil es el cuarto destino global de la inversión española y la marcha de su economía es relevante para España, presente en todos los sectores, y de forma muy significativa en infraestructuras, energía, financiero y telecos, pero también en turismo, industria, aeroespacial, seguridad, movilidad, construcción, agroalimentación y salud. Es un mercado estratégico, donde operan un millar de empresas, entre ellas buena parte de las del Ibex. Brasil es destino muy importante en facturación e ingresos para Santander (tercer mayor banco privado de Brasil), Iberdrola, Naturgy, Vivo (filial de Telefónica, mayor empresa del país) y Mapfre. Y clave para Repsol, Acciona, Ferrovial, Dia, ACS, Aena, Sacyr, Redeia y Globalia, entre otras muchas.

De especial interés para las empresas españolas es la colaboración en el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), que Lula anunció en 2023 y supone una inversión pública y privada de 320.000 millones de euros en los próximos años para impulsar sectores como energía, logística, salud, construcción, agua e infraestructura. También de relevancia son los programas ‘Nueva Industria Brasil’ y el de Asociaciones Público Privadas, con inversiones aseguradas por 8.700 millones de euros y potenciales por 9.500 millones adicionales. Brasil busca especialmente modernizar logística, integrar su infraestructura de transporte y elevar la competitividad. Para este año están previstas 13 subastas de concesiones de carreteras en el país.

Tras agradecer a Lula su liderazgo en el avance del acuerdo UE-Mercosur, ya largamente demorado, y defender una alianza España-Brasil para impulsar las negociaciones, Sánchez alabó el atractivo del país para las inversiones, ya que ofrece “estabilidad regulatoria y seguridad jurídica, con inflación controlada, tipos de interés a la baja y un plan sólido para reducir el déficit público”. Al mismo tiempo, destacó que España es un país atractivo para las compañías brasileñas y destino clave para las latinoamericanas: las ‘multilatinas’ son las cuartas mayores inversoras en España, con más de 68.000 millones de euros.

La importancia de Chile

Por su parte, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, resaltó ante Lula el potencial de las firmas españolas y recordó que muchas de las empresas presentes operan en Brasil desde hace más de 30 años, “lo que demuestra el interés cada por el país”. “Brasil representa una ventana de oportunidades y es una excelente plataforma para acceder al resto de Iberoamérica”, dijo.

En Chile, donde España es tercer inversor mundial (con un stock de 17.000 millones); que es mercado clave para constructoras y renovables; donde España es líder en el sector de infraestructuras (17% del total); que es uno de los mercados más amigo de la inversión, estable y con más seguridad legal del área, Sánchez se reunió con el presidente Gabriel Boric. Ante al mandatario chileno afirmó es un país que ofrece una “oportunidad excepcional” de colaboración a las firmas españolas, destacando la industria de las energías ‘verdes’. Y ambos coincidieron en destacar la seguridad jurídica y la estabilidad que el país andino ofrece a las inversiones.

Chile fue el país por el que las empresas españolas apostaron al comienzo de su internacionalización a inicios de los 90, y por el que siguen haciéndolo, notablemente con inversión en energía e infraestructuras. Allí operan más de 600 compañías, desde Repsol, Abertis, ACS, Telefónica (de salida), FCC, Santander, Mapfre, Enel-Endesa y Grifols a Iberia, Indra, Técnicas Reunidas, Mango, Inditex, Redeia, Agbar y Azvi. En los últimos años, Sacyr, OHLA, Iberdrola, Acciona, Siemens, Enagás, Ferrovial y Naturgy, han iniciado, pujado o se han adjudicado proyectos. La inversión española en Chile supera en stock los 18.006 millones y se concentra servicios financieros, infraestructuras, telecos y energía, especialmente ahora en hidrógeno verde.

Sánchez firmó con Boric la renovación de la alianza estratégica bilateral “para reforzar la relación entre dos economías muy complementarias”. El chileno recordó el rol clave que las compañías españolas en el desarrollo del país y las alentó de nuevo a participar en planes de transición energética, en el Plan de Infraestructura Alianza Público-Privada 2022-26 y en ‘Invirtamos en Chile’.

En un evento empresarial posterior, que analizó las prioridades y retos desde el sector privado, la estrategia europea ‘Global Gateway’, las oportunidades en el mercado chileno y la importancia de la reciente ratificación por la Eurocámara del Acuerdo Marco Avanzado UE-Chile, Garamendi señaló que “Chile es un socio fiable y un aliado para España y sus empresas”. La modernización del pacto fue celebrada por Sánchez, para quien “elimina casi todos los aranceles aún existentes y contribuirá a un desarrollo ‘verde’ y justo”.

Artículos relacionados