La lle­gada de tu­ristas a España al­canza una cifra ré­cord en enero

Amadeus, NH e IAG, los valores mejor preparados para recoger el tirón turístico

El tu­rismo mo­verá más de 200.000 mi­llones en 2024, con un peso del 13,4% en el PIB

Grupo IAG.
Grupo IAG.

El tu­rismo se ha vuelto a con­so­lidar como el prin­cipal motor eco­nó­mico con casi 187.000 mi­llones de euros de ac­ti­vidad en 2023, un 12,8% del PIB es­pañol. Tras un año de cre­ci­miento ré­cord, todo apunta a que, según ci­fras de Exceltur, este año se su­pe­rarán por pri­mera vez en la his­toria los 200.000 mi­llones de euros con un peso sobre la eco­nomía del 13,4%.

Solo en este pasado mes de enero, más de 4,7 millones de turistas internacionales entraron en España, un 15,3% más, la mayor cifra histórica, con un gasto total de 6.549 millones de euros, lo que supone un incremento del 25,5% respecto a enero de 2023. Tal y como recoge el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) el gasto medio diario de los turistas ha experimentado un crecimiento del 6%, hasta los 158 euros.

Estas cifras consolidan las excelentes perspectivas para la industria turística española, con un primer trimestre especialmente dinámico favorecido, tal y como explica José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, por "algunos elementos exógenos" que han potenciado la demanda hacia España, como la geopolítica en el Mediterráneo oriental, siendo Canarias la principal beneficiada, o que se adelante la Semana Santa a marzo.

La industria turística sigue sacando pecho

De este modo, se pone de manifiesto la fuerte resiliencia del sector, pese a los esfuerzos del Ejecutivo en los últimos años por potenciar otras industrias y rebajar el peso y la dependencia del turismo de la economía española.

Unas excelentes previsiones que ponen los dientes largos a los inversores en los mercados financieros. En general se esperan vientos muy favorables para el conjunto de los valores ligados a la industria turística, pero los operadores parecen decantarse por Amadeus, Meliá e IAG como los principales ganadores.

La plataforma de reservas de viajes Amadeus se decanta como una de las grandes favoritas para este año, pese a iniciar el ejercicio con mal pie. En el año acumula una caída de más del 10% debido al descenso de la actividad registrado en el cuarto trimestre de 2023. Aun así, obtuvo un beneficio de 1.124 millones de euros, casi un 60% superior, con un crecimiento de los ingresos de más del 21%.

El aumento de las expectativas de los viajes para este año, incluso con el conflicto en Gaza, auguran una continuidad en el crecimiento de los resultados, por lo que estos recientes ajustes no hacen más que mejorar el precio de entrada. Así lo cree el consenso del mercado de Facset que sitúa su precio objetivo en 71,5 euros por acción frente al actual precio de poco más de 58 euros. Los más optimista van más allá y creen que este año podría llegar a cotizar por encima de los niveles previos a la pandemia.

La alta demanda ilusiona al sector

Dentro del sector hotelero, los operadores apuestan por Meliá. La alta demanda ha “obligado” a la cadena hotelera a adelantar la apertura de sus hoteles vacacionales en España. Todo ello ayudará a apuntalar su crecimiento tras cerrar el pasado ejercicio con unos resultados récord, aunque algo decepcionantes en cuanto a beneficios que se quedaron en 22 millones de euros frente a los más de 30 millones estimados.

En cualquier caso, el incremento del resultado operativo y la contención de la deuda han servido para rebajar este mal sabor de boca y mantener grandes expectativas para este año, lo que anima al consenso del mercado a mantener una recomendación de comprar con un precio que puede alcanzar los 7,5 euros por acción. Algo que parece confirmar su actual tendencia alcista.

Al carro de estos posibles ganadores del sector turístico en 2024 se sube también IAG. La cotización de la aerolínea ha atravesado por algunas serias turbulencias en el mercado que le han llevado a acumular una caída de más del 5% en los dos primeros meses del ejercicio. La recuperación de la actividad aérea, sin embargo, servirá para reforzar su modelo de negocio que el año pasado ya reportó unos beneficios de 2.655 millones de euros, multiplicando por más de seis las ganancias de un año antes.

Eso explica la reciente mejora de recomendación a sobreponderar de JP Morgan tras fijar su precio objetivo en 2,5 euros por acción, en línea con el fijado por el consenso del mercado, lo que supone un potencial alcista de cerca del 50% respecto a su actual precio de mercado en torno a los 1,7 euros.

Artículos relacionados