AGENCIAS DE RATING

S&P mejora el rating de Sabadell a 'BBB+' con perspectiva 'estable'

Banco Sabadell
Banco Sabadell.

S&P Global Ratings ha ele­vado el ra­ting cre­di­ticio a largo plazo de Banco Sabadell de 'BBB' a 'BBB+', con pers­pec­tiva 'estable', según ha in­for­mado la en­tidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La agencia des­taca los re­sul­tados que Sabadell ha con­se­guido en 2023, como un au­mento del be­ne­ficio del 55%, hasta los 1.300 mi­llones de eu­ros, o la ren­ta­bi­lidad sobre fondos pro­pios (RoE) del 9,5%, frente al 6,3% de 2022 o el 4,1% de 2021.

"El entorno de altos tipos de interés ha impulsado, en particular, las ganancias; además, el banco está recogiendo los frutos de la optimización de su negocio en España y de reestructurar sus operaciones en Reino Unido", afirma S&P.

Destaca igualmente que la entidad española ha logrado reducir "significativamente" la brecha entre rentabilidad y eficiencia y ha superado "con creces" el objetivo de rentabilidad sobre capital tangible (RoTE) del 6% establecido para 2023 en su plan estratégico de 2021.

El informe de la agencia de calificación sostiene que Sabadell debería mantener unos resultados "adecuados" en los próximos años, lo que ayudará a acumular capital adicional. Creen que los tipos oficials "tenderán gradualmente a bajar", aunque la entidad todavía conseguirá cierto impulsos en su margen neto de interés en España en 2024.

Esta mejora de los ingresos, junto a una contención de gastos y un "modesto" aumento del coste del crédito, que podría aumentar en 10 puntos básicos más frente a 2023, debería seguir impulsando los resultados en 2024.

A esto se une la reducción de las contribuciones al Fondo de Garantía de Depósitos español y al Fondo Único de Resolución de la UE, junto con los ahorros previstos en el plan de eficiencia en Reino Unido, lo que debería dar un "colchón" al banco para hacer frente al pago de impuestos en España y a la presión de márgenes en Reino Unido.

Para 2025, S&P cree que los ingresos de Sabadell podrían verse reducidos ante la bajada prevista de tipos de interés, si bien cree que la gestión activa de la exposición a tipos y el control de costes deberían ayudar a mantener una rentabilidad "adecuada", que oscilaría entre el 9% y el 10%.

Artículos relacionados