El mer­cado cas­tiga con una caída del 3,3% en Bolsa la de­ci­sión de no re­partir di­vi­dendo

El récord de actividad del grupo IAG dispara el beneficio en 2023, que supera al mejor en 2019

El grupo nombra pre­si­dente eje­cu­tivo de Iberia a Marco Sansavini, hasta ahora má­ximo eje­cu­tivo de Vueling

Marco Sansavini, CEO de Vueling, nuevo responsable de Iberia.
Marco Sansavini, CEO de Vueling, nuevo responsable de Iberia.

El grupo aéreo his­pa­no-­bri­tá­nico IAG, ma­triz de Iberia y British Airways, ha con­fir­mado las ex­pec­ta­tivas apun­tadas a lo largo del ejer­cicio al ce­rrar el ejer­cicio de 2023 con un be­ne­ficio neto de 2.655 mi­llones de euros en 2023, seis veces más que el año an­te­rior. De ellos, solo el cuarto tri­mestre del año aportó 504 mi­llones ne­tos. La cuenta de re­sul­tados de la com­pañía que di­rige como con­se­jero de­le­gado (CEO) Luis Gallego, ha ba­tido todos sus ré­cords tanto en re­sul­tados como en ac­ti­vi­dad, su­perando los de pre pan­demia de 2019.

Precisamente, el fuerte aumento de la actividad, unos menores costes financieros -caen el 16%- y un gasto en impuestos menor, explican estos resultados.

De hecho, el gigante europeo formado por British Airways, Iberia, Aer Lingus, Vueling y Level ha cerrado el año como el grupo que mejores crecimientos registra en todos sus indicadores. Salvo las grandes low cost europeas, como Ryanair o Wizzair, las aerolíneas españolas del grupo (Iberia y Vueling), han sido las únicas que han operado más vuelos que en 2019.

Todo ello permite a IAG posicionarse como la única 'major 'del sector que supera los niveles históricos de 2019, ya que la alemana Lufthansa ( la más grande) está aún el 24% por debajo en actividad de las cotas del ejercicio de referencia en el sector y la franco-neerlandesa Air France-KLM ha de recuperar aún el 17% de las cotas de ese año.

Los ingresos del grupo alcanzan los 29.453 millones, el 28% más que en 2022 y el 15% superiores a los de 2019. De ellos, el 87% corresponde a ingresos de pasaje.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanza, al cierre del ejercicio, los 5.570 millones de euros, con una mejora del 67% respeto al ejercicio anterior. La deuda neta se sitúa en 9.245 millones de euros tras verse reducida en el año en 10.000 millones. Eso situ ala ratio de deuda en 1,7 veces su EBITDA; con una liquidez de 11.600 millones.

El resultado bruto (EBIT) se sitúa en 3.507 millones. Pese al encarecimiento del combustible (el 1% solo en el último trimestre), los costes unitarios bajan el 4,4% en el conjunto del año.

Aprovecha el tirón

Lo que si queda claro es que IAG ha sabido aprovecha r el fuerte tirón del consumo apuntado a lo largo del año. En términos de actividad el grupo ha operado al 95,7% de la capacidad de 2019.

Por compañías, y pese a estar aún en plena recuperación, British Airways se mantiene como el gran motor del grupo IAG. Con más de 14.323 millones de facturación, el gigante británico crece el 30% interanual y supera en un 7% las cotas de 2019. El beneficio operativo crece el 360% en el año hasta los 1.431 millones, con un margen del 10%. Y eso, pese a estar aún el 24% por debajo de la rentabilidad de 2019 y de haber operado durante todo 2023 un 9% por debajo de la capacidad registrada en 2019.

Como señalan los analistas de Intermoney Valores (IMV), “España es el país europeo donde mejor se ha comportado el tráfico aéreo (30% ventas de IAG) y el único donde se han alcanzado niveles de vuelos de 2019”.

Eso se traduce en que, tras el gigante británico, Iberia se mantiene como la segunda aerolínea del grupo en el último ejercicio que firmará Fernando Candela como presidente. Con unos ingresos de 6.958 millones de euros, la compañía ha crecido el 26% interanual y el 23% respecto a 2019. La aerolínea española ha operado el 3% por encima de su capacidad de 2019. Su resultado operativo, 940 millones, crece el 141% en el año (el 88% sobre el ejercicio pre-Covid) con un margen del 13,5%.

Tras la primera aerolínea española, Vueling ha cerrado el año con unos Ingresos de 3.198 millones; lo que supone un crecimiento interanual del 23% y del 30% sobre 2019.

IAG ha decidido relevar al hasta ahora presidente interino de Iberia, Fernando Candela, por el actual máximo responsable (presidente y CEO) de Vueling, Marco Sansavini que deja la low cost españolado un beneficio operativo de 396 millones de euros, el 111% más que en el ejercicio anterior y el 64% mejor que el de 2019. La compañía ha operado a una capacidad un 9% superior a la de 2019, con un margen del 12,4%.

La irlandesa Aer mejora sus Ingres el 29% hasta los 2.274 millones (supera los de 2019 en un 7%) , con un beneficio operativo de 225 millones que crece el 294% en el año aunque se queda aun un 18% por debajo del resultad de 2019; pero con un margen del 10% y una actividad del 4% superior a la de 2019.

Sin dividendo, castigo en Bolsa

La compañía controlada por Qatar Airlines ha decidido no distribuir dividendo con cargo al ejercicio y reforzar su balance tras la dura crisis desatada por el Covid-19. Algo que no ha sido bien recibido por los inversores que han sometido a un duro castigo al valor, que cerraba ayer con una pérdida del 3,3% hasta dejar situada la acción de IAG en 1,73 euros.

Para IMV, “si asumimos que la situación en 2023 es similar a la de 2019 y que IAG estaba bien valorada en ese año, actualmente debería valer lo mismo que en 2019 menos la caja consumida durante la pandemia, lo que implicaría un precio objetivo de 2,6 euros la ación”.

Y señalan que con los actuales niveles de deuda, en torno a las 2 veces el EBITDA, “parece que los riesgos financieros han desaparecido, aunque habrá que ver después de la compra de Air Europa” y mantienen sus reservas respecto al modo en que afecte a la demanda de billetes el deterioro macroeconómico, “así como una posible subida de los precios del combustible, en el caso de que surjan nuevos conflictos geopolíticos o que la demanda China vuelva recuperarse”.

Artículos relacionados